Seis barras para no equivocarse al ir de tapas por Madrid
GASTRONOMÍA

Seis barras para no equivocarse al ir de tapas por Madrid

Croquetas, ensaladilla rusa o tortilla de patata para degustar con vino, cerveza o refresco

Actualizado:

Croquetas, ensaladilla rusa o tortilla de patata para degustar con vino, cerveza o refresco

123456
  1. Croquetas de la Taberna Arzábal

    La gastronomía madrileña bebe de las cocinas de toda España, y en sus bares se pueden degustar todo tipo de platos que bien se pueden acompañar de una cerveza, un refresco o un vermut de grifo. Presentamos una selección de seis locales y platos que los han hecho famosos y que no podemos perdernos, tanto si estamos de paso, como si vivimos aquí. No están presentes todos, pero sí es una buena manera de acercarse a las barras –unas clásicas y otras vanguardistas– de la capital. Será a partir de entonces cuando nos preguntemos ¿acompaña la tapa a la bebida o al revés?

    Croquetas de la Taberna Arzábal

    Los jóvenes dueños de Arzábal han conseguido posicionar su establecimiento entre los indispensables para ir de tapeo de los alrededores del Retiro. Destacan sus croquetas, de boletus o jamón, que podemos tomar tanto dentro como en su terraza, y acompañarlas de algún vino de su extensa carta. Hay raciones mixtas, pero si preferimos solo de una variedad, recomendamos las de boletus. Son cremosas y de un sabor intenso.

    C/ Doctor Castelo, 2

    Fuente: Guía Repsol

  2. Ensaladilla rusa de El Quinto Vino

    Nos transportamos a un local rociero –con lucernario tapado con telas al estilo Feria de Abril– para tomar un vermut de grifo con una ensaladilla rusa. Aquí la verdura está cortada en trozos muy pequeños creando una textura fina y agradable al comerla. Además, y emulando a los locales andaluces, una pizarra tras la barra muestra las tapas con solera que sirven: garbanzos con callos, cola de toro, carrillera…

    C/ Hernani, 48

    Fuente: Guía Repsol

  3. Fabada en Viavélez

    El plato estrella asturiano aquí es suave y ligero, apto para todos los públicos. El objetivo es que disfrutemos de la alta gastronomía también en porciones pequeñas y para compartir. Además, cuentan con una amplia oferta de vinos y espumosos para acompañar tan suculentos manjares del norte.

    Avenida del General Perón, 10

    Fuente: Guía Repsol

  4. Gambas a la plancha en El Boquerón

    En pleno barrio de Lavapiés, el casticismo lo representan los camareros de camisa blanca de este establecimiento, alicatado en tonos azules. Los boquerones en vinagre con aceituna vienen de serie al pedir la caña pero no podemos irnos sin tomar una ración de gambas a la plancha, su tapa más famosa. Pero también hay ostras, percebes, nécoras…

    C/ Valencia, 14

    Fuente: Guía Repsol

  5. Tortilla de patatas de Sylkar

    Bar de barrio donde los haya, en el Sylkar encontramos clientes bebiendo gin tonics, jóvenes a la salida del trabajo y parejas comiendo callos. Pero si por algo es famoso el establecimiento es por su tortilla semilíquida de la que que no cesan de salir de la cocina pinchos, con y sin cebolla. Está tan buena que hay quien se la lleva entera.

    C/ Espronceda, 17

    Fuente: Guía Repsol

  6. Salmorejo de Bodegas La Ardosa

    Probablemente sea una de las únicas barras centenarias de Madrid en las que encontramos cerveza checa de grifo, servidas como pinta o media pinta. Además de su tortilla, uno de los platos que más salen de su doble barra –podemos pedir en la parte de atrás o desde la “trastienda”– es el salmorejo cordobés con virutas de jamón y huevo.

    C/ Colón, 13

    Fuente: Guía Repsol