Valoración:
Alemania del Este, del muro a la «cárcel» de la vergüenza
Actualizado Miércoles , 04-11-09 a las 11 : 26
«¡Oh país, que disloca en dos el corazón del hombre!», escribió el poeta Reiner Kunze, en 1970, poco después de darse de baja del partido socialista (SED) en la República Democrática Alemana. Esa dislocación de la que hablaba Kunze, autor de algunos de los libros más críticos con la RDA, que fueron llevados clandestinamente a la Alemania Occidental durante esos años, fue la que sufrieron millones de alemanes que vieron como, con la construcción del «muro de la vergüenza», como así se le llamaba, Berlín «se desgarró inevitablemente y se convirtió en dos ciudades», contaba Miguel Ángel Gonzalo, enviado especial de ABC en la ciudad germana, en 1972.
Desde aquel momento, el muro se convirtió en la expresión de una "cárcel" sin la que la RDA quedaría prácticamente vacía. De los 17 millones de habitantes sometidos al régimen de Pankow, sólo el 10% se habían afiliado al partido comunista. «Cuando se pregunta aquellos cuál es su mayor deseo –contaba ABC en agosto de 1970–, contestan: “¡Viajar”. Quieren recorrer la República Federal, visitar Colonia, Bonn, la Selva Negra, Hamburgo, Munich… No se resigna a su aislamiento ni a la partición de Alemania, en la que les ha tocado la peor parte».
Una realidad que muchos alemanes orientales no estaban dispuesto a soportar. En los primeros nueve años desde que los más de 52.000 trabajadores levantaron, en 1961, los 12 primeros kilómetros de muro, más de 26.000 personas lograron huir de la RDA, entre ellas 512 soldados. De ellos, 64 perdieron la vida en el intento de huir de aquella forzado “encierro” y encontrar la libertad que para ellos suponía la Alemania Federal.
La muerte más trágica y famosa fue la que ocurrió el 17 de agosto de 1962, tan sólo un año después de que se levantara el «telón de acero»: el joven Peter Fechter quedó malherido durante su tentativa de fuga y estuvo varias horas agonizando, a la vista de las fuerzas occidentales, sin que nadie le socorriera.
Durante los 28 años que el muro ha estado en pie, miles de ciudadanos germano-orientales intentaron, arriesgando sus vidas, cruzar el muro: madres con hijos en brazos saltando la alambrada, soldados que sueltan el fusil y echan a correr, ancianas que tratan desesperadamente de saltar desde los edificios o chavales que caen abatidos por los disparos de los soldados han pasado a formar parte de la historia de Alemania de la segunda mitad del siglo XX.
Muertos en la zona del muroAunque la cifra está sujeta a interpretaciones, muchas fueron las personas que murieron en el intento. La Fiscalía de Berlín habla de un total de 270 muertos en la zona del muro, incluyendo 33 que fallecieron como consecuencia de la detonación de minas. El Centro de Estudios Históricos de Potsdam, por su parte, estima en 125 la cifra total de aquellos que perdieron la vida.
«Oír las emisoras de la República Federal es el gran anhelo de los alemanes del Este, que encuentran en ellas, a un mismo tiempo, alivio y nostalgia. Están vencidos por Pankow y convencidos por Bonn», escribía Vicente Gallego en ABC en 1970, reflejando muy bien el sentimiento de los alemanes del Este, que parecían tener claro aquello que dijo otro alemán, Thomas Mann: «Sobrevivir significa vencer».
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Más noticias sobre...
Facebook ABC.es