HALLOWEENLas casas encantadas más visitadas del mundo

Mansiones, palacetes o simples viviendas donde los fenómenos paranormales las han hecho famosas

Actualizado:12345678910
  1. La casa de Amityville

    La casa de Amityville
    La casa de Amityville

    La casa maldita de Amityville, situada en el número 112 de Ocean Avenue (Amityville, Nueva York), guarda una triste y macabra historia. En esta vivienda de tres plantas, seis habitaciones, salones y amplio jardín con piscina y salida a un embarcadero se hizo famosa en 1974 por ser el escenario de la matanza de la familia DeFeo a manos de su hijo mayor que asesinó con un rifle mientras dormían a sus padres y cuatro hermanos.

    En diciembre de 1975, la familia Lutz decidió comprar la casa para mudarse a vivir allí, sin embargo 28 días más tarde tuvieron que abandonar la residencia a causa de los extraños sucesos que les atormentaban y les despertaban a la hora de los crímenes, llegando incluso a asegurar que una extraña presencia asustaba de noche a los niños.

    Nada de esto se ha podido comprobar e inquilinos posteriores no han descrito ningún tipo de suceso paranormal en la vivienda pero son muchos los turistas que buscan el 112 de Ocean Avenue atraídos por la reciente historia.

  2. Hacienda The Myrtles

    The Myrtles
    The Myrtles

    La hacienda The Myrtles, en St. Francisville, Louisiana, hoy convertido en hotel, es el lugar ideal para aquellos que buscan encontrarse con seres del «otro mundo». En esta casa de la época colonial se vivieron terribles crímenes y cuenta la leyenda que la propiedad está habitada por 12 espíritus, siendo las dos más activas el fantasma de una esclava llamada Cloe que envenenó a sus patrones y fue ejecutada en la propiedad en el siglo XVIII y el fantasma de William Drew Winter, antiguo propietario y también asesinado en el siglo XIX en el interior de la vivienda. Entre los supuestos fenómenos inexplicables dentro de la propiedad se cuentan olores que provienen de la nada, objetos que cambian de lugar y el piano que se toca solo.

    La casa convertida en hotel, permite disfrutar del misterio que rodea la plantación en amplias suite cuidadosamente decoradas para disfrutar del ambiente del siglo XIX.

  3. Mansión LaLaurie

    Edificio LaLaurie, en Nueva Orleans
    Edificio LaLaurie, en Nueva Orleans

    La historia del edificio LaLaurie, en el centro de Nueva Orleans, se remonta a mediados del siglo XVIII. Su propietaria, Marie Delphine, una mujer con una aparente doble vida se hizo famosa por torturar y asesinar a los esclavos que tenía en su mansión.

    Lalaurie, que mantenía una importante posición en los círculos sociales de su ciudad natal, descubrió su doble cara cuando el 10 de abril de 1834 los bomberos acudieron a la vivienda alertados para sofocar las llamas de la mansión de Royal Street descubrieron varios esclavos encadenados dentro de la casa que mostraban evidencias de haber sido torturados en el tiempo. La casa de LaLaurie fue saqueada por una multitud de ciudadanos enfurecidos, y se cree que ella escapó hacia París, en donde se especula que pasó el resto de sus días.

    La vivienda estuvo en ruinas hasta mediados del siglo XVIII, cuando fue restaurada y utilizada décadas después como escuela, conservatorio de música, refugio de delincuentes juveniles pasando por un bar, una tienda de muebles y un edificio de departamentos de lujo.

    Hoy en día este emblemático edificio de Nueva Orleans sigue atrayendo las miradas de los curiosos conocedores de esta triste historia.

  4. La Torre del Fantasma en Buenos Aires

    En el barrio de la Boca, Buenos Aires, un edificio destaca sobre el resto. Su torre, cual palacete en medio de un barrio donde el fútbol es el rey, hace presagiar una historia cuanto menos intrigante y nadie se le escapa el halo de misterio.

    El último piso del edificio estuvo habitado por Clementina, una pintora de estilo clásico que armó su estudio en el piso superior de su departamento, es decir en la torre sobresaliente de la casa. Era una mujer hermosa, de larga cabellera, alegre y muy querida por el barrio.

