Destinos

ABCViajar

Destinos / EL BICENTENARIO DE LA CONSTITUCIÓN de 1812 VISTO CON UN PITO DE CAÑA DE CARNAVAL

Cádiz grita... ¡Viva la Pepi!

Día 05/10/2012 - 15.35h

Cádiz siempre está de moda. Para mí lo está. No empaparse de la Tacita de Plata es entrar en el mundo del error. Y mucho más si hablamos de carnaval. La fiesta de más talento de España no es cualquier cosa. De un lado está el concurso oficial de agrupaciones que tiene lugar en el Gran Teatro Falla. Un mes completo de actuaciones con cientos de coplas originales de letra y música. Y cuando el concurso acaba está la calle. Con el bicentenario de la Constitución de 1812 a las puertas, el resultado no puede ser otro que la realidad dada la vuelta como un calcetín.

Foto: FLICKR / AGU V
Las actuaciones de las numerosas agrupaciones en las calles amenizan cada rincón de Cádiz
Foto: FLICKR / AGU V
Estos días apenas se puede caminar por el centro, pero todos se lo toman con humor
Foto: FLICKR / DANIEL VILLAR
Una gaviota parece vigilar la ciudad de Cádiz en la placidez de la tarde
Foto: FLICKR / MARISA C J
Todos los participantes en el Carnaval se meten al máximo en su papel
Foto: FLICKR / RICARDO MORALES
Un paseo por La Caleta es el necesario contrapunto a tanta animación
Foto: FLICKR / RICARDO MORALES
Este monumento recuerda las Cortes de Cádiz que promulgaron la Constitución de 1812
Foto: LA VOZ DE CÁDIZ / VÍCTOR LÓPEZ
Detalle del cuidado escenario que preside la actuación de la comparsa 'La Serenissima'
imagen anteriorimagen siguiente

De 1808 a 1812 las tropas napoleónicas invadieron España. ¿Cayó todo el país? No, como le ocurriera a la aldea de Astérix y sus irreductibles galos en los famosos tebeos, algunas ciudades resistieron. Bailén, Gerona, Zaragoza... y Cádiz. Ya lo canta el famoso tanguillo de la época, auténtico himno gaditano a la libertad. "Con las bombas que tiran los fanfarrones se hacen las gaditanas tirabuzones. Que las hembras cabales en esta tierra cuando nacen ya vienen pidiendo guerra. ¡Guerra! ¡Guerra!".

Han pasado 200 años, pero la antigua Gades, ciudad trimilenaria (como le apoda el gran Javier Ruibal) sigue luciendo orgullosa esa rebeldía. Y ningún momento mejor que en carnaval, cuando el 'periodismo cantado' toma las calles. La Plaza de España con su monumento al sitio de Cádiz por las tropas francesas, el Museo de las Cortes, el Oratorio de San Felipe (el lugar de reunión de las Cortes), la casa de José María Pemán (quien estrenase en la tacita la obra de Teatro 'Cuando las Cortes de Cádiz', versionada para el cine con el título Lola la Piconera)... Nada tiene sentido completo sin los gaditanos y nada se entiende sin una copla de carnaval.

Hacer turismo en Cádiz durante el mes largo en el que mandan los pitos de caña. Lo que se vive dentro del Teatro Falla no tiene comparación con ningún otro escenario del mundo. El público interactúa con las actuaciones, las jalea, pita y hasta dialoga con los intérpretes. Asistir a una sesión vale para entender por qué Cádiz plantó cara a los franceses y parió la primera constitución promulgada en España y una de las más liberales de su tiempo.

