El reloj del aeropuerto de Ámsterdam que no es lo que parece

Un paciente «pintor» de mono azul borra y dibuja las manecillas según la hora

Actualizado:

Canales, museos, casas flotantes, coffee shops y un incansable ambiente nocturno convierten a Ámsterdam en una de las ciudades más interesantes del mundo pero antes de adentrarse en esta urbe europea los viajeros que llegan al Aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol, el principal aeropuerto de Holanda, se encuentran con una primera sorpresa, un reloj de lo más original.

Titulado como «Tiempo Real», su diseñador Maarten Baas creó en 2016 un reloj gigante, de más de tres metros de altura, en el que se puede ver a un pintor que borra y dibuja las manecillas, pintando el tiempo minuto a minuto. En realidad es una película de doce horas de duración que se proyecta en una pantalla -como si de una televisión se tratara- en la que un actor, vestido de pintor, dibuja con paciencia los minutos dando como resultado un vídeo hiperrealista de 12 horas de duración.

El hombre del mono azul

En este proyecto de Schiphol, Maarten Baas se inspiró en los muchos hombres sin rostro que barren, limpian y trabajan en un aeropuerto con su mono azul. Según cuenta el autor, el reloj en «Tiempo Real» es básicamente una gran caja que cuelga del techo de la terminal 2. «Para este trabajo decidí la forma más arquetípica de un reloj, con una escalera que sube hasta la esfera y una pequeña puerta falsa». «La escalera y la puerta están ahí para permitir que este hombre imaginario, vestido con su mono azul, entre al reloj» asegura el artista. Los colores elegidos tampoco son al azar. El rojo, amarillo y azul son un homenaje de Baas a dos de los más artistas holandeses más célebres del siglo XX, el pintor Piet Mondriaan y el arquitecto y diseñador Gerrit Rietveld.