    Cuenta la historia que, la pintora feliz con su nueva colección, invitó a una periodista, de nombre Eleonora, a visitar su taller. Ésta fotografió los cuadros para acompañar el escrito y abandonó el edificio. Los extraños sucesos ocurrieron días después de que la periodista fotografiase los cuadros. Ruidos, gritos y carreras se escuchaban en el edificio hasta que un día el cuerpo de Clementina cayó hasta el asfalto perdiendo la vida. Eleonora, sorprendida por la trágica muerte de una mujer con tantas ganas de vivir, corrió a revelar las fotos de los cuadros contemplando, asombrada, las figuras de unos gnomos en la pintura principal de la colección.

    Sin dar crédito a lo que veía buscó a su antigua propietaria que vivía recluida en una casa de campo y quien desveló el secreto de su huida de la casa. Unos duentes habitaban en la torre y aunque al principio era amigables más tarde se convirtieron en agresivos y peligrosos.

    Hoy en día los nuevos inquilinos afirman que desaparecen objetos y se escuchar pasos en la torre aunque nunca nadie ha vuelto a hablar de la presencia de duendes.

  5. Mansión Rose Hall

    Mansión de Rose Hall
    Mansión de Rose Hall

    La mansión de Rose Hall es en la actualidad una de las joyas arquitectónicas de Montego Bay, Jamaica, y año tras año son cientos los visitantes que recorren sus pasillos, escaleras y habitaciones atraídos por la historia de Annie Palmer, La Bruja Blanca, una mujer que, según la historia local, mataba y sacrificaba a todo aquel con le causara algún problema o molestia tanto es así que asesinó a sus tres maridos haciendo desaparecer sus cuerpos por pasadizos secretos. Atormentaba a los esclavos y hacía vudú a sus vecinos.

    Cuando el Parlamento británico abolió la esclavitud una multitud entró en Rose Hall y acabaron con la vida de Annie Palmer pasando a formar parte de la historia local e inspirando literatura para todos los gustos.

    Rose Hall fue restaurado en la década de 1960, con pisos de caoba, ventanas y puertas interiores, paneles y techos de madera. Está decorada con papel pintado de seda impresa con las palmas y los pájaros, adornadas con candelabros y amueblada con antigüedades en su mayoría europeos.

  6. Loftus Hall

    Loftus Hall, Irlanda
    Loftus Hall, Irlanda

    La historia de Loftus Hall, en el Condado de Wexford, Irlanda, se remonta a 1.350 cuando la familia Redmond construyó la casa en época de la Peste Negra. Cuenta la leyenda que un caballero llamó a la puerta tras naufragar su barco en la Península de Hook, cerca de la mansión. Acogido por la familia esa noche jugaba a las cartas con Anna Tottenham, la hija del propietario, cuando la joven, atónita, contempló que en lugar de pie tenía pie de caballo. En ese momento el caballero se esfumó por el techo de la estancia dejando un gran agujero en el mismo. Desde ese momento, comenta la leyenda que la joven Anna quedó paralizada muriendo poco después en la misma vivienda.

    Hoy en día, Loftus Hall, nada tiene que ver la con vivienda original que fue derruida y vuelta a levantar más de un siglo después de los acontecimientos descritos pasando a distintos propietarios que ya fuera por sugestión o realidad decían notar la presencia de una mujer joven caminando por la vivienda.

    En 1917 Loftus Hall fue comprada por las Hermanas de la Providencia y se convirtió en un convento y una escuela para niñas y en 1983, fue adquirida por Michael Deveraux que reabrió como «Loftus Hall Hotel» pero cerró sus puertas a principios de 1990.

    Hoy en día, los actuales propietarios ofrece visitas guiadas para aquellos atrevidos que quieran hacer volar su imaginación. Muchos de ellos afirman sentir la presencia de la joven Anna, ¿sugestión o realidad?

  7. Palacio de Linares en Madrid

    Frente a la plaza madrileña de Cibeles se levanta el Palacio de Linares, hoy en día Casa de América, uno de los edificios que más han atraído a historiadores, cronistas y curiosos. Sicofonías, misteriosas imágenes y decenas de historias hablan sobre una niña que se pasea por pasillos, escaleras y salones en busca de su madre.

    En « Las rutas del misterio en el Madrid Oculto», Alberto Granados narra la aterradora historia tal y como debió de suceder en abril de 1990 cuando se llevaban a cabo las obras de remodelación para convertirlo en la sede de la Casa de América. El autor entrelaza la historia de lo vivido durante las obras de 1990 con la narración de la leyenda de los primeros habitantes del palacio construido a finales del siglo XIX por el marqués de Linares y habitado por un próspero empresario, Mateo de Murga y su hijo José.

