Estos tres aparatos son los encargados de sobrevolar el volcán Turrialba - nasa

Los usos más increíbles de los «drones»

Llevar pizzas, vigilar volcanes o acabar con los grafiteros son algunas de las utilidades más variopintas que tienen estos aviones no tripulados

Actualizado:

Llevar pizzas, vigilar volcanes o acabar con los grafiteros son algunas de las utilidades más variopintas que tienen estos aviones no tripulados

12345678
  1. Drones que vigilan volcanes

    Estos tres aparatos son los encargados de sobrevolar el volcán Turrialba
    Estos tres aparatos son los encargados de sobrevolar el volcán Turrialba - nasa

    Alejarse de lo estrictamente militar y aproximarse a la esfera civil. Ese debe ser sin duda el futuro de los aviones no tripulados, cuyas grandes innovaciones pueden ayudar a hacernos la vida más fácil.

    Uno de estos usos lo encontramos en la naturaleza, donde son utilizados para vigilar grandes y peligrosas extensiones. Estos aparatos pueden facilitar y mejorar el trabajo de los científicos. La NASA lo sabe, y por eso ha puesto a disposición de los investigadores del volcán de Turrialba (Costa Rica) tres aeronaves no tripuladas que son capaces de sobrevolar y controlar el peligroso cráter sin que los trabajadores corran peligro.

    Estos pequeños aparatos –apenas dos kilos de peso y un metro de envergadura– son todo un prodigio de la ingeniería. Sus motores eléctricos pueden surcar las peligrosas y contaminadas corrientes que cubren el cono gracias a que «ingieren» poco aire. Además, están conectados con los satélites de la NASA para crear al momento los mapas de concentración y distribución de gases volcánicos.

    Pero la pregunta es: ¿qué utilidad tiene ésto en nuestra vida diaria? La respuesta es clara: ayudará a mejorar las predicciones del clima global y mitigar los riesgos ambientales para las personas que viven cerca de los volcanes. Todo esto gracias a la recopilación de datos cruciales sobre la ceniza y los gases.

  2. «Drones» contra grafiteros

    Los grafitis en los vagones de metro y tren cuestan millones de euros de las arcas públicas cada año
    Los grafitis en los vagones de metro y tren cuestan millones de euros de las arcas públicas cada año - Ines Baucells

    Si vives en una gran ciudad seguramente lo hayas sufrido. Unos cuantos gamberros obligan a parar el tren y retienen a sus ocupantes hasta que terminan su «obra». Obra cuyo gasto de limpieza corre a cuenta del bolsillo de todos. La policía española, como está informando los últimos días ABC, ha lanzado una campaña para acabar con estas molestas bandas de grafiteros. En Alemania han ido más allá; van a utilizar «drones». Eso sí, de momento sólo para vigilar a los infractores.

    Y es que los grafitis cuestan miles de euros a las arcas municipales. Por eso la compañía alemana de ferrocarriles, la Deutsche Bahn, ha decidido hacer una fuerte inversión con el fin de ahorrar en el futuro. La idea es clara: se utilizarán las imágenes captadas por sus cámaras como prueba para poder juzgar a los autores. Por un lado se detiene a unos y por otro se intimida al resto.

    Aparte de polémicas sobre las leyes de privacidad que podría quebrantar, el robot ayudará a rebajar una factura que supera los siete millones de euros al año en limpieza y protección de trenes para limpiar y evitar los grafitis en cocheras y estaciones. Un gasto que desde la Deutsche Bahn creen necesario rebajar, y para ello nada mejor que acabar con los grafiteros.

  3. Llevar a las casas los mejores rincones del mundo

    Desde hace pocos años, la tecnología de Google Street View ha llevado hasta nuestros ordenadores las calles más conocidas del mundo, pero tenía un problema, hay lugares –los interiores de sitios míticos– que no puede reproducir.

    Por este motivo, dos españoles han utilizado un nuevo modelo de «drone» o mikrokópter (constituído por ocho rotores) al que han instalado una cámara para fotografiar el templo barcelonés de la Sagrada Familia.

    Mediante la técnica time-lapse (utilizar fotografías en movimiento), han realizado este vídeo que nos muestra la catedral como nunca la habíamos visto. Los jóvenes Alberto Castaño y Luis Caldevill realizaron miles de fotografías hasta conseguir este espectacular resultado.

  4. Un móvil y un «drone», diversión asegurada

    Mediante una conexión WiFi podemos manejar este «drone» pensado para la diversión
    Mediante una conexión WiFi podemos manejar este «drone» pensado para la diversión - parrot

    El carácter recreativo puede ser uno de los usos más extendidos en el futuro de los aviones no tripulados. Aunque pueda parecer una «versión 2.0» del aeromodelismo tradicional, estos aparatos son mucho más que aquellas reproducciones de aeronaves con las que muchos siguen disfrutando. Las nuevas versiones pretenden llegar a un público más heterogéneo que los aficionados a las maquetas volantes.

    Sólo hace falta un móvil y (de momento, en el futuro bajarán de precio) una considerable inversión de en torno a 300 euros. Y a partir de ahí sólo queda disfrutar volando.

    El Parrot AR.Drone 2.0 es quizá el ejemplo más representativo de este tipo de «drones». Este cuadricóptero se controla mediante WiFi desde la tableta o el móvil (iOs o Android) y nos permite pasar horas de diversión.

