La reproducción del patio del Castillo de Vélez Blanco situado en el MET (Nueva York)
La reproducción del patio del Castillo de Vélez Blanco situado en el MET (Nueva York) - MET

Por qué está en Nueva York el patio renacentista de un castillo español

El patio del castillo de Vélez Blanco, Almería, fue vendido en 1904 y, tras pasar por varias manos, finalmente se instaló en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York

Actualizado:

El origen del Castillo de Vélez-Blanco se remonta a la época medieval, pero una obra de reconstrucción comenzada en 1506 casi terminó con la fortaleza anterior para adaptarse a los nuevos tiempos, a la influencia castellana. Tiene 2.500 m2, de los que se pueden visitar 745,74. Y está organizado en torno a un Patio de Honor, obra majestuosa en mármol blanco de Macael (Almería), una joya escultórica del arte del Renacimiento. El patio fue vendido en 1904 y actualmente está expuesto en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Muestra también elementos del estilo gótico tardío con ciertos rasgos mudéjares.

Según la presentación que hace el Met, «es una joya de arquitectura híbrida. Por su planta asimétrica, gárgolas góticas, techo plano de viguería y arcos escarzanos, la estructura refleja los orígenes españoles del arquitecto. Escultores del norte de Italia ejecutaron los detalles decorativos renacentistas. Un suntuoso despliegue de flora y fauna caprichosas aparece en los arcos y los pilares de la balaustrada, así como en puertas y ventanas. Aunque elaborados, los motivos preservan el naturalismo, la nitidez de formas y la cualidad tridimensional característicos de los albores del Renacimiento italiano».

Pero, ¿cómo ha llegado hasta Nueva York? Para saberlo, debemos empezar por el principio.

Un paseo por la historia

Castillo de Vélez Blanco
Castillo de Vélez Blanco

El Castillo de Vélez Blanco es considerado uno de los primeros ejemplos de la arquitectura renacentista española. Se constuyó entre 1506 y 1515 por orden de Pedro Fajardo y Chacón (nombrado I Márques de los Vélez en 1507), con la finalidad de convertir a Vélez en el centro administrativo y de su gobierno.

Desde finales del siglo XVI se produjo un progresivo abandono y deterioro del castillo como consecuencia del alejamiento de los herederos del marquesado por el desempeño de sus cargos en la administración monárquica.

En 1904, la Casa de Medina Sidonia, por aquel entonces propietaria, vendió finalmente al anticuario francés J. Goldberg los bienes arquitectónicos de mayor valor del palacio. En 1913 fueron adquiridos por los coleccionistas George y Florence Blumenthal, instalándolos en la vivienda que estaban construyendo en Manhattan.

A su muerte en 1941 y siguiendo los deseos de Blumenthal, la colección se dona al Metropolitan Museum of Art de New York, institución de la que fue presidente entre los años 1934 y 1941. Pero no será hasta 1945 cuando el museo desmonta y extrae aquellos elementos arquitectónicos de valor susceptibles de formar parte de su colección.

Es en este momento cuando el patio, o mejor dicho, elementos originales del patio de Vélez Blanco más otros elementos reproducidos que completaban el conjunto de la casa de Blumenthal fueron cuidadosamente desmantelados, numerados, embalados y enviados a los almacenes del museo.

Un rincón del patio, en The Metropolitan Museum of Art
Un rincón del patio, en The Metropolitan Museum of Art

En 1958, la historiadora y comisaria de escultura europea y artes decorativas de dicho museo, Olga Raggio, fue la encargada de reconstruir el patio del castillo dentro del proyecto de expansión que el museo había planeado en la década de los 40 y 50, por encargo del director del MET, James Rorimer.

Raggio viajó en 1959 hasta Vélez Blanco para ver el entorno original donde estaba el patio, y preparar su instalación en el museo neoyorquino. Tomó fotografías del castillo y levantó planos..

El planteamiento inicial del museo fue tratar de reproducir con la mayor fidelidad posible el aspecto original del palacio velezano. No obstante, se hicieron algunas modificaciones. Por ejemplo, los alzados longitudinales fueron intercambiados respecto a la disposición primitiva debido a que uno de los lados mayores de la sala del MET era muro compartido con el área antigua del Museo, concretamente con el pasillo y escalera principal de planta baja. Así, las ventanas fueron instaladas en el muro ciego, mientras que en el paramento contrario, la galería alta fue integrada con las otras salas de planta primera del nuevo área.

