El ibón de Plan, un lago glaciar de alta montaña del Pirineo Aragonés
El ibón de Plan, un lago glaciar de alta montaña del Pirineo Aragonés

Diez de los lagos más bellos y espectaculares de España

Lagunas y embalses perfectos para descansar, hacer deporte, recorrerlos en barco o darse un baño

Actualizado:

La geografía española es tan rica y variada que en un mismo día se puede disfrutar de paisajes de playa, montaña, extensas praderas o lagos con encanto. Con la llegada del buen tiempo las escapadas a la naturaleza se hacen casi indispensables, por eso Holidayguru ha recopilado un listado de lagos, lagunas y embalses en España perfectos para conectar con la naturaleza en un día de descanso, deporte y diversión.

12345678910
  1. Embalse de Los Barrios de Luna

    El embalse de los Barrios de Luna, situado en la provincia de León, fue construido en 1956 y, hoy en día, es una opción perfecta para los ciudadanos del norte de España. Con un clima que, en verano, es de lo más agradable, con el sol casi cien por cien asegurado, permite la realización de diferentes actividades, como la caza, deportes acuáticos, pesca, senderismo y, por supuesto, el baño. Si te gustan las escapadas rurales, es una opción perfecta para acercarse con el coche y pasar una jornada al aire libre.

  2. Lagunas de La Mata y Torrevieja

    Laguna salada del Parque Natural de La Mata
    Laguna salada del Parque Natural de La Mata

    El Parque Natural de las Lagunas de la Mata y Torrevieja, situado en la provincia de Alicante y declarado como tal en 1996, es otra maravilla natural que no puedes dejar pasar si quieres conocer joyas más allá de las de la nuestra costa. Cuenta con dos lagunas, y una de ellas, la de Torrevieja, presenta un color rosa que en pocos lugares del mundo se puede apreciar, debido a la presencia de una microalga, la Dunaliella salina.

  3. Lago de Sanabria

    Viajeros embarcan en el barco que recorre el Lago de Sanabria
    Viajeros embarcan en el barco que recorre el Lago de Sanabria - EL NORTE DE CASTILLA

    Destino vacacional rural muy deseado, el lago de Sanabria es uno de los destinos favoritos de leoneses y zamoranos. Es el lago glaciar más grande de la Península Ibérica contando con 369 hectáreas. Este lago es perfecto para escapar de las atestadas playas, y perfecto para sentirse como en una, ya que cuenta con varias playas de arena y piedra, así como zonas de bosque donde disfrutar de una agradable sombra. Está rodeado de campings, así que para los peques de la casa es un acierto asegurado.

  4. Lago de Bañolas

    Gerona no sólo tiene la costa para disfrutar de unos días de vacaciones. Si te gusta el plan de playa, pero también te parece muy buena idea encontrar un día para cambiar de aires, nada como apuntarse a hacer una visita al Estany de Banyoles. El Lago de Bañolas es el más grande de Cataluña. Ocupa 107 hectáreas y un muy buen plan es descubrirlo a pie, con un recorrido de algo menos de 7 kilómetros. Se tarda una hora y media en pasearlo, y las vistas son impresionantes desde diferentes puntos en los que se puede parar a descansar, comer o, simplemente, disfrutar.

  5. Lagos de Covadonga

    Lago Enol
    Lago Enol

    Los Lagos de Covadonga se encuentran en Asturias, en el Parque Nacional de Los Picos de Europa, que se extiende por el Principado de Asturias, Cantabria y León. Situados muy cerca de Cangas de Onís, en los Lagos de Covadonga podrás disfrutar de una jornada de senderismo y aire puro. Encontrarás el lago Enol y el lago Ercina, a los que es recomendable subir en coche. Entre uno y otro hay dos kilómetros de distancia, una ruta perfecta para hacer a pie.

  6. Ibón de Plan

    El Pirineo Aragonés es uno de los lugares naturales por excelencia de nuestra península, y está repleto de lagos glaciares. Sobre todo, en los pirineos centrales, donde se encuentra, entre otros muchos, el Ibón de Plan. Para realizar una visita a este ibón hay que tener ganas de caminar y calzarse unas buenas zapatillas de deporte o de montaña, ya que el recorrido puede llevar unas 3 horas.

  7. Gorg Blau

    Este embalse artificial del interior de Mallorca, que abastece de agua a la ciudad de Palma, fue construido en 1978. Si cuentas con varios días en la isla y tienes un coche para desplazarte fácilmente, te recomiendo una visita para dejar de lado por un rato las calas más turísticas. Se encuentra cerca de Puerto de Sóller, por lo que incluso puedes combinarlo con una jornada de playa tras la visita.

  8. Tablas de Daimiel

    Este humedal, declarado Parque Nacional en 1973, es un ecosistema de lo más peculiar. En él se produce el desbordamiento de los ríos Guadiana y Cigüela, y en esa llanura de inundación aparece como resultado las Tablas de Daimiel. Para visitar el parque puedes ir a tu aire y de manera gratuita o con visitas guiadas. Si escoges las rutas libres de senderismo, hay itinerarios de diferente duración y dificultad que te recomiendo para hacer en solitario, con amigos e incluso con niños.

  9. Laguna Negra

    En el norte de la provincia de Soria es donde se encuentra el Parque Natural de la Laguna Negra y los ciclos Glaciares de Urbión. En él, uno de los mayores reclamos es la Laguna Negra, de origen glaciar y rodeada de vegetación, principalmente hayas y pinos. Desde allí, son varias las rutas de turismo que se pueden hacer, como por ejemplo una visita a la cascada que hay junto a ella. En verano es el momento perfecto para visitarla, y una opción apropiada si buscas una escapada rural tranquila.

  10. Laguna Fuente de Piedra

    Si algo hace que esta laguna, la más grande de Andalucía, sea especial, son los flamencos rosas. Cuenta con una extensión de 1.486 hectáreas y su colonia de flamencos es la mayor de la Península Ibérica y la segunda más importante de Europa. En la reserva natural encontraréis diferentes senderos, observatorios y miradores desde donde poder apreciar la laguna y su importante fauna y flora.