Diez planes baratos para desconectar en el puente de agosto

Excursiones por el campo, escapadas a piscinas naturales o vistas a parques históricos son algunas de las opciones

Actualizado:

Los hay que este verano no puedan disfrutar de unas largas vacaciones por falta de dinero o días libres pero siempre es posible realizar planes de un día entretenidos y baratos. Excursiones por el campo, escapadas a piscinas naturales o visitas a parques históricos son solo algunas de las opciones para desconectar de la rutina sin gastar mucho dinero.

La Ciudad Encantada de Cuenca

La Ciudad Encantada es un paraje natural español de formaciones rocosas calcáreas o calizas formadas a lo largo de miles de años. Se localiza cerca de Valdecabras, en el término municipal de Cuenca (España), en una amplia zona de pinares de la parte meridional de la serranía conquense y a una altitud de 1.500 metros. Está ubicada en una finca privada a la cual se puede acceder previo pago de 5 euros.

Fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929. La acción del agua, el viento y el hielo ha hecho posible este fenómeno kárstico. La heterogeneidad de las rocas en cuanto a su morfología, composición química y grado de dureza es lo que ha permitido el desgaste desigual de las mismas por los elementos atmosféricos, dando como resultado una muestra sorprendente de arte pintoresco proveniente de la misma naturaleza. A las caprichosas y espectaculares formaciones existentes hay que sumar lapiaces, torcas y sumideros. Tarifa general 5 euros.

En mountain bike por Peguerinos

En un entorno que parece sacado de un cuento de hadas, la localidad abulense de Peguerinos se encuentra muy cerca de la frontera invisible con la Comunidad de Madrid. Aunque por la zona discurren infinitas rutas perfectas para todo tipo de aventureros, existe una ruta circular que parte desde Peguerinos y tiene como punto final la Cueva Valiente, a 1.903 metros de altitud. A lo largo del camino, se puede disfrutar de embalses, arroyos y bosques de pino silvestre. Además, en la zona, también se encuentran, perfectamente conservados, restos de fuertes de la Guerra Civil, que actualmente, se utilizan como refugios de montaña. Una vez en la cima, uno puede comprobar que el ascenso ha merecido la pena solo por poder contemplar la impresionante panorámica que ofrece Cueva Valiente desde Peñalara hasta Gredos.

El Cañón del río Lobos

El Cañón del río Lobos es un magnífico refugio natural que arranca en la provincia de Burgos atravesando el término de Hontoria del Pinar y se extiende por Soria a lo largo de 9.580 hectáreas de superficie. La espectacularidad del relieve convierte al Cañón del Río Lobos, de más de 20 kilómetros de longitud, en uno de los paisajes más bellos de España, que logró convertirse en uno de los primeras zonas protegidas de Castilla y León.

Ejemplo de incisión fluvial y modelo kársitco, conforma un ecosistema de gran interés. La riqueza natural es otro de sus valores y atractivos. Pasear por estas tierras permite contemplar desde las sabinas albares, los pinos laricios, el tomillo y el espliego de la llanura a las rompepiedras y dragoneras de las zonas de roca, pasando por la vegetación de ribera y los nenúfares y menta de aguas. Águila real, azol, milano, lechuza, martín pescador, víboras, ranas o buitres leonados han elegido este hábitat, cuna de gatos monteses, jabalíes, tejones y nutrias.

Por si los atractivos naturales fueran pocos, el espacio del Parque Natural atesora también un valioso conjunto de restos artísticos, pueblos y villas con un recio sabor tradicional como la ermita de San Bartolomé, Ucero, San Leonardo y El Burgo de Osma.

Museo de las Minas de Bellmunt del Priorat

Museo de las Minas de Bellmunt del Priorat, situado en el antiguo complejo industrial de la Mina Eugenia, es un centro de interpretación de la minería del plomo en la comarca. La Mina Eugenia fue el núcleo más importante de las explotaciones mineras de la cuenca del Priorat por sus dimensiones –unos 14 kilómetros de galerías subterráneas hasta 620 metros de profundidad- y por su rendimiento extractivo. Del mineral objeto de la explotación, la galena, se obtenía el plomo y se exportaba en lingotes.

