Eszter Palágyi, restaurante Costes (Budapest)
Eszter Palágyi, restaurante Costes (Budapest) - ABC
Madrid Fusión 2019. Ciudades invitadas

Budapest, variedad de opciones para el buen comer

Influenciada por los países vecinos, Hungría vive una revolución gastronómica que va desde los refinados bares de vinos y alta cocina hasta las cervecerías intimistas a pie de calle

MadridActualizado:

En los últimos años Hungría ha sabido reinventar su oferta gastronómica a través de recetas creativas, ingredientes de calidad y un servicio amable. Sobre todo Budapest ofrece una combinación de platos auténticos y modernos en una amplia variedad de locales para los amantes de la comida como experiencia.

Reale Seguros Madrid Fusión 2019 acogerá como una de las ciudades invitadas a la capital húngara y presentará algunas de las principales ofertas culinarias de la ruta centroeuropea. Los amantes de la alta cocina tienen una amplia gama de restaurantes locales para elegir y disfrutar de una historia culinaria mestiza.

Año a año crecen a nivel nacional los eventos orientados a especialidades culinarias autóctonas como el festival Csabai de la salchichas en Békéscsaba, el Gyulai Pálinkafesztivál, o el de Mangalica, una raza húngara de cerdos con una historia de doscientos años. Hungría también alberga la Competencia del Joven Chef del Año de la Chaîne des Rôtisseurs y las finales europeas del Bocuse d’Or.

El país también es rico en mercados de agricultores y los productores venden lo cultivado directamente al público cada día. Estos mercados destacan por la calidad de sus vegetales.

En esta edición, una de las chef más jóvenes en ser reconocida con una estrella Michelin, la jefa de cocina del restaurante Costes, Eszter Palágyi, participará del evento con una charla sobre caza mayor, uno de los pilares fundamentales que sostienen las recetas de la cocina húngara. La preparación de diferentes tipos de carnes y fideos frescos forman parte de una práctica familiar que combina tradición húngara con un toque francés. La chef de Budapest que se ha formado en diversos restaurantes europeos de prestigio no le teme a los cambios y asegura que sus platos cambian junto con las estaciones y las materias primas. El sello de su cocina, que le valió el título de «chef del año 2016», es la fuerza de la tradición húngara y los productos de la tierra adaptados a los aspectos más innovadores de la vanguardia gastronómica.

En palabras de Carlos Maribona, crítico gastronómico de ABC, lo que hace Palágyi es una evolución de la cocina tradicional húngara. En su cocina se utiliza mucho la carne de cerdo en embutidos, se come mucho pescado de río -como la trucha ahumada-, pato, y no puede faltar rábano picante. «Con su menú degustación y un muy buen servicio, Costes está calificado como uno de los restaurantes más elegantes de Budapest», asegura.

Por otra parte, la gala de la gastronomía madrileña contará con los sabores de Kollázs, de la mano del chef Arpad Gyorffy. La rotisserie y la alta cocina se funden un lujoso local del hotel Four Seasons de Budapest. Platos rústicos e innovadores, basados en productos locales de alta calidad. El recorrido del chef se inició en el Alabardos, para luego recalar como chef ejecutivo del restaurante ruso Arany Kaviár. Segundo lugar en el Concurso Nacional de Cocina de Hungría en 2011 y tercera posición en el Bocuse D’Or Hungary en 2013, Gyorffy hace de Kollázs Brasserie & Bar es una cervecería contemporánea en un lugar inmejorable del centro Budapest.

Arpad Gyorffy, chef de Kollázs
Arpad Gyorffy, chef de Kollázs - ABC

Vinos y postres

Hungría también cuenta con una diversa gama de vinos de calidad excepcional. Bodegas dirigidas por una nueva generación de enólogos que combinan la viticultura tradicional y la tecnología moderna en su proceso de producción, creando vinos de excelente calidad en lugares como el Lago Balaton, Eger, Tokaj, Szekszárd o Villány. Los visitantes pueden degustar la selección de delicias locales, así como varias bodegas donde también es posible mezclar la cuvée local.

En la misma línea, las tradiciones de repostería son muy variadas. Se utilizan todo tipo de frutas y frutos secos: nuez, avellana, semillas de amapola, la castaña, requesón, y arándano. Los postres de tradición húngara reflejan una clara vinculación con los confiteros y pasteleros austriacos, suizos, y alemanes.