Los lugares abandonados más fantasmales del mundo

Los lugares abandonados más fantasmales del mundo

Ciudades, pueblos o edificios «fantasma» fuera de los mapas

Actualizado:

Ciudades, pueblos o edificios «fantasma» fuera de los mapas

12345678910
  1. Kayakoy, Fethiye (Turquía)

    Países como Noruega, Japón o EE.UU. reciben cada año miles de turistas que buscan en sus guías de viajes los lugares más visitados pero pocos de esos turistas se atreven a salirse del manual y visitar lugares fantasma donde el abandono y el silencio sobrecogen. La web de viajes TripAdvisor hace un recorrido por diez de estos lugares donde la vida y el bullicio de otros tiempos dejaron paso a la nostalgia del silencio.

    Kayakoy, Fethiye, Turquía

    KayaKoy, también conocida como Livissi, es un pueblo fantasma ubicado a 8 kilómetros de Fethiye en el suroeste de Turquía, hoy en día reconvertido como pueblo-museo. Aglutina cientos de ruinas de casas e iglesias con arquitectura griega. Su población pasó de 2.000 personas en 1900 a casi 6.000 antes de ser abandonado durante la guerra Greco-Turca entre 1919 y 1922.

    La ciudad se conserva como un museo con cientos de casas abandonadas de estilo griego e iglesias que cubren una pequeña montaña y sirven como un lugar de paso para los turistas. En los últimos años, debido al aumento del turismo y de los vendedores ambulantes que ofrecen sus productos hechos a mano, algunas casas han sido restauradas.

  2. Bodie State Historic Park, California (EE.UU.)

    La localidad de Bodie Hills, en la cordillera de Sierra Nevada en Mono County, California, reconocida como Monumento Histórico Nacional en 1961, es un pueblo fantasma que a finales de 1870 alcanzó los 10.000 habitantes atraídos por sus minas de oro.

    La ciudad contaba con restaurantes, salones, iglesias, bancos, burdeles, una sala de ópera y una escuela, además de una empresa de ferrocarriles. Su declive comenzó en 1882, con la bancarrota de las compañías mineras. Tras sufrir varios graves incendios en la década de los 90 y 1932, la ciudad fue finalmente abandonada poco después de la Segunda Guerra mundial.

  3. Isla Hashima, Nagasaki (Japón)

    La isla Hashima, también llamada Gunkanjima, es una pequeña isla de Japón y una de las 505 islas deshabitadas de la prefectura de Nagasaki. Estuvo habitada entre 1887 y 1974 por los trabajadores de la mina de carbón y sus familias. En 1890 Mitsubishi compró la isla y la habilitó para explotarla, lo que en efecto hizo durante casi cien años, hasta 1974, año en que fue cerrada debido a la disminución de consumo de carbón en beneficio del petróleo.

    En 1959, la isla, de un poco más de un kilómetro cuadrado, llegó a alcanzar una de las mayores densidades de población registradas en el mundo.

    Tras quedar abandonada, sus edificios han sido expuestos al embate del clima y la salinidad del mar y se han deteriorado con rapidez. Actualmente se monitorizan los efectos del deterioro de los edificios de hormigón. Desde el 22 de abril de 2009 una pequeña parte de la isla está abierta al público para realizar visitas turísticas.

    Un viajero de TripAdvisor asegura, tras visitar la isla, que «lo que antes estaba lleno de vida, industria y edificios modernos está ahora abandonado, unas ruinas silenciosas, legado de lo que fue antaño».

  4. Ciudad de Kolmanskop (Namibia)

    Kolmanskop, ahora un pueblo fantasma abandonado, fue una pequeña ciudad minera alemana abandonada entre los años 1908 y 1910 a pocos kilómetros de la ciudad costera de Lüderitz, en Namibia.

    Durante la Primera Guerra Mundial se extrajeron unos 1.000 kg de diamantes, pero inmediatamente después de la guerra, esta cantidad descendió notablemente, y se encontraron diamantes mucho mayores y en abundancia a doscientos km, en la localidad de Oranjemunden la cercanías del río Orange, en la actual frontera con Sudáfrica. En 1954 la ciudad fue abandonada, dejando atrás casas, escuelas y un hospital, que poco a poco están siendo tragados por las invasoras arenas del desierto.