La Mina Eugenia cuenta con un total de 20 plantas subterráneas. La visita guiada nos permite recorrer unos 700 metros de la primera planta a 35 metros de profundidad. Precio entrada general (museo+visita guiada): 8 euros

Prádena, el secreto escondido de Segovia

A las faldas de Somosierra, en la provincia de Segovia y escondido entre vegetación de acebos, robles, sabinas y retamas se encuentra la pequeña localidad de Prádena, una villa de apenas 600 habitantes que oculta bajo tierra una de las cuevas más impresionantes de la península, además de uno de los acebales más importantes de España y un pueblo con un encanto especial donde sus callejuelas invitan al paseo despreocupado sin rumbo fijo en busca de paz y tranquilidad.

La historia de Prádena se remonta hasta el neolítico, tal y como atestiguan los restos encontrados en la Cueva de los Enebralejos. Estas tierras segovianas fueron habitadas en época romana y visigoda según los vestigios hallados, como restos de la vía empedrada de la calzadilla y algunas monedas y trozos de cerámica.

La Cueva de los Enebralejos, a un kilómetro del pueblo de Prádena de la Sierra, es la más importante de las conocidas en la provincia de Segovia. Desde su entrada, la cueva presenta la belleza de sus salas y galerías, adornadas con un espléndido conjunto de concreciones calcáreas: estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas y banderas se suceden a medida que nos internamos en ella.

El Capricho, un parque con historia

El Parque de El Capricho, situado en el barrio de la Alameda de Osuna, Madrid, fue mandado construir por la condesa-duquesa de Benavente entre 1787 y 1839 y es el único jardín del Romanticismo existente en la capital. Considerado uno de los parques más bellos de la ciudad tiene una superficie de 14 hectáreas con rincones de cuento como el estanque, la plaza de los Emperadores, la fuente de los Delfines y de las Ranas, la «casa de la vieja», el fortín, la ermita, o el «abejero». El palacete, obra de Antonio y Martín López Aguado, albergó en su día numerosos cuadros de Goya.

Tras décadas de relativo abandono, en 1974 fue comprado por el Ayuntamiento de Madrid, y en 1985 fue declarado Bien de Interés Cultural. Solo abre los fines de semana y festivos. Su entrada, que es gratuita, está controlada con tornos que limitan el aforo a 1.000 personas. Paseo Alameda de Osuna, 25

Pantano de San Juan

El pantano de San Juan fue construido en 1955 para abastecer de agua y electricidad al suroeste de la Comunidad de Madrid. Situado en los términos municipales de San Martín de Valdeiglesias, El Tiemblo, Cebreros y Pelayos de la Presa, está formado por el río Alberche, afluente del Tajo. Hoy, es el único de esta Comunidad en el que están permitidos el baño y las actividades acuáticas a motor. Las zonas más visitadas son el Cerro de San Esteban (orilla derecha del pantano) y la lancha de San Yelmo (orilla izquierda), mientras que las mejores zonas para el recreo son la «Virgen de la Nueva», y «El Muro», que cuentan con chiringuitos y empresas de alquiler de embarcaciones.

Bañarse en unas piscinas naturales

En el valle del Alto Lozoya frente al monasterio de El Paular se encuentran las piscinas naturales de Las Presillas, tres piscinas naturales de Rascafría. La zona cuenta con praderas verdes acondicionadas para el público. El baño en el cauce del río Lozoya está acompañada del paisaje del Pico Peñalara y está abierto gratuitamente entre las diez de la mañana y las nueve de la noche.

Para llegar a Rascafría hay que tomar la A-1 hasta Lozoyuela, en la salida 69, para desviarse por la M-604 hacia el monasterio de El Paular. Otra alternativa es subiendo hasta el puerto de Cotos desde Navacerrada y bajando hasta Rascafría. La entrada es gratuita pero el aparcamiento es de pago (9 euros).

Un día en Patones

A 62 kilómetros al nordeste de Madrid se esconde Patones, un lugar que parece anclado en el tiempo y conservado para ser disfrutado como una reliquia de otro tiempo. Conocido por la leyenda de estar oculto y no ser vistos por el ejército francés durante la invasión napoleónica ha sido escenario de varias series de cine y televisión y cuenta con coquetas casas rurales y una gastronomía exquisita.

San Lorenzo de El Escorial

Dentro de la sierra del Guadarrama se encuentra San Lorenzo de El Escorial con su monasterio como eje central. Este impresionante monumento, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, fue mandado construir por Felipe II en el siglo XVI. La Basílica, el Panteón Real y su biblioteca son visitadas cada año por miles de personas. Pero no está completa la visita sin recorrer sus calles, su paisaje natural y su amplia oferta gastronómica, cultural y de ocio. Merece la pena hacer noche en este Real Sitio de animada vida nocturna.