A pesar de las alteraciones, el conjunto mantiene la estructura compositiva original formada por pedestales, balaustrada, columnas, arcos rebajados y enjutas decoradas.

El destino del artesonado del castillo

Así como el patio se convirtió en uno de los conjuntos arquitectónicos más valiosos del museo, la empresa de compra y venta de arte French & Co adquirió el artesonado, que permaneció durante siete años en el edificio que la empresa tenía en East 57th Street en Manhattan a la espera de ser comprado.

Finalmente, el 31 de marzo de 1952 el artesonado es vendido a Nicolás González Jáuregui, importante empresario de Querétaro (México) que dedicó su vida a coleccionar obras de arte. Fue instalado en el jardín norte de su residencia, concretamente en una residencia anexa a la capilla junto a otros bienes.

El complejo fue embargado por el gobierno en 1973. En 1979 fue donado al Instituto Cultural Helénico, Ciudad de México (lugar en el que se encuentra actualmente), mientras que la vivienda ha sido adaptada para usos demandados por el instituto, el artesonado se ha conservado prácticamente inalterado.

El artesonado mexicano forma un rectángulo prácticamente regular de 10,47 m de ancho por 13,52 m de largo aproximadamente. Cuenta con una geometría reticular de vigas que dan lugar a una matriz compuesta por 4 tipos de casetones troncopiramidales: dos casi cuadrados (grandes y pequeños) y dos rectangulares (horizontales y verticales). Todos los casetones y las caras inferiores de las vigas se encuentran adornadas por riquísimas tallas de grutescos que alternan los motivos vegetales, zoomorfos y fantásticos inspirados en el bestiario clásico y medieval.

Artesonado del Castillo de Vélez Blanco en el Instituto Cultural Helénico
Artesonado del Castillo de Vélez Blanco en el Instituto Cultural Helénico - Ismael Motos Díaz

Este hallazgo ha sido posible gracias al arquitecto almeriense Ismael Motos Díaz. El descubrimiento se ha producido tras la publicación de un artículo de investigación firmado por el arquitecto en la prestigiosa revista científica Archivo Español de Arte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) perteneciente al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades del Gobierno de España.

Para ello, ha sido necesario, nos cuenta el arquitecto, realizar un estudio histórico documental que le ha permitido seguir la pista del artesonado entre las distintas colecciones y localizaciones en las que estuvo almacenado o instalado: París, Nueva York y México DF. Motos Díaz se sumergió en varios archivos, entre los que destacamos el Archivo General de la Administración en Alcalá de Henares (Madrid), los archivos del Metropolitan Museum of Art en New York o los archivos del Getty Research Institute de Los Ángeles.

El artítulo concluye que el artesonado de casa de los Blumenthal fue el resultado de la ampliación y adaptación del primitivo (situado en el Castillo de Vélez Blanco), así lo demuestran las fotografías anteriores a su transformación. Otras comprobaciones realizadas han demostrado que el artesonado estaba ubicado en la sala del Triunfo y de los trabajos de Hércules del palacio almeriense, verificada al comprobar que la geometría del hipotético artesonado y la disposición de sus vigas estructurales coinciden con las marcas y restos de vigas que permanecen empotradas en los muros y ocultas bajo la cubierta de los salones nobles del Castillo de Vélez Blanco.

Esto supone un avance en el conocimiento del estado original del palacio del Marqués de los Vélez y un paso más en la recuperación del patrimonio español con la que el arquitecto pretende elevar el Castillo de Vélez Blanco al lugar que se merece en la Historia del Arte y del Renacimiento.

Cómo visitar el Castillo de Vélez Blanco

Del 1 de Octubre al 31 de Marzo, miércoles a domingo de 10:00 a 14:00 h y de 16:00 a 18:00 h.

Del 1 de Abril al 30 de Septiembre, miércoles a domingo de 10:00 a 14:00 h y de 17:00 a 20:00 h.

Cerrado: 1 de mayo, 15 de agosto, 24,25, 28 y 31 de diciembre

Abierto: jueves y viernes santo, 12 de octubre, 1 de noviembre, 6 y 8 de diciembre.

Entrada gratuita.