  5. Humberstone Saltpeter, Iquique (Chile)

    La oficina salitrera de Santiago Humberstone, junto con la de Santa Laura, están consideradas Patrimonio de la Humanidad. Humberstone y en su momento álgido, alcanzó casi 4500 habitantes que vivían de la extracción de salitre.

    Con la Gran Depresión en 1929 la empresa llega prácticamente a la quiebra pero fue rescatada por la Compañía Salitrera de Tarapacá y Antofagasta en 1934.

    Con el pasar de los años, la era dorada de Humberstone y del grupo de oficinas que componían el Grupo Nebraska, se comienza a apagar llegando a una aguda crisis hasta su desaparición en 1958 y el abandono de ambas oficinas en 1960.

    En 2001, Humberstone fue remodelada cuando sirvió como set de rodaje de la telenovela chilena Pampa Ilusión.

    Los usuarios de Triapvisor destacan como lo mejor «el teatro y la cantina que aún conserva las cosas de las últimas personas que allí trabajaron».

  6. Pyramiden, Spitsbergen (Noruega)

    Pyramiden fue un asentamiento minero de carbón que los rusos adquirieron a Suecia a principios del siglo XX y que fue abandonado en los 90. La compañía rusa Arktikugol cerró la mina de carbón y dejó Pyramiden en 1998.

    Desde 2007 el pueblo de Pyramiden está habitado por una quincena de personas, ya que si un país abandona sus tierras en Svalbard durante más de 10 años estas volverían al gobierno noruego.

    Los usuarios de TripAdvisor dicen de este lugar que «te deja con una sensación extraña. Parecía como si la gente se hubiese marchado hace 20 años con vistas a volver en cualquier momento».

  7. Poggioreale, Sicilia (Italia)

    Este pequeño pueblo fue abandonado tras el gran terremoto del Valle del Belice en 1968, que acabó con las vidas de 400 personas y obligó a su restante población a desplazarse a un área más segura a varios kilómetros.

    Este pueblo fantasma fue fundada en el siglo XVII por un marqués para acoger a las personas que trabajaban en sus tierras. Hoy en día tras el terremoto apenas quedan una centena de casas, la mayoría en ruinas. Aún se pueden distinguir la biblioteca, la escuela, la iglesia, una panadería y una hermosa plaza.

  8. Parque Estatal de Bannack, Montana (EE.UU.)

    Bannack fue fundado durante la expansión hacia el Lejano Oeste de EE.UU. y la fiebre del oro de mediados del siglo XIX. Llegó a tener hasta 10.000 habitantes que finalmente abandonaron el asentamiento en la década de los 70 del siglo XX.

    Se pueden visitar casi todos los edificios, especialmente maravillosos el banco y hotel con su majestuosa escalinata y la horca donde muchos malhechores encontraron su final.

  9. Gwalia, Leonora (Australia)

    La ciudad fantasma y mina de Gwalia es el emplazamiento perfecto para descubrir la rica historia de la minería australiana de principios de siglo. El pequeño asentamiento que se creó rodeando la mina de Hijos de Gwalia y fue abandonado en 1963 al cerrar sus puertas y dejar sin empleo a más de 250 hombres. La población de más de 1.200 personas se desplomó a 45 en tan solo tres semanas.

    Los usuarios de Tripadvisor comentan que «el complejo de Gwalia y su museo son muy interesantes y permiten al visitante dar un paseo por el pasado a los tiempos de la fiebre del oro».

  10. Estación Central de Michigan, Detroit (EE.UU.)

    La Estación Central de Michigan, en Detroit, un edificio de 18 alturas construido en la década de 1910, estaba pensado para albergar un hotel, cafeterías, restaurantes, despachos, oficinas y todos los servicios necesarios para los pasajeros. Con la llegada de la crisis de Detroit, la construcción fue abandonada por falta de demanda y el cese de actividad de AmTrak en 1988.

    Aunque no se puede entrar por seguridad en este impresionante edificio , las ventanas, libres de cristales, dejan a los turistas volar su imaginación y reconstruir su interior.