El pozo de Jacob, el peligro de descender 40 metros bajo el agua

La cueva subacuática es uno de los atractivos turísticos del manantial Cypress Creek, en Wimberley, Texas

Actualizado:

En la ciudad de Wimberley, en Texas, está uno de los lugares subterráneos que más atrae a los buceadores desde hace años. El manantial kárstico, conocido como Cypress Creek, fluye por la cueva submarina más grande de Texas, el conocido como Pozo de Jacob.

Esta cueva subacuáticas tiene fama de ser una de las más peligrosas del mundo para aquellos buceadores que se atreven a explorarla no en vano ocho personas han perdido la vida mientras descendían por su túnel. A lo largo de los años se han explorado cuatro cámaras, la última de las cuales requiere pasar por un extrecho cuello en donde apenas cabe un buceador y sus tanques de aire.

Así es la cueva subacuáticas

La boca del pozo, que se utiliza como lugar de baño, mide cuatro metros de diámetro. Desde la apertura en el lecho del arroyo, el pozo desciende verticalmente durante unos siete metros, continuando en un ángulo a través de una serie de habitaciones separadas por un túnel estrecho, llegando finalmente a una profundidad de 40 metros. El pozo tiene dos cuevas, denominadas «A» y «B». La primera es la cueva principal, de aproximadamente 1,372 metros de longitud mientras que la segunda es de 396 metros de largo.

El Área Natural del Pozo de Jacob es el hogar de salamandras, cangrejos, anfípodos e isópodos que conviven con cientos de turistas que acuden a este parque a disfrutar de una jornada festiva.