Tecnología - Redes

La CE acusa a Google de abuso de posición dominante con Android

El organismo europeo considera que el gigante de internet obliga a los fabricantes a instalar sus propias aplicaciones en el sistema operativo

La multinacional, que se enfrenta a una multa de 6.500 millones de euros, defiende que «los usuarios pueden disfrutar y elegir entre múltiples dispositivos y aplicaciones a precios más bajos»

Google, en el punto de mira de la Comisión Europea - ARCHIVO

La lupa se había situado sobre el sistema operativo para dispositivos móviles con mayor penetración del mundo. La Comisión Europea ha acusado oficialmente de abuso de posición dominante a la multinacional tecnológica Google, propietaria de la plataforma Android, al considerar que impone «restricciones» a los fabricantes de dispositivos basados en esta plataforma y a los operadores de redes móviles.

La comisaria europea de Competencia, Marghrete Vestager, ha ha desvelado este miércoles las conclusiones preliminares de una investigación y que intenta determinar si el gigante norteamericano ha impulsado acuerdos anticompetitivos con fabricantes de teléfonos móviles inteligentes y tabletas para incorporar una serie de aplicaciones que vienen preinstaladas por defecto. El organismo, que ya ha enviado el «pliego de cargos» a Google y a Alphabet, su empresa matriz, considera que las prácticas de la empresa restringen la competencia y la innovación.

La postura de la autoridad europea se inclina en acusar a Google de poner en marcha una estrategia en los dispositivos móviles para «preservar y fortalecer» su dominio en las búsquedas de internet. En concreto, Bruselas sostiene que la aplicación «Google Search» está instalada por defecto e, incluso, de forma exclusiva en la mayoría de los dispositivos Android comercializados en Europa. A su jucio, estas prácticas del gigante de internet socavan la capacidad de desarrollar sistemas operativos basados en el código abierto de Android, así como «las oportunidades que podrían ofrecer para el desarrollo de nuevas aplicaciones y servicios».

«Un sector de la competencia de internet móvil es cada vez más importante para los consumidores y empresas en Europa, basándonos en la investigación que hemos llevado a cabo hasta el momento, creemos que el comportamiento de Google niega a los consumidores el acceso a un abanico más amplio de aplicaciones y servicios móviles y obstaculiza el camino de la innovación a otros actores, incumpliendo las normas antimonopolio de la UE», señala la comisaria europea.

Por su parte, Google, que ha asegurado que se toma «seriamente» las preocupaciones de la CE, ha defendido que su modelo de negocio permite a los fabricantes reducir sus costes, tener mayor flexibilidad al tiempo que ofrecen a los clientes un control sobre sus dispositivos móviles sin precedentes. La empresa ha explicado que los acuerdos que mantiene con sus socios son «completamente voluntarios» y que «cualquiera puede utilizar Android sin Google», ya que «se puede descargar todo el sistema operativo gratis, modificarlo como se quiera y construir un teléfono».

«Los usuarios pueden disfrutar y elegir entre múltiples dispositivos y aplicaciones a precios más bajos. Android es bueno para la competencia y para los usuarios»Kent Walker, de Google

«Android ha emergido como un motor para la innovación de software y hardware en móviles. Ha permitido a cientos de fabricantes crear fantásticos teléfonos, tabletas y otros dispositivos. Y ha permitido a los desarrolladores de todos los tamaños alcanzar, de manera sencilla, grandes audiencias. Los usuarios pueden disfrutar y elegir entre múltiples dispositivos y aplicaciones a precios más bajos», recalca Kent Walker, vicepresidente y abogado general de Google, al tiempo que ha subrayado su intención de continuar trabajando con la Comisión «para demostrar que Android es bueno para la competencia y para los usuarios».

Un año después de la presentación del primer pliego de cargos, el organismo europeo ha calificado de «preocupante» que Google haya podido «cortar» el acceso del usuario a nuevas aplicaciones de móvil, al exigir la instalación predeterminada de sus «apps» propias, tales como el servicio cartográfico Maps, la herramienta de mensajería Hangouts o el navegador de internet Chrome, entre otras. Este expediente podría llevar a imponer multas de hasta el 10% de la facturación de la empresa en el ejercicio anterior, lo que asciende a la friolera de 7.450 millones de dólares (6.500 millones de euros).

Android tiene el 80% de cuota de mercado

Los teléfonos inteligentes y las tabletas representan actualmente más de la mitad del tráfico mundial de internet, un hábito que se extenderá en el futuro. Sin embargo, alrededor del 80% de los dispositivos móviles se ejecutan con Android. Google otorga licencias de su sistema operativo móvil de otros fabricantes de dispositivos móviles. Android es un sistema de código abierto, lo que significa que se puede utilizar libremente para crear un versión modificada (la denominada «Android Fork»). La conducta de Google ha tenido un impacto directo en los consumidores, «ya que les ha negado el acceso a dispositivos móviles inteligentes basados en versiones alternativas» de este sistema operativo.

comentarios