Castillo de Neuschwanstein (Alemania)
Castillo de Neuschwanstein (Alemania)

Los 10 castillos más espectaculares de Europa

Con los tours guiados de Civitatis podrás descubrir de primera mano la historias de estas espectaculares construcciones

Publirreportaje
Actualizado:

Pocas construcciones generan más fascinación entre los viajeros que los castillos. Su impresionante arquitectura, diseñada para perdurar a lo largo de los siglos, así como las espeluznantes historias vividas entre sus muros son algunas de las explicaciones para la gran admiración que despiertan las fortificaciones del medievo.

Afortunadamente, no es necesario viajar al pasado como Marty McFly o Ash Williams para conocer alguna de estas impresionantes fortalezas medievales, ¡basta con recorrer el Viejo Continente! A continuación, podéis encontrar un listado con los 10 castillos más espectaculares de Europa que podéis descubrir de la mano de Civitatis.

Castillo de Neuschwanstein (Alemania)

Probablemente su silueta te evoque a las películas de Disney, ¡y no es para menos! El Castillo de Neuschwanstein inspiró a Walt Disney para recrear el castillo de la Bella Durmiente, y ha fascinado a millones de viajeros desde que fuera construido a finales del siglo XIX como un capricho de Luis II de Baviera, el Rey Loco (¡que nada tiene que ver con Aerys Targaryen, de Juego de Tronos!).

De hecho, la excursión al castillo de Neuschwanstein es la más popular de entre todos aquellos que visitan Múnich, ya que esta fortaleza en mitad de Baviera es el castillo más espectacular de Europa. ¡Te robará el corazón!

Castillo de Praga (República Checa)

Es posible que el Castillo de Praga se aleje un poco de la idea tradicional de castillo medieval, ¡pero a quién le importa! Se trata del complejo palaciego más grande del mundo con una superficie de casi 70000 m², y en su interior se encuentran algunos de los lugares más emblemáticos de la capital checa: la Catedral de San Vito, el Palacio Real de Praga o el Callejón del Oro. Con Civitatis podrás conocer la historia del castillo, que se remonta al siglo IX d.C, y descubrir las leyendas que encierran sus muros… ¡Si te atreves!

Castillo de Bran
Castillo de Bran

Castillo de Bran (Rumanía)

Si el Castillo de Neuschwanstein ayudó a Walt Disney a ambientar el cuento de la Bella Durmiente, el Castillo de Bran sirvió como inspiración a Bram Stoker para una historia mucho más siniestra… ¡La novela de Drácula! Además de las inevitables (¡e inquietantes!) leyendas que rodean a esta fortaleza ubicada entre las antiguas fronteras de Valaquia y Transilvania, el Castillo de Bran se consagra como la atracción más popular de Rumanía por su fascinante arquitectura y su entorno natural.

Además, si eres de los que no temen a nada ni a nadie, Civitatis te ofrece la posibilidad de divertirte con una fiesta de Halloween en el Castillo de Drácula donde lo pasarás… ¡De miedo! Eso sí, ¡cuidado con confundir el ponche con la sangre!

Castillo de Windsor (Inglaterra)

Pocos países cuentan con una historia más interesante y amplia que el Reino Unido, y el Castillo de Windsor es uno de los mejores lugares de la isla para conocerla. Esta descomunal fortaleza ha estado habitada por la realeza británica desde los tiempos de Enrique I de Inglaterra, allá por el siglo XII, y en ella pueden visitarse las sepulturas de personajes históricos tan relevantes como Enrique VIII o la Reina Madre.

Castillo de Chambord (Francia)
Castillo de Chambord (Francia)

Castillo de Chambord (Francia)

El Castillo Real de Chambord, construido en el siglo XVI, es el más grande de todo el valle del Loira y uno de los más famosos de todo el mundo por ser un ejemplo perfecto del Renacimiento francés.

Con la excursión a los Castillos del Loira de Civitatis podrás visitar el Castillo de Chambord y también el de Chenonceau. Ambos rivalizan por ver cuál es el más impresionante de la región, y es realmente complicado escoger uno… ¡Tendrás que ir a Francia para comprobarlo por ti mismo!

Castillo de Edimburgo (Escocia)

El Castillo de Edimburgo se ubica sobre un enorme peñasco de origen volcánico, y desde su construcción en el siglo XII d.C, ha dominado la capital de Escocia y su horizonte. Una visita guiada por el Castillo de Edimburgo es imprescindible para conocer la historia de la ciudad y admirar algunos de sus tesoros más destacados, como la Capilla de Santa Margarita, el cañón Mons Meg o los Honores de Escocia.

Alcázar de Segovia (España)

Aunque España cuenta con decenas de castillos medievales repartidos por todo su territorio, es difícil nombrar uno más espectacular que el Alcázar de Segovia. Desde su levantamiento en el siglo XII d.C ha tenido diversas funciones: fortaleza, palacio real, prisión de estado, Real Colegio de Artillería y Archivo Histórico Militar.

Hoy en día, junto al Acueducto, el Alcázar es una de las visitas imprescindibles en Segovia por su importancia histórica, arquitectónica y artística. ¡No te lo pierdas!

Castillo de Buda (Hungría)

Tal y como sucede con el Castillo de Praga, el Castillo de Buda no se asemeja a la imagen típica de un castillo medieval fortificado. Sin embargo, su origen sí se remonta a la Edad Media, y desde entonces ha sido uno de los lugares más emblemáticos de Budapest, ya que la familia real húngara ha residido entre sus muros durante siglos.

Además, en las inmediaciones del Castillo de Buda se encuentran los mejores miradores de Budapest, que ofrecen una de las vistas panorámicas más bonitas de Europa del Este. ¿Necesitas más razones para visitarlo?

Castillo de Frederiksborg (Dinamarca)

Con la excursión al Castillo de Frederiksborg de Civitatis podrás admirar no solo una de las atracciones más populares de Dinamarca, sino el castillo más grande de toda Escandinavia. Su arquitectura y sus preciosos jardines le han valido el sobrenombre de «Versalles danés», que en este caso queda justificado a la perfección. Si el clima te acompaña y el sol hace acto de presencia en tu visita al Castillo de Frederiksborg, no te quepa ninguna duda que esta será uno de los momentos más memorables del viaje.

Castillo de Clos Lucé (Francia)

Si bien es cierto que no es el más grande o impresionante de la lista, el hecho de que Leonardo da Vinci pasase entre sus muros sus últimos días bien vale la entrada al Castillo de Clos Lucé. Esta mansión sirvió durante años como residencia de recreo de los reyes de Francia, pero ha pasado a la historia por los tres años que vivió en ella Leonardo da Vinci, entre 1516 y 1519.

Actualmente es posible visitar su interior, que se ha convertido en todo un homenaje a la vida del genio florentino y su obra. ¿Tú también crees que da Vinci era un adelantado a su tiempo?