Top

ocio

Diez lugares en Valencia para ir con niños en vacaciones o el fin de semana

ABC propone una lista de lugares imprescindibles para visitar con los más pequeños de la casa

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
Navegue usando los números

Parque Gulliver

La zona de los Jardines del Túria, en el antiguo cauce del río, está repleta de fuentes, estanques, cafeterías y tramos para recorrer en tren o en bici con los niños.

Pero la gran atracción para los pequeños es el parque Gulliver, muy cercano a la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Dicho parque esta basado en el cuento de “Los viajes de Gulliver” y se representa la figura del gigante protagonista en el suelo atado con cuerdas por los liliputienses.

Su cuerpo representa un conjunto escaleras, toboganes y columpios que hacen que los niños no se quieran ir. La entrada al parque es gratuita.

Museo de Ciencias Naturales de Valencia

El Museo de Ciencias naturales de Valencia, ubicado en los jardines de Viveros de Valencia, es una galería altamente didáctica para los niños.

Este lugar permite acercarse a importantes materiales científicos, colecciones paleontológicas que tanto gustan a los pequeños, estudios de moluscos o interesantes módulos interactivos.

Pero no es lo único que pueden ver los niños. El museo también cuenta con talleres y visitas didácticas enfocadas especialmente para ellos con las que podrán divertirse además de aprender. Los fines de semana y festivos la entrada es gratuita.

Los charcos de Quesa

Los charcos de la localidad valenciana de Quesa constituyen sin duda uno de los parajes más bonitos del municipio y el principal reclamo turístico del mismo.

Situados a 7 km del pueblo, se trata de una zona en la se suceden pozas de agua natural del Río Grande en forma de cascada, con nombres propios como Charco de la Horteta, de las Fuentes, la Bañera y el Charco del Chorro.

En el propio paraje existen diversas instalaciones que lo convierten en una magnífica área recreativa para los niños. Asimismo, hay habilitadas zonas de descanso, paelleros, merenderos, fuentes y zonas de columpios para pasar un día redondo con los niños.

Lago de Anna

En el interior de la provincia se encuentra el lago de Anna, también denominado la albufera de Anna. Se trata de un lugar en plena naturaleza donde se puede pasar el día realizando diversas actividades, como pasear, divertirse en la zona de columpios o incluso alquilar una pequeña barca.

Por si a los niños les da miedo nadar en el lago, hay habilitada una piscina natural con una cascada artificial para poder refrescarse en estos días tan calurosos. Un espacio imprescindible para pasar el día en familia rodeado de naturaleza.

En agosto habrá que pagar 3 euros por persona para acceder al lago, y el alquiler de barcas es de 5 euros por media hora.

Restaurante Hípica Más Ferrat

Situado en San Antonio de Benagéber, a tan solo 8 kilómetros de Valencia, se encuentra el restaurante e hípica Mas Ferrat. A los niños les encanta este lugar, ya que dispone de grandes terrazas, un jardín enorme donde jugar, parque infantil, campo de fútbol y una caseta de madera.

Pero sin duda, la zona preferida de los pequeños es la granja de animales domésticos, con ponis, burros, gallinas, conejos y pájaros. Hay incluso un terrario para que los niños puedan plantar y se lleven la maceta a casa.

Dispone además de personal de vigilancia para los niños, que jugarán con ellos mientras los padres se relajan en la cafetería.

Bioparc Valencia

Bioparc es una burbuja medioambiental en mitad del urbanismo valenciano de la zona de Campanar en forma de zoológico donde habitan animales de todos las especies y continentes. Desde las 10 a las 21 horas se puede ver el día a día de especies muy variadas que van desde el chimpacé, pasando por el leopardo hasta el rey de la selva o los suricatos.

Bioparc es un parque zoológico obligado para los amantes de los animales, y también de la naturaleza. Se recrean escenarios habilitados para cada animal según el continente y el clima al que pertenecen en origen.

Además, sus instalaciones combinan muros de cristal con vallas de madera -dependiendo de las capacidades del animal- que permiten que los visitantes observen de cerca las actividades cotidianas de cada especie, sin correr riesgo alguno.

Segobriga Park

El parque acuático Segobriga Park, situado en la localidad castellonense de Segorbe, es un complejo acuático tematizado en la época medieval, con murallas, puentes y puertas que convierten las piscinas en grandes aventuras para los más pequeños. Desde las 11 de la mañana que abre sus puertas hasta las 7 de la tarde pueden acceder todos los miembros de la familia.

Su precio, varía en función del día de la semana y la edad. Desde 2.50 por niño de 1 a 3 años entre semana, hasta 7.50 euros que vale la entrada para adultos en fin de semana.

El parque cuenta con toboganes, cascadas, jacuzzis y zona de niños. Además, ofrece servicios de información, tienda, tumbonas, zona de pic-nic, restaurante, parking, megafonía, teléfono, socorristas y botiquín.

Pino Padre

En mitad de la Serra Calderona, se encuentra El Pino Padre. Es ideal para los amantes de la naturaleza, porque a pesar de las amenazas provocadas por los incendios que ha sufrido este árbol, conserva un entorno muy verde. Ideal para ir a almorzar con los más pequeños de la casa para que disfruten de una mañana desconectados de la ciudad.

Es una zona de paso habitual para los ciclistas que toman la ruta Puzol-Náquera-Serra-Garbí-Pino Padre-La Lloma. Pero además, ofrece unas vistas a la propia sierra que conforman la naturaleza en estado puro. Desde el Ayuntamiento de Náquera (municipio al que pertenece) hacen hincapié en mantener la zona limpia y recoger los residuosi que se produzcan en la zona.

Puentes Colgantes de Chulilla

Dejando el coche en el aparcamiento público al lado de la salida de Chulilla (dirección Losa del Obispo) se inicia la aventura por la misma carretera. Un poste de senderismo, indica «Embalse de Loriguilla-Los Calderones» y tras un suave descenso, se accede al borde del cañón del Turia en un espléndido mirador desde el que se tiene una buena vista del río y del Charco Azul.

Siguiendo río arriba se cruza el cauce de un barranco, y ahí está el primer puente colgante. Por unas escaleras, se desciende hasta alcanzar el nivel del puente. Al cruzarlo se demuestra que es seguro y fuerte, aunque no es recomendable para los que padezcan vértido. Y así sucesivamente van exponiéndose los puentes colgantes, una maravilla que asombrará tanto a los pequeños de la casa como a los mayores.

El Barco Pirata del Parque de Cabecera

El Parque de Cabecera, que gira alrededor de un lago con un embarcadero donde poder realizar paseos en barcas de pedales, es uno de los parques más conocidos de Valencia. Está ubicado cerca de Mislata, sucesivo al antiguo cauce del río Turia.

Entre patos, césped y un anfiteatro, los niños mayores de cuatro años encuentran en el Barco Pirata del Parque de Cabecera un lugar donde fantasear sobre imaginarias aventuras con patas de palo, parches en el ojo y loros parlantes.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios