Pol Contreras, responsable de la cocina dulce de El Portal de Echaurren, Pastelero Revelación en la categoría de restaurante - Vídeo: COLPISA

Los Pasteleros Revelación del año, según Madrid Fusión

Pol Contreras, de El Portal del Echaurren, y la Ana Lucía Jarquin, de La Pastisseria (Barcelona) ganan el II Premio Pastelero Revelación

Actualizado:

Un doble gracias en español y catalán. Apenas dos palabras brotaron de garganta de Pol Contreras. No podía esconder su alegría cuando el jurado anunció que se había impuesto en la segunda edición del premio Pastelero Revelación de Reale Seguros Madrid Fusión. Con el puño en alto, el cocinero de El Portal de Echaurren celebró haberse impuesto con el postre más rompedor de los tres finalistas: un helado de manteca de cerdo con crocante de piel asada sobre una galleta belga, chocolate blanco, una hoja de melisa y limón y miel. La gran mayoría de los productos conseguidos en Ezcaray (La Rioja) y sus alrededores y un homenaje a la manteca de cerdo, básica en la pastelería de toda la vida.

Contreras se impuso a las propuestas de Lucila Canero (Línia, Barcelona) y de Laura Elena García (Bon Amb, radicado en Jávea, Alicante). La primera apostó por un jardín zen, formado por una piedra de vainilla de Madagascar con cítricos como el yuzu (fruta típica de Asia parecida al membrillo), con musgo (comestible), sus piedritas de té y arena. Una propuesta armoniosa de Canero que no le permitió el asalto al primer puesto en el concurso patrocinado por Síbari Food Service. García, por su parte, se fijó en los productos de proximidad, como la leche de oveja guirra, la única que es autóctona de la Comunidad Valenciana. Un postre esponjoso con cabello de ángel de berenjena, cítricos y helado de miso y miel. Además, estaba acompañado con una bebida a base de algarrobina.

Ana Jarquín, mejor pastelera de obrador

La segunda parte de este concurso es el premio al pastelero de obrador, las creaciones que cualquier ciudadano se puede deleitar. «La diferencia entre el primero y el segundo ha sido la presentación. Y en los tres ha faltado algo de contraste en los sabores», sentenció el presidente del jurado, Jordi Butrón. El primer premio se lo llevó Ana Jarquín de La Pastisseria (Barcelona). Esta guatemalteca apostó por su tierra. Presentó un volcán de chocolate con ron, en homenaje al país de la eterna primavera que tiene 37 volcanes.

Se impuso a Pablo Morales (Habaziro Concept. A Coruña) y su canto a los orígenes, a la materia prima; y a Puri Morillo (Pastelería Daza de Málaga), que se inspiró para su postre en su hijo. Solo le gustaba el helado de vainilla.