Asiegu, una pequeña aldea de Cabrales situada en el corazón de los Picos de Europa
Asiegu, una pequeña aldea de Cabrales situada en el corazón de los Picos de Europa - EFE/ Alberto Morante

Asiegu, la aldea de Cabrales situada en el corazón de los Picos de Europa, pueblo ejemplar 2019

El pueblo, que tiene 98 vecinos censados, ha sido galadornado por sus medidas para hacer frente al despoblamiento rural

Actualizado:

Asiegu, una pequeña aldea de Cabrales en el corazón de los Picos de Europa, ha sido galadornada con el Premio Pueblo Ejemplar de Asturias 2019 por el modelo de desarrollo rural basado en el aprovechamiento de los recursos naturales, lo que le ha permitido hacer frente al despoblamiento o la degradación del paisaje.

El premio reconoce la labor de los vecinos al crear en 1999 la Asociación Cultural Asiegu XXI y la iniciativa de los vecinos ante la crisis del mundo rural por la recuperación de fotografías históricas de algunos logros de la comunidad, el impulso de diversos trabajos comunales y una de sus iniciativas más recientes: los bancos colocados por el ayuntamiento con vistas a los picos.

El pueblo, que se encuentra situado a 400 metros de altitud, tiene 98 vecinos censados y casas que aún conservan la arquitectura asturiana. Concretamente, en el barrio de la Caleya que constituye el núcleo primitivo del pueblo, tenemos un claro ejemplo de la arquitectura tradicional asturiana de corte popular, con varias casas de corredor.

Poseee una ubicación privilegiada, frente al Naranjo de Bulnes, y allí encontramos el Mirador de Pedro Udaondo, que tiene unas vistas espectaculares al Pico Urriellu (denominación original del Naranjo de Bulnes). El mirador cuenta con paneles explicativos, mesas de picnic y bancos para disfrutar de esta paisaje cómodamente y además, podemos realizar pequeños paseos por las praderías y los bosques que lo rodean.

Entrada a Asiegu, en Asturias
Entrada a Asiegu, en Asturias - EFE/ Alberto Morante

En su entorno encontramos la cueva prehistórica de Covaciella descubierta en 1994 con motivo de la ampliación de la carretera principal que atraviesa el concejo y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Posee representaciones de animales: diez bisontes, un ciervo, un caballo y un reno que tienen más de 14.000 años. Se encuentran en un excelente estado de conservación debido a que ha estado sellada durante miles de años. Ubicada en el desfiladero de Las Estazadas tiene una galería de 40 metros de longitud que se abre a una gran sala, dividida en dos. El desarrollo total de la cueva es de 80 metros y su entrada original es un pequeño orificio al noroeste de la gran sala. Aunque no se pueda visitar, en Carreña de Cabrales se encuentra el aula de interpretación de la cueva en «La Casa Bárcena».

El lugar cuenta con otros yacimientos arqueológicos: a principios del siglo XX se descubrieron un grupo de 14 hachas (datadas entre 1700 y 1500 A.C), conocidas como «hachas de Asiegu» y que actualmente podemos encontrar en el Museo Arqueológico de Asturias, un enterramiento con ajuar funerario que por su tamaño fue conocido como la tumba del «gigante de Asiego», el pueblo aún conserva restos de una construcción defensiva conocida como El Castru, que en el siglo XVIII era ya descrito como el castillo de Asiego y la casa de El Cuetu de las Abellotas, el barrio más alto del pueblo, es uno de los vestigios constructivos más antiguos que se conservan con origen en una posada de origen medieval.

El pueblo (que recibirá la visita de Sus Majestades los Reyes) también es famoso por el queso Cabrales: tiene dos queserías que están acogidas a la DOP (Denominación de Origen Protegida) Queso de Cabrales. Pero, lo que hace que realmente destaque es su itinerario Ruta’l Quesu y la Sidra, un recorrido de dos horas de duración que se compone de dos partes: una excursión etnográfica por el pueblo y una espicha tradicional en la sidrería Casa Niembro con el siguiente menú: quesos Cabrales y Caxigón, miel, tortos de maíz, ensalada de lechuga, huevos cocidos, picadillo, fabes con bacalao, lacón guisado a la sidra, boronu y postre casero, todo ello acompañado de sidra en un restaurante con carta 100% libre de gluten. Disponen además, de un alojamiento en Casa de Pamirandi, una casa de aldea de estilo tradicional, reformada pero que sigue conservando la esencia de la cultura cabraliega.

Últimos premiados

En las últimas ediciones el galardón recayó en Mual (Cangas del Narcea), Poreñu (Villaviciosa), la comarca de Los Oscos, Colombres (Ribadedeva), el movimiento asociativo y vecinal de Boal, la comunidad vecinal de Teverga, Bueño (Ribera de Arriba) y San Tirso de Abres.