    Su principal ventaja está en la cámara frontal, que permite que se pueda controlar desde la pantalla del móvil el vuelo del aparato como si lo estuviéramos pilotando desde la cabina. Además, y simplemente pulsando un botón, podemos tomas fotografías y grabar vídeos en HD.

  5. Drones españoles por el mundo

    Uno de los «drones» español, el Fulmar, en su catapulta de despegue
    Uno de los «drones» español, el Fulmar, en su catapulta de despegue - theles españa

    Nuestro país también está desarrollando «drones» con tecnología patria. Hay algunos modelos en desarrollo, como FULMAR (Thales España), CENTAURO (Tekplus Aerospac), ATLANTE (Cassidian España), PELÍCANO (Indra), de los que da buena cuenta Esteban Villarejo en su blog. De ellos, el primero en estar operativo ha sido Fulmar, que realiza labores de vigilancia fronteriza en el Estrecho de Malaca, entre Malasia, Indonesia y Singapur.

    Este artefacto español de apenas 20 kg es capaz de volar a más de 100 km/h y alcanzar una altura de hasta 3.000 metros. Y todo con una autonomía de casi ocho horas. Además es uno de los pocos capaces de amerizar.

    Gracias a esta capacidad, este «ala volante» (como lo llaman desde la empresa guipuzcoana que lo desarrolla) está realizando también labores de vigilancia en la Antártida. Aunque el objetivo con el que surgió la empresa era la de detectar bancos de atunes para hacer más eficiente las batidas de las flotas pesqueras. En el vídeo que ilustra esta noticia se puede ver cómo funciona en el mar este ingenio de la tecnología española.

  6. Acabar con los furtivos

    El «drone» de la imagen es uno de los utilizados por el Ejército norteamericano. Los que utilizan en Sudáfrica contra los furtivos están menos desarrollados tecnológicamente
    El «drone» de la imagen es uno de los utilizados por el Ejército norteamericano. Los que utilizan en Sudáfrica contra los furtivos están menos desarrollados tecnológicamente - afp

    El Parque Nacional Kruger, la mayor reserva natural de Sudáfrica, quiere poner fin a uno de los mayores males que le afectan, la caza furtiva. Para ello, entre otras medidas que incluyen interrumpir la venta de rinocerontes a cotos y zoológicos o suspender permisos a ciudadanos de Vietnam (el país desde el que más se trafican con marfil, material que buscan los furtivos en este parque), el parque se ha hecho con un par de «drones» que persigan a los cazadores ilegales.

    Ha sido el gobierno de Sudáfrica el encargado de comprar los drones para que sean utilizados como vigilantes en parques y reservas privadas. Con este proyecto se pretende poner cerco a las actividades de los furtivos y traficantes de partes de animales.

  7. Publicidad que bosqueja el futuro de las ciudades

    Captura de pantalla del vídeo en el que la empresa Domino´s Pizza utiliza un «drone» para entregar un pedido
    Captura de pantalla del vídeo en el que la empresa Domino´s Pizza utiliza un «drone» para entregar un pedido - youtube

    Que un «drone» te lleve a casa una pizza, cervezas o tacos puede parecer, por el momento, ciencia ficción, pero el futuro de la «industria» puede ir por este camino. Estos productos han sido los primeros que, aunque como reclamo publicitario, se han entregado a las casas de los clientes gracias a un avión no tripulado

    Burrito Bomber, TacoCopter y Beer Drone se convirtieron en los primeros robots utilizados por las empresas de comida rápida. Algunos como virales, otros más cercanos a la realidad. Pero sin duda el que más lejos ha llevado a cabo el experimento ha sido Domino´s Pizza. Vale que se encuadra dentro de una campaña de promoción de la marca, pero es cierto que su octocóptero (helicóptero de ocho patas) cargado con dos pizzas de peperonni sobrevoló el pueblo de Guildford (Londres) durante al menos diez minutos, tal y como informan desde NBC News

  8. Entregas (reales) a domicilio

    En «drone» repartidor de camisas de la tintorería Manayunk
    En «drone» repartidor de camisas de la tintorería Manayunk - nbcnews

    El anterior artículo hablaba de hipótesis, de ideas que de momento sólo se plasman en la publicidad sobre lo que será el futuro de la entrega de mercancías al consumidor. Pues bien, aunque a pequeña escala, el futuro ya ha llegado de manos de la tintorería Philly's Manayunk, en EE.UU., que ya utiliza aviones no tripulados para entregar la ropa a los clientes.

    La idea es sencilla. El tráfico es el culpable de retrasar el envío de algunos pedidos, así que que mejor idea que llevarlos «volando». Los primeros en realizar con éxito este «experimento» ha sido una lavandería de Filadelfia que, dirigida por un propietario de tan sólo 24 años, pretende atraer a un público más joven con este particular repartidor.

    Aunque reconoce que no es ni rentable ni eficiente, sí que le ha servido para dar a conocer su empresa y convertir el vídeo en viral. Por el momento sólo un cliente al mes recibirá su ropa mediante este particular sistema. Preferentemente de oficinas cercanas (no tiene mucha autonomía) y que quiera disfrutar de este servicio, tal y cómo informa la sección local de la NBC.