Isla Saona, en Dominicana
Isla Saona, en Dominicana

Diez destinos para empezar 2019 con un gran viaje

Nochebuena sigue siendo una fiesta familiar, pero cada vez es más frecuente empezar el nuevo año con un viaje. He aquí diez opciones

Actualizado:

Un año más se escapa de las manos, pero el abanico de disfrutar la Nochevieja en el mundo se abre cada día más y resulta más amplio. Fiestas, tradiciones, cenas, cruceros, fuegos artificiales, sol y playa y también campanadas, como en España. Estas son algunas sugerencias para despedir 2018.

12345678910
  1. Nueva York: en Times Square desde 1904

    Fin de año en Times Square
    Fin de año en Times Square

    Para muchos viajar a Nueva York es sinónimo de cumplir el sueño de celebrar la Nochevieja en la Gran Manzana. La fiesta comienza a las seis de la tarde cuando la famosa bola de Swarovski en Times Square asciende para convertirse en la protagonista del fin de año neoyorquino. Mucho antes, miles de personas buscan un lugar para despedir el año y conviene hacerlo bien abrigado -las temperaturas descienden considerablemente en estas fechas- y con algo de comida para sobrellevar la espera al tiempo que se disfruta de algunas actuaciones musicales. Esta tradición se inició en 1904 cuando el ex propietario del New York Times convenció a la ciudad para que cambiara el nombre de Longacre Square por el actual de Times Square, en honor del prestigioso periódico. Además de la modificación del nombre y de la apertura de la primera línea del metro de Nueva York, ese año comenzó a festejarse la Nochevieja en Times Square, aunque fue en 1907 cuando se empleó por primera vez la bola que hoy pesa 5 toneladas y desciende 21 metros en 60 segundos en esta celebración. El próximo 31 de diciembre se espera que un millón de visitantes coincidan una vez más para ver la esfera caer en este escenario repleto de pantallas gigantes y letreros luminosos (timessquarenyc.org).

  2. Crucero: Nochevieja en La Habana

    Coches típicos años 50 en La Habana
    Coches típicos años 50 en La Habana

    Para los amantes de los viajes en barco, Norwegian Cruise Line organiza en fin de año un crucero de cuatro días por La Habana y Nasáu en Bahamas. Durante la travesía se podrá disfrutar de un día completo y de una noche en la capital cubana para caminar al atardecer por el malecón, el famoso paseo de ocho kilómetros a lo largo de la playa con vistas al puerto de La Habana, o para bailar toda la noche en el mítico cabaret «Tropicana». Tras abandonar Cuba, existe la posibilidad de explorar un arrecife repleto de vida marina en un tour en barco con fondo de vidrio por las costas de Nasáu. Desde 1.079 euros.

  3. Praga: Fuegos, carnaval y paseo en barco a medianoche

    Navidad en Praga
    Navidad en Praga

    Los fuegos artificiales de medianoche son la gran atracción de Praga en la despedida del año. Tras la cena familiar los checos se dirigen al castillo, a la colina de Letná o a alguno de los 14 puentes de la capital checa para gozar de las mejores vistas del espectáculo pirotécnico. Otras opciones posibles son una cena romántica con menú especial acompañado de espectáculo de baile, concierto de música clásica o música en vivo, como, por ejemplo, la del restaurante Alcron a La Rotonde, del cocinero Roman Paulus, galardonado con una estrecha Michelin, quien ha preparado un menú de 7 platos con delicias checas e internacionales; también es recomendable un paseo en barco por el Moldava con cena incluida al ritmo de jazz con el brindis a medianoche o disfrutar del Carnaval de la Nochevieja en uno de los mejores clubs de Europa, SaSaZu (Bubenské nábřeží 306 ), a partir de las 22 horas con baile de láser, lluvia de globos, show de baile, show en el aire y otras sorpresas.

  4. Vietnam: Golf en el último campo de Jack Nicklaus

    Campo de golf Nicklaus en Quy Nhon
    Campo de golf Nicklaus en Quy Nhon

    Si te gusta el golf, no pinta mal despedir el año en el último campo diseñado por la gran estrella norteamericana Jack Nicklaus. Se encuentra en Vietnam, uno de los países favoritos de los turistas españoles a la hora de viajar a Oriente, y se ha estrenado el pasado 15 de noviembre en el Hotel Anantara Quy Nhon Villas, una nueva apuesta de la prestigiosa cadena en el centro de Vietnam, reconocido por algunos destinos exclusivos como Hoi An o Da Nang. El campo de golf de Nicklaus es de 36 hoyos y cuenta con excelentes vistas al mar y a todo el complejo rodeado de campos de arroz. El establecimiento, que consta de 26 lujosas villas con vistas panorámicas desde su parte superior, ofrece bicicletas gratuitas para excursiones por los pueblos cercanos. Vietnam Airlines opera desde Madrid y Barcelona hasta Hanoi y Ho Chi Minh haciendo escala en Londres, Fráncfort o París.

  5. Malta: adiós al año europeo

    Fuegos artificiales de fin de año en La Valeta
    Fuegos artificiales de fin de año en La Valeta

    Malta festeja la salida de un gran año, el de la capitalidad europea de La Valeta, con actuaciones musicales en vivo, protagonizadas por Ira Losco, representante de Malta en Eurovisión en dos ocasiones, y el dúo Xarulù, en la Plaza de San Jorge y en Valletta Waterfront, el paseo marítimo más popular de la capital. La fiesta culmina con un castillo de fuegos artificiales, aunque los más marchosos pueden seguir disfrutando en los clubs de Paceville, St Julian’s y Sliema.

