Rumbo.es publica las preguntas más divertidas y ocurrentes que ha recibido su equipo de Atención al Cliente por parte de sus usuarios
Rumbo.es publica las preguntas más divertidas y ocurrentes que ha recibido su equipo de Atención al Cliente por parte de sus usuarios

Las preguntas más divertidas de los viajeros de cruceros

Desde querer viajar gratis en calidad de famoso hasta preguntar si se puede llevar un microondas, las consultas más ocurrentes de los pasajeros de barco

Algunas cosas que debes saber si vas a ir a un crucero por primera vez

Actualizado:

Los viajes en crucero han proliferado en los últimos años y cada día son más los viajeros que se decantan por este tipo de viajes para sus vacaciones tanto de verano como de Navidad. Para aquellos que se adentran por primera vez en uno de estos barcos, auténticas ciudades flotantes, son muchas las preguntas que surgen como la manera de realizar el check-in, el embarque, la documentación necesaria o los requisitos sobre el equipaje. Sin embargo hay algunos viajeros que no solo quieren solucionar cuestiones habituales de cualquier viaje sino que van más allá y hacen preguntas que dejan al menos una sonrisa en el equipo de atención al cliente de las centrales de reservas.

La agencia Rumbo.es ha recogido las consultas más disparatadas y divertidas recibidas por parte de algunos de sus clientes a la hora de reservar un crucero. Entre las preguntas más inverosímiles que se han encontrado este año destaca la de un viajero que quería llevar un pin haciéndose pasar por la Familia Real. Tampoco se quedaba atrás el viajero que quería transportar una nevera o meter un microondas entre sus pertenencias. Las centralitas advierten que una de las consultas que más se repite es aquella que viene de los viajeros más aprovechados que preguntan si pueden viajar gratis alegando que son famosos. Estas son las consultas con más chispa y las más ocurrentes:

- El precavido: «¿Puedo llevar una nevera en un transatlántico?»

- El nudista: «¿Te puedes desnudar en la cubierta superior?»

- El cocinillas: «¿Puedo llevar microondas?»

- El aprovechado: «¿Puedo viajar gratis si soy famoso?»

- El que no se pierde un sarao: «¿Puedo llevar un pin que indique que soy de la Familia Real?»

- El manitas: «¿Cuántos kilos de herramientas puedo llevarme?»

Cinco curiosidades de los cruceros

Con el fin de evitar cualquier imprevisto y ayudar a los viajeros más nerviosos que montan en un crucero por primera vez, Rumbo.es ha preparado una lista de cinco consejos y aspectos qué debes tener en cuenta antes de montarte en un barco:

Control de seguridad. Al igual que en los aeropuertos, la Autoridad Portuaria tiene un sistema de vigilancia con arco de detección de metales, inspección de objetos personales y control de los equipajes por el escáner. En este caso, no encontrarás las mismas restricciones de equipaje que las aerolíneas de bajo coste, y al embarcar puedes subir personalmente con tu maleta grande o pedir que te la lleven al camarote.

Medicamentos. Puedes subir a bordo con tus medicinas. Si se te han olvidado las pastillas para el mareo, puedes pedirlas al médico de atención primaria qué hay en el barco, aunque la mayoría de cruceros ya son tan estables que apenas se sufre de mareos. Se recomienda contratar un seguro médico, al igual que cuando se viaja a otros países.

Teléfono móvil. Los teléfonos deberían incluir el «modo crucero», sobre todo en aguas internacionales. Mientras tanto, puedes poner el «modo avión» en alta mar para evitar sorpresas en tu factura del teléfono, que puede dispararse a cifras por encima de los 1.000 euros por conectarse unos minutos a la red de satélite del barco. Es aconsejable contratar la tarifa Internet Mundo con tu compañía y utilizarla siempre en tierra.

Fotografías. Está permitido en todas las zonas públicas, salvo en los espectáculos del barco. Tampoco se recomienda el uso de drones. Por otra parte, hay muchos viajeros que esperan repetir la escena de «Titanic» con los brazos abiertos, pero esto es demasiado fantasioso, ya que la proa solo es accesible a la tripulación.

Sexo en el barco. Siempre en el camarote, ya que al aire libre podrías infringir las normas y recibir una penalización por parte de la Seguridad del barco. La mayoría tampoco permiten topless ni nudistas, salvo barcos especializados. Los cruceros para solteros tienen la misma regulación que el resto, aunque cuentan con actividades muy divertidas como el speed dating. Por último, si te enamoras a bordo, un capitán podrá realizar una ceremonia civil con validez legal y, además, algunas compañías cuentan con sacerdote para darle un valor religioso. El matrimonio igualitario también se contempla en aquellos países donde los matrimonios del mismo sexo están reconocidos por ley.