Lisa Jacobs, en su furgoneta. En Instagram tiene la cuenta vacayvans, con más de 42.000 seguidores
Lisa Jacobs, en su furgoneta. En Instagram tiene la cuenta vacayvans, con más de 42.000 seguidores - Lisa Jacobs | Solo Vanlife

VANLIFEModa o postureo: qué debes saber si estás pensando viajar en furgoneta

Una guía de Lonely Planet refleja la creciente popularidad del vanlife, a medio camino entre la estética de Instagram y un modo de vida alternativo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lonely planet, una de las más reconocidas marcas de guías de viajes del mundo, acaba de publicar «Vanlife, la guía para viajar por libre». Sus autores, Ed Barlett y Becky Ohlsen, han elaborado una guía práctica para conocer todos los aspesctos de un viaje de esas características, convertido en una forma de vida alternativa con amplia presencia en las redes sociales, sobre todo en Instagram. En su opinión, el auge actual que experimentan las furgonetas puede responder a modas sociales, económicas y culturales. Del mismo modo que el movimiento hippy y los surfistas dominaban el mercado en aquella época saltamos a día de hoy, con una generación joven que retrasa la compra de una casa y la gente de mediana edad deseosa de librarse de los trabajos monótonos. En estos tiempos Internet ha permitido obtener ingresos sin la necesidad de una oficina fija y las redes sociales han permitido a los dueños de las furgonetas interactuar entre ellos para aportar sus propias experiencias. Instagram, en efecto, está lleno de viajeros en furgoneta en busca de fotos más y más llamativas de su forma de vida. Para los críticos, en cambio, el #vanlife tiene mucho de «postureo». Sea como fuere, estos son algunos de sus consejos.

Cómo usar nuestra furgoneta

1) Para la planificación es importante tener en cuenta el tipo de viaje que vamos a emprender, sería recomendable tener un idea (aunque fuera remota) del itinerario que vamos a seguir. Algunas herramientas que nos pueden ayudar son: Google Maps, guías y mapas en papel, navegación por satélite, comunidades en línea y aplicaciones climatológicas.

2) Uno de los mayores temas de discusión es la elección entre dormir en lugares de pago habilitados para ello o en sitios al «aire libre». A día de hoy, la balanza parece haberse inclinado hacia lo segundo gracias a las fotos que podemos ver en Instagram. Sin embargo, la acampada libre es una técnica ilegal en muchas partes del mundo y debemos informarnos. La regla de oro es ser respetuso con el entorno y la gente, y dejar el sitio como lo encontraste.

3) En algún momento, tendrás que cruzar dos o tres fronteras. La primera consideración a tener en cuenta son las leyes de cada país respecto al uso de las autopistas. Ciertos países son más amables que otros. Por ejemplo, Francia tiene una amplia red de descargas y pernoctaciones gratuitas, y en Reino Unido muchos pubs permiten pernoctar en su aparcamiento si se compra algo de comer o beber.

4) Si se hace una equipaje inteligente, se puede reducir el esfuerzo al cargar o descargar. Algunos consejos: mantener el maximo de cosas almecenadas en el vehículo, reunir los artículos en bolsas o cajas para aprovechar al máximo cada viaje o colocar todo de manera estratégica para que las cosas de inmediata necesidad se puedan sacar las primeras.

5) Siguiendo con lo anterior, debemos planificar la ropa que vamos a llevar, que depende de dos cosas: la temperatura y el olor corporal: la lana merina es el complemento ideal, de uso habitual en prendas deportivas, tiene propiedades para regular la temperatura y capacidad para resistir la acumulación de bacterias que generan malos olores.

Hay que pensar en las opciones culinarias; llevarlo todo en una caja es un remedio práctico, así podemos crear una alacena semiportátil de productos esenciales (por lo general deshidratados como: pasta, arroz, avena, comida enlatada y fruta). Deber ser lo suficientemente grande para colocar botellas y latas pero también pequeña para que puedas ponerla, por ejemplo, debajo de un asiento.

Para los que no disponen de agua corriente, lo mejor sería invertir en depósitos portátiles (son reutilizables, fáciles de usar y durarán mucho tiempo si se cuidan bien)

6) Para los productos frescos necesitamos un lugar donde refrigerarlos. Una nevera portátil, perfecta para viajes de cortos y campings. Las modernas mantienen los productos frescos durante varios días. Además, muchos campings tienen congeladores comunitarios. Para climas extremos o viajes largos se necesita un frigorífico/congelador.

7) Dado que el espacio de las furgonetas es reducido, se hace necesario tener que comprar cosas sobre la marcha. Para ello, se recomienda visitar tiendas locales e independientes o, se si se diera el caso, comprarlo directamente a un agricultor (por la carretera se pueden ver tiendas ubicadas en granjas).

8) Para los viajes largos, hay que tener especial cuidado con la cuestión de la cama:

La colocación del vehículo es importante porque los factores externos afectan al sueño, lo ideal es aparcar en un sitio llano y colocar la furgoneta de manera que la cabeza quede en el punto más oscuro (otra opción puede ser comprar unas cortinas).

La temperatura es crucial a la hora de dormir; de ahí, la importancia de las capas ya que la temperatura nocturna puede ser diferente dependiendo del lugar, el plumón natural es la mejor solución para la gestión de la temperatura y los colchones de espuma viscoelástica han ido reemplazando a los colchones hinchables.

Hay que evitar la condensación, que puede generar óxido y moho. El mejor modo de combatirla es ventilando.

Po último, se recomienda tener mosquiteras y repelente de insectos para evitar pasar la noche en vela.

9) El ocio digital, como móviles, tabletas, ordenadores portátiles o consolas permiten llevar al viajero su colección de música, películas y series.

10) Hay que tener en cuenta la seguridad, lo mejor es limitar el área de visión cerrando las cortinas o comprar cierres secundarios y elementos disuasorios (como sistemas de bloqueo de volante, pedales o alarmas audibles). Es esencial contratar asistencia en carretera porque las averías son prácticamente inevitables.