Las diez aves más raras del mundo
El Ibis gigante - Omaliss Keo

Las diez aves más raras del mundo

El listado, elaborado por conservacionistas, incluye especies de extraña apariencia o comportamiento, con una particular historia evolutiva y en peligro de extinción

Actualizado:

El listado, elaborado por conservacionistas, incluye especies de extraña apariencia o comportamiento, con una particular historia evolutiva y en peligro de extinción

12345678910
  1. El ibis gigante

    El Ibis gigante
    El Ibis gigante - Omaliss Keo

    Son extrañas y bellas, y están en peligro. Investigadores de la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL) y de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut (EE.UU.), han creado una lista con las cien aves más peculiares y amenazadas de la Tierra. Estos pájaros han sido elegidos de las 9.993 especies conocidas en todo el mundo utilizando criterios de rareza genética y geográfica. Destacan por su peculiar aspecto, su comportamiento único, su historia evolutiva o por la escasez de ejemplares.

    En este «top» hemos recogido las diez aves más destacadas. La que encabeza la lista es el ibis gigante (Thaumatibis gigantea). Se trata de un pájaro enorme, el miembro más grande de su familia. Originario de Camboya, tiene «un estatus casi mítico» para los observadores de aves, naturalistas y conservacionistas debido a su rareza y tamaño excepcional. Según explican desde el programa EDGE del ZSL, dedicado a la conservación de especies, los lugares de hábitat de este ave se han reducido mucho. Después de haber ocupado vastas áreas de tierra firme en el sureste asiático, ahora la población, muy disminuida, se concentra en Camboya, con algunos ejemplares en Laos y Vietnam. Ya extinta en Tailandia, se cree que está al borde de la desaparición en otros lugares. Está clasificada en peligro crítico, debido a los efectos de la caza y la actividad humana.

  2. El egotelo de Nueva Caledonia

    El egotelo de Nueva Caledonia
    El egotelo de Nueva Caledonia - J. Smit

    Esta misteriosa especie no ha sido vista desde 1998. El egotelo de Nueva Caledonia (Aegotheles savesi) se ha convertido prácticamente en un fantasma para los observadores de aves y los investigadores. Solo se conocen dos ejemplares, conservados en museos de Liverpool (Reino Unido) e Italia. El ave es endémica de la isla de Nueva Caledonia, en el Océano Pacífico Sur, al este de Australia. Se caracteriza por su buen tamaño y patas largas. En peligro crítico, es poco probable que existan más de 50 ejemplares vivos.

  3. El cóndor de California

    El cóndor de California
    El cóndor de California - zoo san diego

    El cóndor de California (Gymnogyps californianus) ha formado parte de la mitología de los nativos americanos. Algunas tribus creían que era capaz de matar a seres humanos y beberse su sangre, mientras que otras pensaban que, de vez en cuando, se comía la Luna, lo que daba explicación a los ciclos lunares. Otros grupos los mataban de forma ritual para hacer trajes ceremoniales con sus plumas.

    Pero no fue eso lo que ha acabado con el cóndor (en 1981 su población se reducía a solo 21 aves), sino la caza, la intoxicación por perdigones y la pérdida de tierras silvestres que sufrió durante el siglo pasado. Los conservacionistas realizan grandes esfuerzos para salvar a esta ave de la extinción con intentos de reproducción y cría en cautividad, pero es una tarea difícil.

  4. El kakapo

    El kakapo de Nueva Zelanda
    El kakapo de Nueva Zelanda - Shane McINnes

    El kakapo (Strigops habroptilus) de Nueva Zelanda, también llamado loro lechuza por su curioso aspecto facial, es el loro más pesado del mundo. Grande y fornido, suele ganar entre el 60% y el 100% de su peso corporal cuando llega la temporada de cría. A diferencia de los loros típicos, que son llamativos, alegres y vuelan, el Kakapo es solitario y no vuela, debido a que ha evolucionado en ausencia de mamíferos depredadores. Hace años, la especie estaba extendida y era común en todo el país, pero «la caza, la introducción de mamíferos depredadores, la quema generalizada de bosques y la degradación del hábitat por los herbívoros introducidos han causado una caída catastrófica de sus números», explican desde el programa EDGE. Los esfuerzos dedicados a su conservación han favorecido el aumento de la población a unos escasos 125 ejemplares.

