Vídeo: Carme Ruscalleda: «Me despido pero me quedo» - ATLAS

Cierra el restaurante de Carme Ruscalleda, la única mujer en España con tres estrellas Michelin

El restaurante Sant Pau cerrará el próximo 27 de octubre, 30 años después de su apertura

Actualizado:

El restaurante Sant Pau de la chef Carme Ruscalleda, con tres estrellas Michelin, cerrará el próximo 27 de octubre, 30 años después de su apertura.

Así lo explica en un comunicado la propia Carme Ruscalleda y su marido, Toni Balam, que aclaran que el cierre del Sant Pau no significa que se jubilen, sino que «vamos a reinventar nuestros compromisos profesionales y a darle más recorrido, contenido y futuro a nuestro departamento Cocina Estudio».

En este sentido, recuerdan que en 2017 ampliaron el compromiso profesional con el hotel Mandarin Oriental de Barcelona, donde su hijo Raül Balam regenta el restaurante Moments, dos estrellas Michelin, y "nos motiva la complejidad de organizar la gastronomía de un hotel que trabaja por y para la excelencia».

Carmen Ruscalleda es la única mujer en España con tres estrellas Michelin (1991, 1996 y 2006) por su restaurante Sant Pau. Luego vendrían otras dos por Sant Pau de Tokio, y dos más por Moments, en Barcelona. «Somos felices al observar la creatividad de nuestro hijo Raül Balam, desde 2009 al frente del restaurante Moments, en el hotel Mandarin Oriental, Barcelona. Comprobamos satisfechos su actitud creativa y libre, de amor a una naturaleza inspiradora con la que construye nuevos discursos culinarios que llegan a la mesa y emocionan a los clientes», afirma en su carta de despedida.

Siempre ha trabajado de forma independiente, con cierto desapego a los honores y a los premios. De hecho, rechazó el premio a la mejor cocinera del año en el premio de los 50 mejores restaurantes del mundo. «Me disgusta que el medio que organiza los 50 Best considere que una mujer chef no tiene el mismo valor que un chef masculino», aseguró entonces.

En una entrevista con Efe a principios de este año, Ruscalleda reconocía que «evidentemente este es un reto que nos cuesta; es duro y laborioso tirar adelante la gastronomía de un hotel con un servicio de 24 horas los 365 días del año».

Ahora, en la carta que acaba de hacer pública, afirma:

«No queremos cortar el cordón umbilical que nos une a la cocina y a la gastronomía. Prueba de ello es la colaboración en el Restaurante Odyssey de Joël Robuchon en el Hotel Metropole de Monte-Carlo con un pop-up durante los meses de julio y agosto para el servicio de cenas.

¡No nos jubilamos! Vamos a reinventar nuestros compromisos profesionales y a darle más recorrido, contenido y futuro a nuestro departamento COCINA ESTUDIO. Emocionados les comunicamos esta decisión profesional desde la perspectiva de un recorrido de 30 años, de una historia de éxito y de vivencias extraordinarias al frente del Sant Pau de Sant Pol de Mar».