TURNO PARA CHIRIGOTAS Y COMPARSAS

Cádiz sabe reírse de sí misma. Por esto no es de extrañar que triunfen chirigotas como 'Viva la Pepi', de José Luis García Cossío. Van de limpiadoras lenguaronas, el alter ego perfecto a La Pepa. Y claro, limpian el Oratorio donde comenzó todo. "No estoy yo harta del Oratorio, qué pechá de fregona. Todo el día como una mona. Todo el mundo vendrá al Oratorio, desde México hasta la Argentina, y vendrán con todos sus ministros, con todos sus gobiernos, sus presidentes y sus gabinetes... pero el Oratorio no lo pisa nadie hasta que el suelo se seque. Y vendrán ingleses y vendrán franceses, good morning, good night, bonsoir. Que traducido resulta: como pise te doy la guantá. Por toda Cádiz na más que se escucha hablar del Doce. Si escucha la radio, el Doce, si coge el Diario, el Doce... Porque el Doce es muy importante. ¡Ojú, lo que va a ser el Doce! Pues a ver si es verdad, porque aquí en Cádiz el Doce... es el que pee y tose. Van a llegar gritando "viva la Pepa, viva la Pepa". ¡Ignorantes!, viva la Pepi que es la que lleva todo esto palante". Muy grande.

Otra agrupación puntera es la comparsa La Serenissima. Ellos van de gondoleros venecianos y cantan mezclando español e italiano. El autor es Juan Carlos Aragón, un genio de la reivindicación. "Celebrare en Cádiz en queste momento il due centenale de constitucione es di molto cabrone reírse del pueblo. Cádiz se hunde la testa e viste di festa, qué contradiccione. Cuna de la libertad, ya no sé quién es di verdad ni fanfarrone. Si cantare a la mentira yo diría alegremente que la gloria de occidente es la tacita de plata, pero hay amores que matan y ese amor e traicionero, no es amore verdadero. El gaditano que defiende a su terra, no esconde nunca la mano e siempre tira la piedra. Ay, viva la Pepa... y la Pepa está tan morta y enterrada que ya no revive. Por eso no canto a la Pepa, porque dijo el poeta di cantare e no mentire. La Pepa sólo representa centurias di constitucione... con la democracia en venta y el pueblo hasta los cojones. Y el gobernante pasando e disfrutando celebracione y yo aquí desesperando sigo clamando rivolucione".

Más cosas. La comparsa La Bicentenaria, que van de ancianas que saben porque son viejas y tienen la edad de la Constitución doceañista. "Que la constitución la inventaron los listos, que sé lo que digo, que ahí estaba yo. Estos ojos lo vieron y sé que mi pueblo también preguntó. Que la ley la escribieron en el nombre del pueblo, pero el pueblo no habló... ¡po ahora voy a hablar yo! Después de 200 años vengo a decir la verdad, esta vieja cantará (...) El jardín de los burgueses de toda la vida de Dios, se ha regado con la sangre roja del trabajador".

LA VERSIÓN DE LA CALLE DEL BICENTENARIO

Gustará más o menos, pero no deja indiferente. Tras varios días en el teatro se puede decir que me he bañado en gaditanismo. Veo el Doce con otros ojos, los de la gente. En la calle, tras el concurso, llega la hora de las llamadas agrupaciones ilegales. No es que estén fuera de la ley, es sólo que no acuden al concurso oficial. Talento en estado puro. Cádiz es la ciudad que sonríe, dice el eslogan, y ahora lo entiendo. Ver cantar a las chirigotas en los escenarios del momento de máximo liberalismo en España no tiene precio.

Los Sex Shop Cádiz, los Jinetes de la Poca Crisis, los Hijos de la Gran UCA... la cantidad de agrupaciones callejeras parece no tener límite. Y cantan gratis, para el que les quiera escuchar. Como contrapartida se puede comprar un libreto con su repertorio. "Cuesta la voluntad". Me cruzo con una chirigota de mujeres. Las coño se llaman. El estribillo también va del Doce: "Teófila Martínez, ya estamos en 2012. No has terminado el puente, ni el Oratorio, ni Plaza España ni el Parador junto a la Caleta... si a mí se me cae el 'papo', a ti se te cae La Pepa". Arte.

Mucho más sobre el bicentenario de la Constitución de Cádiz, aquí.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Camino de Santiago

Encuentra los mejores restaurantes

Por tipo de cocina

Lo bello
lo útil