  6. Londres: Desfile y fuegos artificiales

    Fuegos artificiales alrededor de la noria London Eye y del Big Ben
    Fuegos artificiales alrededor de la noria London Eye y del Big Ben - REUTERS/Toby Melville

    La oferta de Londres en el último día del año ya es un clásico en estas fiestas. Comenzando con el Desfile de Año Nuevo, que concentra en el centro de la capital británica a 8.000 artistas (bailarines, acróbatas, bandas de música, vehículos históricos…), y se puede disfrutar de forma gratuita pasando por los fuegos artificiales del mismo día por la noche que iluminan Londres con un deslumbrante espectáculo de luces. Para presenciar estos fuegos hay que hacerse con una entrada de 10 libras o bien se pueden observar desde el río en uno de los cruceros de Nochevieja de City Cruises con cena, paseos en lancha rápida, excursiones en barco tradicionales con champán y música en vivo.

  7. República Dominicana: Tomar el sol y andar con una maleta vacía

    Isla Saona, en Dominicana
    Isla Saona, en Dominicana

    Viajar a República Dominicana en diciembre brinda la oportunidad de vivir la Navidad como la sienten los dominicanos, de comprobar que comparten con los españoles costumbres tan arraigadas como montar belenes, al tiempo que se disfruta de un destino cuyo clima es un auténtico regalo a estas alturas del año en lugares tan hermosos como Isla Saona, Bayahibe o Samaná. Pero posiblemente el momento más esperado de estas fiestas en República Dominicana llega la noche del 31 de diciembre, cuando toda la familia se reúne para compartir, brindar y expresar sus deseos para el nuevo año. Así comprobaremos algunas costumbres curiosas en vísperas de Año Nuevo que sorprenden mucho: andar, por ejemplo, con una maleta vacía para augurar viajes para el año que se acerca (porque poder viajar implica que la economía familiar marcha bien…), tomar las 12 uvas como en España, quemar incienso para atraer la buena suerte y tirarse de espaldas al mar para acabar con la mala fortuna que nos hubiera podido perjudicar en el año que se termina. Y si en nuestro país triunfa el «amigo invisible» a la hora de los regalos, al otro lado del Atlántico es muy común hacer un intercambio de «regalos angelito».

  8. Japón: Escalando el monte Takao a una hora de Tokio

    Monte Takao, en Japón
    Monte Takao, en Japón

    El amanecer en Año Nuevo tiene un significado único y especial en Japón y desde la era Meiji (1868-1912) existe la costumbre de rezar durante la primera salida del sol para tener buena salud y pedir por el bienestar familiar. Son muchos los japoneses que se reúnen para orar en las cimas de las montañas o en zonas de playa con buenas vistas y uno de los sitios más destacados es el Monte Takao, situado a tan sólo una hora en tren de Tokio. Durante el 31 de diciembre y el 1 de enero están en funcionamiento tanto el teleférico como el ascensor que llevan al viajero desde las estribaciones hasta el centro de la montaña. Los visitantes caminan hasta la cima del Monte Takao, situado a 599 metros sobre el nivel del mar, donde esperan la llegada del primer amanecer del año nuevo y la oración de los sacerdotes del templo Yakuo-in para dar la bienvenida al nuevo año.

  9. Sudáfrica: En recuerdo a los esclavos en el desfile de Ciudad del Cabo

    Desfile en Ciudad del Cabo
    Desfile en Ciudad del Cabo

    En Ciudad del Cabo (Sudáfrica), la principal fiesta de fin de año se desarrolla el 2 de enero cuando sus calles principales se llenan de color y música con la celebración del Festival Kaapse Klopse. Este evento se remonta a 1890, aunque sus raíces se sitúan mucho antes durante la época colonial en Ciudad del Cabo, cuando los holandeses admitieron por primera vez a los esclavos en sus celebraciones de Año Nuevo a mediados del siglo XIX, dándoles un día libre, el 2 de enero, para que lo pudieran festejar a su manera. En la actualidad, miles de personas se reúnen en la calles del barrio de Bo-Kaap para ver el animado desfile de Kaapse Klopse, que transcurre desde el distrito seis hasta el centro de la ciudad. De carácter gratuito, el festival proporciona una gran oportunidad para que los bailarines, músicos y malabaristas muestren su talento mientras bailan al son del ghoema (tambor).

  10. México: La quema del año viejo

    Plaza del Zócalo, en México
    Plaza del Zócalo, en México - EFE/Rocio Ortíz

    Fuegos artificiales, campanadas, 12 uvas, cenas en familia, vino espumoso, abrazos y música conforman el escenario de una habitual celebración de Año Nuevo en las grandes ciudades de México. Como ocurre en Madrid con la Plaza Mayor, Ciudad de México tiene su calle simbólica para despedir el año. Se trata de la Plaza de la Constitución, El Zócalo, donde los mexicanos oyen las campanadas, se toman las uvas y asisten a un espectáculo pirotécnico, seguido de varias actuaciones musicales. Sin embargo, lo normal es celebrarlo con familiares y amigos, y algunos barren las casas para expulsar toda la energía negativa o se ponen ropa interior de colores para entrar con buen pie en el nuevo año. En otros estados, como Yucatán, existe una tradición muy peculiar, «la quema del año viejo», elaborando unos muñecos con algunos objetos «explosivos» en su interior con la finalidad de quemar todas las energías negativas que deja el «año viejo». Muchas familias se dedican a fabricar sus propios muñecos que venden por poco más de 500 pesos mexicanos (unos 22 euros).