Las instalaciones de la Junta de Andalucía costaron más de dos millones de euros, el triple que las de Valencia
Chaves encargó el stand de Fitur a un condenado por malversación que indultó Bermejo
El stand de la Junta de Andalucía en FITUR, instalado por la empresa de Ignacio Bendito García por más de dos millones de euros | ABC
Miércoles, 18-02-09
La Junta de Andalucía ha contratado durante los últimos cinco años el montaje de su stand en Fitur a la empresa Decoestudio, perteneciente a Ignacio Bendito García, quien fue condenado por la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo en 2003 como autor de un delito de malversación de caudales públicos por cooperación necesaria. La Junta ha mantenido numerosas contrataciones en la última década con esta empresa a pesar del procesamiento judicial y posterior condena y pese a que sus precios son muy superiores a los abonados por otros gobiernos autonómicos por instalaciones similares.
Concretamente, Bendito fue condenado a dos años y tres meses de prisión y tres años de inhabilitación absoluta acusado de pagar en 1990 cincuenta millones de pesetas a un funcionario del Ministerio de Obras Públicas y Transportes tras asumir su empresa el montaje de Eurotelecom 90, una feria de comunicaciones. La irregularidad fue detectada por los inspectores de Hacienda, quienes exigieron a Bendito explicaciones sobre el destino de cien millones de pesetas que no podía justificar al carecer de recibos, confesando el empresario que la mitad de este dinero había sido entregado a Juan Carlos Beneyto, alto cargo del Ministerio de Obras Públicas y responsable de la organización de Eurotelecom 90.
El condenado, sin embargo, recibió el indulto en el Consejo de Ministros celebrado el 31 de agosto de 2007, según consta en el expediente rubricado por el actual ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. El funcionario condenado, Juan Carlos Beneyto, también fue indultado por el Gobierno en febrero de 2007, siendo todavía ministro de Justicia Juan Fernando López Aguilar. Beneyto perdió su condición de funcionario de carrera en marzo de 2005.
Según consta en el registro mercantil, la imputación judicial no impidió que Ignacio Bendito continuara ligado a la empresa Decoestudio S.A., dedicada al montaje de stands para ferias y exposiciones. Hasta julio de 1993 figura como administrador solidario, pasando desde entonces a ser apoderado, vinculación que se mantenía en julio del pasado año.
El procesamiento judicial y la posterior condena no impidió, asimismo, que la Junta de Andalucía se convirtiera en uno de los mejores clientes de Decoestudio S.A. Según consta en la web corporativa de la propia empresa, Decoestudio S.A. se ha encargado del montaje de los pabellones de la Junta de Andalucía en prácticamente la totalidad de eventos turísticos de la última década. Así, la empresa de Bendito se encargó de los stands de Andalucía en la Premiere Reisesommer de Franfurkt de 1997, 1998, 2001, 2002, 2003, 2004 y 2005; en la I.T.B. de Berlín los años 1999, 2000, 2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006 y 2007; y en la World Trade Market de Londres de 2004 a 2007. Asimismo, se encargó de los pabellones de la Junta de Andalucía en Fitur los años 2005, 2006, 2007, 2008 y 2009.
Sobreprecio
La insistencia de la Junta de Andalucía en contratar con la empresa de Ignacio Bendito es particularmente llamativa considerando que los trabajos de Decoestudio S.A. no parecen precisamente baratos. De hecho, el stand de la Junta de Andalucía en Fitur costó prácticamente el triple del que instaló la Generalitat Valenciana, según los datos recogidos en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía y el Diario Oficial de la Comunitat Valenciana.
Concretamente, el Gobierno valenciano adjudicó a la empresa Orange Market el stand en la Feria Internacional de Turismo por una cantidad de 789.500 euros (915.820 con IVA), mientras que la Junta de Andalucía pagó a Decoestudio S.A. por un stand que tiene la misma superficie que el valenciano (5.500 metros cuadrados) un total de 2.172.645 euros (2.520.268 con IVA).
¿Cómo se explica esta diferencia? La Consejería de Turismo valenciana que dirige Angélica Such ofreció los detalles la pasada semana sobre qué conceptos se valoraban en la adjudicación, y la oferta económica de la empresa aparecía con un 50% de peso sobre la decisión final. La creatividad se llevaba un 30%, la creación de un elemento unificado el 15% y las mejoras el 5% restante.
Por el contrario, el Gobierno andaluz de Manuel Chaves da un peso muy superior a los parámetros que pueden considerarse subjetivos (y que valoran los técnicos de la Consejería, como sucede en el caso valenciano), ya que a la hora de adjudicar el contrato a Decoestudio S.A. por quinta edición consecutiva el precio tiene sólo un peso del 15%, mientras que el 85%se reparte entre diferentes conceptos de carácter más discrecional que las cifras.
El precio que paga el Gobierno de Chaves es aún más desorbitado frente al aplicado por la Generalitat valenciana si se tiene en cuenta que Turismo adjudicó por la cantidad anteriormente citada el stand de Fitur y también cuatro ferias, más como son las de Valencia, Barcelona, Bilbao y Valladolid. Por contra la Junta de Andalucía pagó el triple sólo por el stand de Fitur. ABC contactó con la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía, asegurando un portavoz que desconocía los detalles de las contrataciones en esta materia y emplazando al día de hoy para ofrecer explicaciones.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...