El obelisco, el monumento más representativo de la capital argentina
El obelisco, el monumento más representativo de la capital argentina - INSTAGRAM

Instagram: @buenosaires.ar, un paseo «virtual» declarado Bien de Interés Cultural

Martín Hernández es un argentino de 37 años que se dedica a recorrer y compartir los lugares más impresionantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, creando un perfil que es la mejor guía turística para conocer la capital

MADRIDActualizado:

Si alguien escribe en Google la palabra «viajes», el buscador rápidamente completa la búsqueda con «viajes Instagram». En apenas unos segundos muestra hasta 150 millones de resultados con las mejores cuentas de fotografía viajera o artículos con consejos para convertirse en todo un «influencer» trotamundos. Instagram ha cambiado nuestra forma de viajar y de compartir los viajes. Ya no se queda con los amigos para enseñarles las fotografías y contarles las anécdotas, ahora la red social se convierte en el mejor escaparate de la aventura. Y, en ocasiones, en la mejor guía turística.

Entre cientos de cuentas que se dedican a compartir sus idas y venidas por decenas de lugares diferentes, Martín Hernández «Tincho», decidió hacer lo contrario: convertir su ciudad, Buenos Aires, en la única protagonista de @buenosaires.ar, un perfil de Instagram que siguen 134.000 personas y la única cuenta declarada Bien de Interés Cultural.

Tincho prefiere estar detrás que enfrente de la cámara
Tincho prefiere estar detrás que enfrente de la cámara- Martín Hernández

A sus 37 años, este licenciado en Relaciones Públicas con postgrado en Redes Sociales se recorre cada semana una urbe de tres millones de habitantes para enseñar sus monumentos más conocidos y aquellos que no lo son tanto. «Creo que lo que más he fotografiado es el obelisco, máximo icono porteño, seguido de la Floralis Genérica del barrio de la Recoleta y del Palacio de las Aguas Corrientes», explica el joven a través del correo electrónico.

Desde que abriera su cuenta en 2013, el perfil cuenta con más de 5.000 fotografías y Tincho reconoce que no esperaba tanto éxito. «Al principio compartía solamente fotos e historias de los lugares más turísticos de la ciudad y me criticaban porque Buenos Aires es más que San Telmo, Recoleta o Palermo», rememora. Unas críticas que se convirtieron en el germen de su perfil: «Querían ver Buenos Aires a través de mi mirada y decidí recorrer los 48 barrios porteños». Así nació un proyecto llamado #buenosaires7x48, cuyas cifras son su mejor resumen: 40 barrios, 48 semanas, una semana por barrio, casi un año recorriendo la ciudad.

Ver esta publicación en Instagram

Concurso Cerrado! Nuestro tercer SORTEO, una de las mejores experiencias que viví en mi recorrido por los 48 barrios y porque ustedes de lo merecen, de la mano de @palaciobarolotours ! Descubramos los secretos del Palacio Barolo y su homenaje a la Divina Comedia de Dante Alighieri, para terminar disfrutando de una de las vistas porteñas más hermosas... Sortearemos un par de entradas para el tour nocturno (incluye degustación) y tres pares de entradas para el tour diurno. . Para participar seguí estos pasos: 1) Dale like a esta publicación. 2) Seguí a mis amigos de @palaciobarolotours . 3) Comentanos con quien te gustaría disfrutarlo. . El próximo sábado a las 22 hs realizaré el sorteo. Se eliminarán los comentarios multiplicados porque el sistema de otra forma no permite realizarlo. . MUCHA SUERTE! ✨ #palaciobarolotours #buenosaires #argentina

Una publicación compartida de Martín "Tincho" Hernández (@buenosaires.ar) el

Compartir cultura

El nombre de su cuenta @buenosaires.ar ha llevado a confusión a más de uno, confundiendo su trabajo con un perfil oficial del gobierno de la ciudad. Los caminos de la política y de Tincho terminarían por cruzarse cuando, tras una votación en la cámara de la Legislatura porteña, su cuenta fue declarada Bien de Interés Cultural, siendo la primera vez que algo 2.0 era reconocido de esta manera.