    Cuenta la historia que José enamorado de la hija de una vendedora de tabaco quiso casarse con ella. Tras la negativa del padre esperó a que este muriera para llevar a acabo el enlace. Tiempo después descubrió, a través de una carta que había dejado escrita Mateo de Murga que esta joven era su hija ilegítima. El joven, enloquecido repudió a su mujer y asesinó a su pequeña ocultándola en un cofre tras una pared. Dicen que el espíritu de la pequeña Raimunda deambula por la casa buscando a su madre «¡Mi madre, ¿Donde está mi madre!».

  8. Boleskine House

    P. Stevenson /Flickr

    En Escocia, a orillas del lago Ness, se levanta Boleskine House, una de las casas top de los aficionados a lo paranormal. Esta mansión de la localidad de Foyers fue construida en el siglo XVIII por Archibald Fraser como pabellón de caza sobre una antigua iglesia que, según la historia local, fue quemada con sus feligreses en el interior.

    La belleza del lugar, lo apartado de su ubicación y la truculenta historia sobre la que se levantaba atrajeron a finales del siglo XIX a Aleister Crowley, conocido mago negro, que llevó a cabo sus rituales a lo largo de los tres años en los que la habitó dejando tras de sí la locura del servicio y el alcoholismo de su propia esposa.

    En pocos años Boleskine House pasó de un propietario a otro deshaciéndose de ella uno tras otro. Uno de sus últimos inquilinos fue el famoso guitarrista de Led Zeppelin Jimmy Page, obsesionado con la figura del mago negro.

    Hoy en día la propiedad sigue en manos privadas y es uno de los lugares más misteriosos de Escocia donde -dicen las malas lenguas- año tras año se reunen las fuerzas del mal para invocar extraños rituales.

  9. La casa del pecado mortal en Gran Vía

    A principios del siglo XX en lo que hoy es la Gran Vía de Madrid se levantaba un convento y hospital que acogía a mujeres, generalmente prostitutas, que acudían embarazadas. Saldrían de allí meses después sin saber qué había sido del hijo que habían llevado en su vientre. Las historias pronto comenzaron a circular por las calles de Madrid. Se hablaba de fetos emparedados y pasadizos secretos.

    De forma paralela a lo que sucedía en el convento cuenta la leyenda que de estas dependencias salía por la noche la «Ronda del Pecado Mortal», una procesión de encapuchados que intimidaba y asustaba a los «pecadores» de la capital.

    Hoy en día mucho han cambiado las cosas y una gran reforma en la Gran Vía acabó con los edificios y calles tal y como estaban en 1900. El antiguo convento de la calle Arenal fue demolido y se levantó uno nuevo conocido como el de las «Arrecogidas» en la calle Hortaleza que fue reformado en numerosos ocasiones y tuvo varios cambios de congregaciones hasta ser abandonado en 1974. No sería hasta 1987 cuando fue adquirido por UGT

  10. El Palazzo Dario

    Palazzo Dario
    Palazzo Dario

    El Palazzo Dario, es uno de los más bellos edificios del Gran Canal de Venecia en la desembocadura del Rio delle Torreselle. Aunque en este palacio construido en estilo gótico veneciano y restaurado con elementos bizantinos y renacentistas no hay una leyenda de fantasmas o seres mitológicos lo cierto que es todos los inquilinos que la han habitado han muerto en circunstancias de todo menos naturales.

    Su hermosa fachada de mármol policromado, inmortalizada por el mismo Monet, esconde historias de crisis financieras y muertes violentas. Su construcción fue encargada por el secretario del Senado de la República de Venecia, Giovanni Darío al arquitecto Pietro Lombardo, al parecer sobre los terrenos que ocupaba un antiguo cementerio templario.

    Se cuenta que la primera víctima de la «maldición de la casa» fue Marietta, hija del constructor, Giovanni Darío. Marieta murió en el año 1515, agobiada por las deudas y en la pobreza más absoluta, tras la muerte de su esposo Vincenzo Barbaro, que se suicidó apuñalándose.

    Tras su muerte la casa pasó a manos de la familia Barbaro, que perdió a uno de sus herederos asesinado. El siguiente en la lista, el marqués Arbit Abdoll en 1806, perdió toda su fortuna en diamantes poco después de comprar la casa y murió en la mas absoluta miseria. Así uno tras uno de los compradores han ido muriendo tras perder su fortuna.

    Hoy en día la casa, una de las más fotografiadas del Gran Canal, es propiedad privada y aunque no está abierto al público, un acuerdo entre el propietario actual y el museo de arte de Venecia, Peggy Guggenheim Collection, se hacen exposiciones de arte en ocasiones especiales.