Diez curiosidades del Palacio Real de Olite que te darán aún más ganas de visitarlo
Su aspecto caótico es uno de sus mejores rasgos - turismo de navarra
turismo

Diez curiosidades del Palacio Real de Olite que te darán aún más ganas de visitarlo

Fue uno de los castillos medievales más envidiados de Europa. El Palacio Real de Olite es una joya, y estos algunos de sus secretos

Actualizado:

Fue uno de los castillos medievales más envidiados de Europa. El Palacio Real de Olite es una joya, y estos algunos de sus secretos

12345678910
  1. Un capricho real en Navarra

    Su aspecto caótico es uno de sus mejores rasgos
    Su aspecto caótico es uno de sus mejores rasgos - turismo de navarra

    Si hay un monumento que recibe visitas en Navarra, ese es el Palacio Real de Olite, un imponente castillo cuyos torrenos y pasadizos nos transportan a la Edad Media, al igual que la villa de Olite.

    Un palacio construído bajo las órdenes de Carlos III «El Noble», un derroche económico para la época con el que el rey pretendía provocar la admiración de los huéspedes, un auténtico capricho real que hoy en día supone una de las mayores joyas arquitectónicas de la comunidad navarra.

    Fuente: Guía Repsol

  2. Un lujo de otra época

    Desde sus torres se disfrutan de vistas privilegaidas de Olite y los alrededores
    Desde sus torres se disfrutan de vistas privilegaidas de Olite y los alrededores - guiarte navarra

    En el momento de su construcción, en el siglo XII, fue considerado uno de los castillos más lujosos del viejo continente europeo.

    Prueba de ello es el diario de un viajero alemán quien, en el siglo XV, escribió «seguro estoy que no hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso y de tantas habitaciones doradas». Un documento que se guarda en el British Museum de Londres.

    Fuente: Guía Repsol

  3. Un palacio formado por dos

    La Galería del Rey es una de las más fotografiadas
    La Galería del Rey es una de las más fotografiadas - turismo de navarra

    En realidad, el Palacio Real de Olite está formado por dos construcciones diferentes. Por un lado, el conocido como «Palacio Viejo» acoge hoy en día el Parador de Turismo, y data del siglo XII. De él solo se conservan los muros y las torres.

    La primera piedra del «Palacio Nuevo» se colocó en el siglo XIV, y fue reconstruido íntegramente en el siglo XX>

    Fuente: Guía Repsol

  4. Jardines colgantes tan bellos como el palacio

    Actualmente se mantien un jardin que da una idea de cómo lucía antiguamente el palacio
    Actualmente se mantien un jardin que da una idea de cómo lucía antiguamente el palacio - olite

    Posiblemente, uno de los elementos más admirados del palacio eran sus jardines colgantes, que llegaron a estar suspendidos a 20 metros del suelo.

    Con plantas y flores de todo el mundo, el peso de los macetones estuvo a punto de hundir el patio, por lo que se vieron obligados a levantar uan sala de arquería subterránea como contrafuerte, conocida como la Sala de los Arcos o de los Murciélagos.

    Fuente: Guía Repsol

  5. Fue un zoológico real

    Una de las imágenes más conocidas es la del palacio con los cerezos en flor
    Una de las imágenes más conocidas es la del palacio con los cerezos en flor - guiarte navarra

    Eran varias las cortes europeas que disponían en sus castillos de animales de caza o exóticos. Fue el nieto de Carlos III, el Príncipe de Viana, quien llevó esta afición más allá para incluir jirafas, leones, camellos y todo tipo de aves.

    Un pequeño zoológico del que todavía hoy se pueden observar los restos del aviario, que se encontraba en el Patio de la Pajarera.

    Fuente: Guía Repsol

  6. La Torre del Homenaje, las mejores vistas de Olite

    Desde la Torre del Homenaje se puede disfrutar de la mejor vista de Olite
    Desde la Torre del Homenaje se puede disfrutar de la mejor vista de Olite - guiarte navarra

    Como no podía ser de otra forma, los aposentos reales son una de las estancias más impresionantes del Palacio Real, y disfrutan por tanto de unas vistas excepcionales.

    Se encuentran en la Torre del Homenaje, una inmensa mole de casi 40 metros de altura cuya coronación pasa, necesariamente, por 133 peldaños.

    Fuente: Guía Repsol

  7. Tiene una nevera real

    Su forma ovalada le ha dotado del sobrenombre «el huevo»
    Su forma ovalada le ha dotado del sobrenombre «el huevo» - turismo de navarra

    Una imnensa piedra oculta un pozo de hielo de 8 metros de profundidad, que se puede obsevar desde la tore Ochavada. Un lugar conocido popularmente como «el huevo» por su forma ovalada, donde se almacenaban las capas de nieve para conservar los alimentos.

    Fuente: Guía Repsol

  8. Como el ave fénix, resurgió de sus cenizas

    La iglesia de Santa María y del Palacio de Olite
    La iglesia de Santa María y del Palacio de Olite - guiarte navarra

    Fue en el año 1813, durante la Guerra de Independencia, cuando el palacio quedó prácticamente destruido, a causa de un incendio provocado por el general Espoz y Mina para evitar que las tropas francesas lo usasen de bastión.

    La Diputación Foral de Navarra adquirió el edificio en el año 1913, y 25 años más tarde iniciaría una restauración que dotó al palacio de su aspecto actual.

    Fuente: Guía Repsol

  9. Bécquer cayó rendido a sus encantos

    El tañido de las campanas de la iglesia retumba en todo Olite
    El tañido de las campanas de la iglesia retumba en todo Olite - guiarte navarra

    No solo a damas le dedicaba Gustavo Adolfo Bécquer sus creaciones. A finales del siglo XIX, un viaje llevó al poeta hasta Olite, y el maltrecho estado del castillo llevó al malogrado artista a escribir un ensayo en el que evocaba las épocas gloriosas del palacio.

    Fuente: Guía Repsol

  10. Un mercado medieval le devuelve al pasado

    Los juglares y malabaristas se hacen dueños de las calles de Olite una vez al año
    Los juglares y malabaristas se hacen dueños de las calles de Olite una vez al año - turismo de navarra

    Un Palacio Real como el de Olite obliga a revivir la Edad Media, al menos durante unos días. Así, la población celebra su mercado medieval cada año, reviviendo así los años más esplendorosos del conjunto arquitectónico.

    Una fiesta durante la cual se venden todo tipo de productos artesanales, los buhoneros, titiriteros y juglares se hacen con las calles y el palacio acoge, como antaño, una cena real.

    Fuente: Guía Repsol