  5. El kagu

    El kagu, con su hermoso plumaje ceniza
    El kagu, con su hermoso plumaje ceniza - Roger Le Guen

    El kagu (Rhynochetos jubatus) es un ave no voladora de increíble aspecto debido a su sorprendente plumaje blanco ceniza, lo que le ha valido el nombre del «fantasma de la selva». El único representante de toda una familia taxonómica, tiene una gran cresta, patas largas y una «llamada» peculiar, que se puede escuchar a más de una milla de distancia. Es endémica de Grand Terre, la isla más grande de Nueva Caledonia. Se encuentra en peligro por la pérdida de su hábitat natural y la depredación de perros domésticos, gatos y cerdos.

  6. El sisón de Bengala

    El sisón de Bengala
    El sisón de Bengala - Markus Handschuh

    El sisón de Bengala (Houbaropsis bengalensis) es conocido por su elaborado cortejo, en el que el macho muestra su plumaje blanco y negro para atraer a las hembras. Dos tercios de la especie viven en la llanura de inundación del lago Tonle Sap, en Camboya; migran hasta 100 km cada año para escapar de las inundaciones en la temporada no reproductiva. A miles de kilómetros de distancia en Nepal y la India, existe otra población que ocupa las praderas de la base de la cordillera del Himalaya. Ambas están en declive y amenazadas por la pérdida de hábitat y la caza ilegal. La población mundial total se estima en menos del millar de adultos.

  7. El mochuelo de bosque

    El mochuelo de bosque
    El mochuelo de bosque

    El mochuelo de bosque (Heteroglaux blewitti), en peligro crítico, se creyó extinto y fue redescubierto en 1997 en el estado de Maharashtra, en la India, 113 años después del último registro confirmado. A diferencia de la mayoría de sus parientes, este mochuelo es diurno y caza lagartijas, aves y roedores durante el día. «La fragmentación del hábitat causada por la continua pérdida de bosque caducifolio es probable que provoque una mayor disminución de la especie», afirman desde el programa EDGE.

  8. El águila filipina

    El águila filipina
    El águila filipina - Alain Pascua

    Es una de las rapaces más grandes y poderosas del mundo. Los nativos creían que la impresionante águila filipina (Pithecophaga jefferyi) se alimentaba solo de monos, pero estudios más recientes han revelado que la especie captura una gran variedad de animales, desde roedores y murciélagos a cerdos y lagartos monitor. Endémica de las Filipinas, lleva en peligro de extinción los últimos 40 años. El país la ha nombrado ave nacional, lo que ha aumentado su protección.

  9. El rabihorcado de la isla de Navidad

    La Fragata de la isla de Navidad
    La Fragata de la isla de Navidad - Bert Hoeksema

    El rabihorcado de la isla de Navidad (Fregata andrewsi) es una rara ave marina endémica de la isla del mismo nombre, en Australia. Con la envergadura más grande en relación a su peso de todas las aves, este pájaro tiene la capacidad de permanecer en el aire durante más de una semana. Pasa gran parte del tiempo en el mar, arrebatando presas a otras aves y pescando calamares y peces de la superficie del agua. Su hábitat de cría se ve afectado por la hormiga loca amarilla, y la contaminación de la minería de fosfato aún en curso.

  10. El cuco terrestre de Sumatra

    El cuco terrestre de Sumatra
    El cuco terrestre de Sumatra - Nick Brickle

    El cuco terrestre de Sumatra (Carpococcyx viridis) es una especie endémica de la isla indonesia de Sumatra. Solo se encuentra en el bosque a lo largo de la cordillera de Barisan, donde se estima que hay de 70 a 400 ejemplares. Se sabe poco sobre ellos, aunque se cree que están en peligro debido, principalmente, a la deforestación. La llamada de la especie fue registrada por primera vez recientemente y ayudará a los investigadores a mejorar su estudio.