Lunes , 16-11-09
Fernando Alonso se impregnó ayer del mundo Ferrari en el circuito Ricardo Tormo de la Comunidad Valenciana. El asturiano tuvo un subidón de adrenalina. El color rojo iba por dentro porque de momento sus vínculos contractuales con Renault le impiden vestirse con el sello italiano. Está cada vez más cerca de poder enfundarse el mono de la mítica escudería y volar por el asfalto. Aún tiene que esperar. Poco. Es cuestión de semanas. Entre tanto en Valencia, donde se crió en esto del automovilismo, disfrutó de la fiesta de las Finales Mundiales de la firma transalpina.
Llegó a las 10.15 horas. Se dio un baño de multitudes -veinte mil seguidores de Ferrari y Alonso se congregaron en el trazado valenciano-, siguió las carreras desde la sexta planta del edificio central del circuito de Cheste, conversó con las autoridades regionales, intercambió opiniones con el presidente de su nuevo equipo, Luca di Montezemolo, y Felipe Massa, su compañero, y se paseó por los boxes donde se preparaban o exhibían los vehículos ferraristas. Se fijó con especial atención en el monoplaza con el que Alain Prost, tetracampeón del mundo de F-1, corrió con «Il Cavallino Rampante» en 1990. El francés fue segundo esa temporada.
Pero el pensamiento de Fernando va un paso más adelante. «El año 2010 será muy importante para Ferrari y junto con Felipe -Massa- espero estar en la lucha por el título. Confío en que con nuestro trabajo y nuestra profesionalidad todos los ferraristas del mundo puedan estar orgullosos», advirtió el asturiano en una declaración de intenciones en toda regla. Para eso, para ganar, lo ha fichado Ferrari. Primero toca desvincularse de Renault y eso se producirá el próximo 31 de diciembre. La marca gala tuvo un buen detalle con su competidor Ferrari y con Alonso, y el piloto abandonó sus vacaciones para dedicar un gesto a su nuevo equipo y al Banco Santander.
El plan era que Fernando se pudiese haber presentado con el mono rojo ya en Valencia. Pero las obligaciones contractuales de la Fórmula 1 marcan la pauta. Al asturiano le une un vínculo con Renault, aunque ya no con ING, el patrocinador de la escudería que se quedó con él cuando abandonó al equipo francés por el escándalo del auto-accidente de Nelsinho. Desde el 1 de noviembre, y de común acuerdo, ING ya no patrocina al español.
Alonso tuvo ayer su primera experiencia roja: «Para mí es un día importante, ya que es el primero en el que he podido experimentar el mundo Ferrari. La verdad es que estoy muy impresionado».
Luca de Montezemolo, el presidente de Ferrari, habló de su nuevo piloto. «Su llegada a Ferrari ha provocado un gran impacto. Fernando ya forma parte del mundo Ferrari. Tenemos una escudería y unos pilotos extraordinariamente motivados. Pero debemos hacer un buen coche en 2010. Un año sin éxitos es soportable, pero dos, no. Sería demasiado».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es