Los cinco relojes más famosos de Europa
Foto de archivo de la Puerta del Sol - ernesto agudo

Los cinco relojes más famosos de Europa

El de la Puerta del Sol no es el único cronógrafo que visitan los turistas cuando conocen las ciudades de algunos países europeos

Actualizado:

El de la Puerta del Sol no es el único cronógrafo que visitan los turistas cuando conocen las ciudades de algunos países europeos

12345
  1. Reloj de la Puerta del Sol, Madrid

    Foto de archivo de la Puerta del Sol
    Foto de archivo de la Puerta del Sol - ernesto agudo

    El Reloj de la Puerta del Sol marcará, un año más, las campanadas que den la bienvenida al nuevo año. Su diseño corrió de parte de José Rodríguez Losada, un relojero leonés que se exilió en Londres y que donó su obra a la capital española como muestra de su admiración por Isabel II.

    Puesto que por aquel entonces Inglaterra era uno de los países más avanzados en mecánica e ingeniería, se eligió este país como lugar para montar el reloj, cuya fabricación comenzó el 6 de noviembre de 1866. Sin embargo, no comenzó a funcionar hasta trece días después y durante sus primeros compases sufrió ciertos desajustes de impuntualidad. Los arreglos de Losada corrigieron estos errores y lo convirtieron en uno de los monumentos más emblemáticos de Madrid.

  2. Big Ben, Londres

    El Palacio de Westminster y la torre que acoge al Big Ben
    El Palacio de Westminster y la torre que acoge al Big Ben - ap

    La torre del Palacio de Westminster aparece en todas las fotos de turistas que visitan la ciudad del London Eye y es uno de las escenas recurrentes en todas las postales. Esta construcción alargada acoge al Big Ben, que supone uno de los símbolos más representativos de la capital británica. Su primera campanada sonó el 31 de mayo de 1859, y desde entonces no han cesado de alertar a los londinenses del paso del tiempo.

    A pesar de lo que suele pensarse, «Big Ben» no es el nombre del reloj sino de la campana del cronógrafo de cuatro caras más grande del mundo. El reloj «vive» en la que desde 2012 se conoce como la Elizabeth Tower en honor a la Reina Isabel II, cuyo 60 aniversario coincidió con esa fecha. Hasta entonces, la torre estaba bautizada como Clock Tower.

  3. Reloj astronómico de Praga

    Peter Skala, junto al reloj de Praga, del que es maestro relojero
    Peter Skala, junto al reloj de Praga, del que es maestro relojero - ernesto agudo

    Visitar Praga implica, necesariamente, pasear por el barrio viejo de la capital checa y contemplar el impresionante reloj astronómico que marca las horas pegado a una de las paredes del ayuntamiento. Esta maravilla de la mecánica es el cronógrafo medieval más popular del mundo, y lleva en funcionamiento desde que en 1490 el maestro relojero Hanus pusiera su última pieza. La leyenda cuenta que, para que no pudiera repetirse un reloj de semejantes características, Hanus fue cegado impidiendo así su copia.

    La obra –que indica la hora, la posición del sol, de la luna, y los signos del zodiaco, entre otras cosas– muestra cuatro figuras principales: la vanidad, la lujuria, la muerte y la avaricia, que se ponen en movimiento una vez cada hora desde las 9 de la mañana hasta las 21 horas de la noche.

  4. Carrillón de MarienPlatz, Múnich

    Márcio Cabral de Moura

    El carrillón del ayuntamiento de Múnich es un atractivo que todo el que visite esta bonita ciudad alemana debe conocer. En MarienPlatz –la plaza más turística del lugar–, a las 11 horas, tiene lugar un bonito espectáculo: el carrillón de 43 campanas y 32 figuras a tamaño real se pone en movimiento a través de dos historias que datan del siglo XVI que se cuentan en diferentes niveles.

    En la mitad superior se narran las vivencias del matrimonio entre el duque Wilhelm V –fundador de la internacionalmente conocida «taberna» típica alemana de HofbräuHaus– y su esponsa Renata, en cuyo honor tiene lugar una justa de caballeros. En el piso de abajo, varios toneleros danzan fieles al duque. El carrillón se mantiene en funcionamiento durante casi un cuarto de hora hasta que un pequeño gallo dorado situado en la parte superior del «Glockenspiel» canta tres veces, poniendo punto y final a la bonita exhibición.

  5. Reloj de Dubrovnik, Croacia

    viking

    Croacia es famosa por sus bonitas playas, su fantástico parque de Plitvička Jezera y la torre del reloj de Dubrovnik, entre otras cosas. En la puerta de acceso sur a esta bonita ciudad –a través de la cual se accede al puerto viejo– se ubica una construcción de mediados del siglo XV que alberga un precioso reloj digno de visita.

    Además de la curiosidad de que dos gatos de bronce con forma de soldados –llamados Maro y Baro– son los encargados de tocar las campanadas cuando es oportuno, quizá lo que más llama la atención es cómo se marca el paso de las horas a través de dos bobinas insertadas tras el muro que van girando según transcurre el tiempo.

    En la imagen que acompaña a este texto pueden contemplarse marcando las 06:55. ¿A que resulta interesante que, bajo la campana de casi dos toneladas que se mantiene como única pieza original de la torre, se pueda contemplar un «reloj digital» con números romanos?