?
Síguenos en
Orange Autónomos

Los autónomos jubilados casi son como los demás

Las jubilaciones de los profesionales por cuenta propia nunca se habían parecido tanto a las del resto

Content Factory

Compartir

Una de las grandes preocupaciones de los autónomos es el trabajo, y la otra es dejar de trabajar. Como muestra el sondeo de la aseguradora Muno, solo uno de cada diez llega sin agobios a final de mes. Al mismo tiempo, la pensión media de un autónomo se queda en 762 euros mensuales frente a los 1.285 euros al mes de un asalariado.

Esto podría sugerir que la brecha entre el mundo de los profesionales por cuenta propia y por cuenta ajena no ha cambiado nada. Y no es cierto. En los últimos años, se ha estrechado ostensiblemente hasta dejarla reducida a un puñado de diferencias significativas, sí, pero no inabordables. Se ve la luz de la igualdad al final del túnel. Para empezar, según las cifras de la asociación sectorial ATA, en los últimos diez años, la pensión media de los trabajadores por cuenta propia ha despegado casi un 30% frente al 21% del resto. 

Los autónomos reciben menos pensión porque cotizan menos

Por otro lado, debemos recordar que las grandes diferencias en los ingresos tras la jubilación no obedecen, según un dictamen de José Antonio Herce para para ATA, a la discriminación de los autónomos, sino, sobre todo, a la forma en la que cotizan.

Las pensiones contributivas dependen, como su propio nombre indica, de lo que contribuyamos durante nuestra vida laboral. Más del 80% de los autónomos opta por contribuir lo mínimo imprescindible y, por eso mismo, cobra tan poco cuando quiere retirarse. Algunos de ellos lo hacen porque prefieren guardarse el dinero extra que podrían destinar a la Seguridad Social y canalizarlo hacia el crecimiento a largo plazo de su negocio, a planes de pensiones privados o a unas inversiones que les brinden rentabilidad en sus años más vulnerables.

De todos modos, sí hay unos aspectos de las pensiones que tratan con desigualdad a los profesionales por cuenta propia, y a pesar de ellos, los autónomos siguen abriendo todos los días sus persianas. Saben que algún día llegarán a la igualdad plena y que ese momento los sorprenderá, como siempre, trabajando y esforzándose. Por eso, Orange celebra la forma en la que se enfrentan a desafíos en su iniciativa Nacidos para ser autónomos, con la que quiere solidarizarse y rendir un pequeño homenaje al espíritu especial que tiene este colectivo.

La pensión media de los autónomos aumentó un 30% en 10 años

La pensión media de los autónomos aumentó un 30% en 10 años

Un aspecto clave en la desigualdad entre los autónomos y el resto es que los primeros no pueden acceder a la jubilación parcial. Mientras los asalariados pueden compatibilizar parte de la pensión y los ingresos de un contrato a tiempo parcial antes de jubilarse, los autónomos tienen que jubilarse si quieren acceder a algo parecido. Lo más similar entre los profesionales por cuenta propia es la jubilación flexible, por la que pueden firmar un contrato como asalariados a tiempo parcial que no supere la media jornada y cobrar una parte menor de su pensión.

Los autónomos tampoco pueden acogerse a la jubilación demorada, que premia a los trabajadores por retrasar su edad de jubilación con una bonificación en su base reguladora a efectos del futuro cálculo. A cambio, pueden jubilarse, seguir trabajando y cobrar un 100% de la pensión si emplean a otra persona en su negocio. Es lo que se denomina ‘jubilación activa’, una fórmula que ha duplicado el número de autónomos mayores de 65 años en la última década. El verano pasado rebasaron las 120.000 personas.

A veces, se señala erróneamente la ausencia de jubilación forzosa o especial a los 64 años para profesionales por cuenta propia como un ejemplo más de desigualdad. Esta afirmación no es correcta ya que los autónomos son los últimos que quieren verse obligados a jubilarse, como muestran las crecientes cifras de la jubilación activa. Además, los supuestos de las jubilaciones forzosas o especiales a los 64 años exigen que la empresa se las imponga al empleado mediante un despido individual o colectivo, algo imposible para unos autónomos que ni siquiera están en nómina.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Orange Autónomos. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.