Guía para visitar ARCO'14: lo mejor y lo peor de la feria
ISABEL PERMUY

Guía para visitar ARCO'14: lo mejor y lo peor de la feria

Los Príncipes de Asturias inauguran a mediodía de hoy la 33 edición de ARCO. Les contamos lo que más y lo que menos nos ha gustado

NATIVIDAD PULIDO
Actualizado:

Los Príncipes de Asturias inauguran a mediodía de hoy la 33 edición de ARCO. Les contamos lo que más y lo que menos nos ha gustado

12345678910
  1. 1. Una feria sin riesgos se desinfla

    ISABEL PERMUY

    Políticamente correcta. Así es la 33 edición de ARCO. Lo que en principio no tendría que ser negativo, en este caso lo es. La feria madrileña necesita que la animen: ya sea con piezas extravagantes (no confundir con mamarrachadas), de artistas punteros internacionalmente, con sorpresas... Resulta aburrido pasear por la feria: te suena haberla recorrido ya hace muchos años. Nada que llame la atención, nada nuevo que descubrir. Entre los fuegos de artificios sin sentido de antaño y lo clásica que resulta esta edición hay un término medio. Y quizás ahí radique la virtud.

  2. 2. Los coleccionistas no faltan a la cita

    BELÉN DÍAZ

    Fieles a la cita madrileña, los coleccionistas siguen acudiendo religiosamente el primer día que ARCO abre sus puertas. Hasta 500 han sido invitados este año. Traerlos a la feria supone un importante bocado al presupuesto (4,5 millones), pero se supone que es una buena inversión. Han pasado por la feria nombres como la baronesa Thyssen (en la imagen), que confesaba a ABC que le han interesado obras de artistas como Alex Katz o Erik Benson, un joven artista norteamericano. Se paseó por Marborough, Elba Benítez, Helga de Alvear... Si compró o no, no lo sabemos. También se hallan por aquí coleccionistas de altura como Ella Cisneros, Aníbal Jozami, Poju y Anita Zabludowicz (que este año han recibido el premio al coleccionismo internacional en ARCO), Grazyna Kulczyk...

  3. 3. ¿Una feria o un cámping?

    BELÉN DÍAZ

    Que era una reclamación del sector, como dice el director de ARCO, Carlos Urroz, pase. Era necesario tener más lugares para comer. Pero, visto lo visto, quizás ha sido un tanto excesivo. A los restaurantes fijos de los pabellones, se ha sumado un espacio en el pabellón 9 de muchos metros cuadrados, con marcas conocidas de restauración, de cerveza, de té, de café... Un Arco Lunch, mesas corridas tipo cámping... Comprar no sabemos si lo harán, pero no se quedarán con hambre los visitantes de ARCO. Seguro.

  4. 4. Un montaje muy abigarrado

    BELÉN DÍAZ

    El encargado de diseñar este año la feria es el arquitecto Andrés Jaque. Está muy abigarrada, con las galerías apiñadas, demasiado juntas unas a otras, y escasos espacios en medio de los pabellones para descansar. No resulta un espacio limpio, sino confuso.

  5. 5. ARCO se destapa

    AFP

    Cuando lo más fotografiado y visitado en una feria de arte es un striptease de una bailarina en una barra, algo falla. La performance «Topless Congress», del artista franco-español Yann Leto, en el «stand» de la galería T20 de Murcia se ha convertido en el mejor reclamo de ARCO'14. Habrá cinco sesiones del espectáculo. La dirección de ARCO les ha instado a que haya cartelas explicativas o vigilantes porque por la feria pasan muchas familias con niños pequeños.

  6. 6. Finlandia, país invitado

    ISABEL PERMUY

    Arte finlandés contemporáneo. Si este tema cayera en unas oposiciones, supendería el 99,9%. ¿Quién sabe decir un solo nombre? Pues hay unos cuantos y buenos. Es el caso de Eija-Liisa Athila, Elina Brotherus, Heta Kuchka... Todas mujeres. ¿Casualidad? No. Las mujeres pisan fuerte en el país nórdico. También en el arte. Finlandia ha preparado un amplio menú degustación del arte que se hace en el país, con una carta de la variada oferta de galerías existentes. Vídeo y fotografía son sus puntos fuertes. En la imagen, una pieza (y un mensaje que muchos seguirán a buen seguro), de Riiko Sakkinen en la galería Korjaamo. Si los Reyes Magos no nos hacen caso, habrá que recurrir a Papá Noel.

  7. 7. Cuando la obra es el embalaje de envío

    BELÉN DÍAZ

    Ningún coleccionista se lleva puestas las obras que compra en una feria. Es la galería la que se las envía a casa. Hasta ahí todo normal. Lo más extraño es que la obra de arte sea precisamente el propio embalaje del envío postal. Es lo que hemos visto en la galería Barbara Gross, de Múnich. Los curiosos trabajos los firma Karin Sander. Pertenecen a la serie «Mailed Painting». Y más curioso aún, que hubiera dos con puntos rojos. O sea, que los han comprado. Que no falte sentido del humor, por favor...

  8. 8. Poca fotografía y poco vídeo

    EFE

    Si en las últimas ediciones acabamos empachados de fotografía en ARCO (las había hasta en la sopa), este año no ocurre lo mismo. Evidentemente, las hay por toda la feria (algunas galerías, como Juana de Aizpuru, siempre apuestan por ella), pero no se comen a la pintura. ¿Quién dijo que había muerto? Sigue vivita y coleando. Al final, como bien dice la galerista finlandesa Ilona Anhava, los coleccionistas miran con interés el vídeo y la fotografía, pero se llevan a casa la pintura. El vídeo siempre ha costado mucho venderlo. Pero si el artista es Bill Viola (galería Max Estrella), no nos lo llevamos a casa por el precio, no por ganas. En la imagen, un hombre observa una obra de Robert Mapplethorpe en la galeria Stefan Röpke de Colonia.

  9. 9. Baja el presupuesto de compras del Reina Sofía

    IGNACIO GIL

    Carlos Urroz tiene claro que solo con la bajada (parcial) del IVA no se remonta una crisis de caballo como la que padece el mercado del arte en España. Sabe que hace falta que las instituciones vuelvan a comprar con la alegría de antaño. Qué tiempos aquellos en los que muchos museos tenían un presupuesto fijo al año para comprar en ARCO. Ahora lo tienen muy pocos. El Reina Sofía es uno de ellos. Su director, Manuel Borja-Villel (en la imagen), echaba el ojo a algunas piezas, pero reconoce que su presupuesto para comprar en la feria este año es «bastante menor». Mañana sabremos cuáles han sido sus compras.

  10. 10. Premios y reclamos (publicitarios y de guapos)

    ABC

    ARCO no es solo una feria donde se compra arte. También es un lugar de encuentro entre los profesionales del sector: se hacen contactos, se debate... También se entregan premios (ahora patrocinados). Los de coleccionismo que otorga la Fundación ARCO han recaído este año en la colección DKV, la Zabludowicz Collection y la colección Carlos Vallejo. El Premio ARCO Comunidad de Madrid para Jóvenes Artistas ha ido a parar ex aequo al peruano Andrea Canepa y el mexicano Héctor Zamora. Y el Premio Ron Barceló Imperial/ARCOmadrid ha sido para Ignasi Aballí por su exposición «Mirar (el otro lado)». Difícil mirar al otro lado cuando quien lo entrega es el guapísimo actor Rubén Cortada (en la imagen, junto a Urroz y Aballí). Cortada sí que es un reclamo para ARCO y no el striptease en T20.