Ver esta publicación en Instagram

Caminito es uno de los paseos más emblemáticos de la ciudad y de los atractivos imperdibles para quienes lo visitan. Con sus conventillos típicos de chapa del barrio de La Boca, que muestran sus paredes pintadas de distintos colores, es también un museo a cielo abierto de casi 150 metros de longitud. Su trazado sinuoso se debe a que sigue el cauce de un arroyo que fluyó hasta principios del siglo XX. La zona era conocido popularmente como "Puntin" (diminutivo de "puente" en dialecto genovés ). Durante mucho tiempo formó parte del recorrido del ferrocarril a Ensenada (a una hora de Buenos Aires) hasta que en 1928 el ramal fue clausurado y la vía se convirtió en un callejón abandonado. Fue gracias a la iniciativa de varios vecinos, entre los que se encontraba el pintor Benito Quinquela Martín (uno de los principales benefactores del barrio y cuya obra se conmemora a través del colorido de las casas de La Boca), que en los años 1950 se recuperó el terreno para convertirlo en un paseo peatonal y en una calle museo, en la que de a poco se fueron sumando obras de distintos artistas. En 1959, por iniciativa de Quinquela Martín, se lo bautizó con el nombre del célebre tango “Caminito”, compuesto por Juan de Dios Filiberto y Gabino Coria Peñaloza y estrenado en los carnavales de 1926 (Fuente y texto: Turismo GCBA) #selfie #caminito #buenosaires #argentina

Una publicación compartida de Martín "Tincho" Hernández (@buenosaires.ar) el

«Supone más presión porque siento que tengo que cuidar la cuenta, las imágenes, las historias, las fuentes...», confiesa el joven, «para dar buen contenido, primero tengo que sorprenderme yo».

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Martín "Tincho" Hernández (@buenosaires.ar) el

«Trato de dejarme llevar a la hora de publicar una cosa o la otra. Soy afortunado, gracias a la cuenta pude conocer muchísimos lugares que para otros ciudadanos no son tan accesibles», añade Tincho, quien planifica sus fines de semana para recorrer diferentes puntos de una ciudad que ocupa 203 kilómetros cuadrados. «Disfruto mucho de investigar y dejarme llevar. Todos los días intento caminar por diferentes calles aunque vaya al mismo sitio», comenta. Un recorrido en el que son de vital importancia sus seguidores. «Me nutro de sus historias», afirma. De hecho, es fácil encontrarse alguna llamada en su perfil pidiendo ayuda para identificar algún edificio en las calles de la capital argentina, por una cuestión no solo de desconocimiento, sino de rigor de la cuenta: «Siempre me preocupó compartir historias y datos reales, aunque a veces pasa que hay más de una versión del mismo hecho. Comparto la fuente, pero incluso así a veces puedo cometer un error, y por suerte tengo a mis seguidores que me comparten sus datos, así que simplemente lo corrijo. No soy historiador, yo trato de compartir cultura».

Luces y sombras

Cinco años después de abrir su cuenta, Tincho admite que ya se ha convertido en su principal trabajo, además de servir de trampolín para otros muchos: cursos sobre contenido en redes sociales, publicar un libro sobre Buenos Aires, recorridos turísticos...

Sin embargo, su crecimiento exponencial también ha derivado en algunos problemas para su autor, incapaz ya de responder a todos los mensajes que recibe de sus seguidores, llevándose algunos «unfollows» tan poco apreciados en las redes sociales. «Pongo la mejor de las voluntades, es fundamental para mantener la cuenta y la relación con mis seguidores más real», se defiende.

Ver esta publicación en Instagram

Un poco de fileteado porteño y sol en esta mañana helada en Buenos Aires. . 📌 Jean Jaures al 700, zona Abasto, Balvanera. . #fileteadoporteño #buenosaires #argentina

Una publicación compartida de Martín "Tincho" Hernández (@buenosaires.ar) el

Por otro lado, la cantidad de interacciones en sus publicaciones deriva en alguna ocasión en insultos entre sus seguidores, especialmente si el tema a tratar es el fútbol. En una ciudad con más de 50 equipos, Tincho ha reducido al máximo el deporte rey para evitar las peleas. «Trato de evitar que el espacio se convierta en un lugar donde prevalezca la agresión», zanja, «busco una comunidad donde la gente encuentre contenido que enseñe y construya, y no que reste y destruya».