Los hermanos Echapresto, en Venta Moncalvillo
Los hermanos Echapresto, en Venta Moncalvillo

Los mejores restaurantes de La Rioja para no equivocarse

El crítico gastronómico de ABC recorre una región donde los restaurantes están a la altura de los vinos y de la riqueza de la despensa

Actualizado:

La riqueza de la despensa riojana, un lujo por su variedad y su calidad, y el mantenimiento de una cocina tradicional de muchos quilates, sin olvidar sus vinos, santo y seña de la tierra, hacen de esta región española una de las más atractivas para el viajero. A lo largo de la Comunidad son muchos y buenos los restaurantes que se ofrecen al viajero gastronómico. Sin duda el más importante es Echaurren, donde la familia Paniego lleva ya cinco generaciones al frente de lo que empezó siendo una posta de diligencias y ahora es un hotel Relais&Chateaux con dos excelentes restaurantes en los que se conjugan tradición y modernidad.

Francis Paniego y parte de su equipo
Francis Paniego y parte de su equipo

Durante medio siglo, Marisa Sánchez, una enorme cocinera fallecida hace unos meses dio fama y renombre a esta casa, situada en el precioso pueblo de Ezcaray. Llegado el momento pasó el relevo a su hijo, Francis Paniego, quien ha sabido conservar y acrecentar el prestigio de la casa familiar, para la que ha logrado dos estrellas Michelin con platos de vanguardia a partir del recetario popular de su madre y de los productos del entorno. En Echaurren conviven en perfecta armonía el coqueto hotel y dos restaurantes. Los Paniego tuvieron el acierto de separar sus dos estilos de cocina, moderno y tradicional, en dos comedores distintos, El Portal y Tradición, que aunque comparten instalaciones permiten diferenciar bien ambas fórmulas.

Otro punto imprescindible está en la pequeña localidad de Daroca de Rioja, a pocos kilómetros de Logroño, donde los hermanos Echapresto están haciendo un gran trabajo, recompensado con una estrella Michelin. Ignacio en la cocina y Carlos como director de sala y sumiller son los responsables de la Venta Moncalvillo, donde se come muy bien y donde el visitante se queda admirado en su bodega subterránea, una de las mejores de España, un espacio para disfrutar de etiquetas históricas de Rioja y de vinos de todas las procedencias.

Y en una línea más tradicional, otro fijo en cualquier recorrido por estas tierras es el asador Alameda, en Fuenmayor. Su propietario, Tomás Fernández, es un maniático de la materia prima de calidad y la busca donde se encuentre. Él maneja personalmente las parrillas, donde asa unas chuletas que tienen merecida fama. Jugosas y en su temperatura exacta. Carne de vaca vieja gallega que sólo madura unos 15 días, ya que opina que lo que gana en ternura con una maduración más larga lo pierde en sabor. Y junto a la carne, buenos pescados y unas verduras excelentes. No se pierdan, en estos días primaverales, los espárragos.

Palacio Tondón, en Briñas
Palacio Tondón, en Briñas

Siguiendo nuestro recorrido recalamos en el hotel Finca Los Arandinos, en Entrena, donde elaboran vinos y donde hay un restaurante muy notable, Tierra. Sorprende encontrar en un hotel tan moderno una cocina puramente tradicional que se basa en la calidad del producto, la mayor parte del cual procede de productores y elaboradores de los pueblos de alrededor. Cocina del entorno a cargo de un cocinero del mismo Entrena, Diego Rodríguez, quien retornado a su pueblo tras muchos años en Lasarte con Martín Berasategui elabora una cocina sabrosa, muy clásica. Otro hotel de lujo recientemente inaugurado, Palacio Tondón, en Briñas, alberga también un buen restaurante que tiene al frente a dos ex jefes de cocina de Mugaritz, Miguel Caño y Llorenç Sagarra. Ambos practican una cocina actual con mucho interés.

En Logroño, además de un recorrido de tapeo por la calle Laurel y aledañas, hay dos direcciones de interés. Ambas con estrella Michelin. Uno es Íkaro, que acaba de estrenar esa estrella gracias al sólido trabajo de Iñaki Murúa, ex de Azurmendi, y la ecuatoriana Carolina Sánchez, dos buenos cocineros que se conocieron en el Basque Culinary Center y decidieron emprender esta aventura juntos. El otro nos lleva a Oriente porque Kiro Sushi es una barra japonesa de sushi, con sólo diez plazas, en la que Félix Jiménez demuestra su maestría en la elaboración de niguiris tradicionales, situando su restaurante entre los mejores nipones de España. También en la capital, en una línea mucho más popular, Cachetero, en la calle Laurel, una casa centenaria donde disfrutar de unas buenas verduras de temporada o de unas patitas de cordero.

Volvemos al campo para visitar las bodegas Dinastía Vivanco, donde además del Museo de la Cultura del Vino hay un restaurante con preciosas vistas y buena cocina tradicional. También cocina tradicional en Chef Nino, en Calahorra, o en La Vieja Bodega, en Casalarreina. Menestras, bacalao, manitas, cabrito asado… y todo el repertorio popular riojano. Finalmente, en San Vicente de la Sonsierra, encontramos una cocina más refinada y una bodega de mucha categoría. Y si regresan a Logroño no dejen de hacer una parada en la heladería Dellasera para disfrutar con alguno de los helados artesanos de Fernando Saenz, uno de los más grandes maestros españoles en ese terreno.