Corral de Comedias, declarado Monumento Nacional
Corral de Comedias, declarado Monumento Nacional
turismo

Qué ver en Almagro al salir del teatro

El Festival de Teatro Clásico (4 al 28 de julio) atrae cada año a miles de amantes de las candilejas

Actualizado:

Almagro, capital histórica de La Mancha es una pequeña ciudad con apenas 8.000 habitantes que cada verano se transforma en un inmenso teatro con capacidad para acoger 60.000 asistentes. El Festival de Teatro Clásico de Almagro atrae cada año a miles de amantes de las candilejas, que convierten a la localidad en el tercer destino turístico de Castilla-La Mancha, por detrás únicamente de Toledo y Cuenca.

El Festival de Teatro Clásico de Almagro involucra a toda la ciudad, que se convierte a lo largo de prácticamente un mes en vaporosa bambalina. El evento cuenta con prestigio y reconocimiento internacional. Suenan en Almagro ecos del ingenio de Shakespeare, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Lope de Vega o Fernando de Rojas, entre otros muchos autores.

En la pasada edición de estas jornadas, los visitantes disfrutaron de las Tonadillas escénicas de Los Zagales o El Pozo de Pablo Esteve o La lección de música y bolero de Blas Laserna en el Corral de las Comedias, así como de la música en directo de María Joao Pires.

El curioso impertinente de Guillén Castro en el Hospital de San Juan, o un relato de perpetua actualidad como La Celestina de Fernando de Rojas fueron otros espectáculos. El Patio de Fúcares acogió Los enredos de Scapín de Moliére, mientras que Life is a dream, la vida es sueño, de Calderón de la Barca se representó en la Iglesia de las Bernardas.

Pero es tan importante el contenido como el continente en este consagrado festival, que ya cuenta con más de 30 ediciones celebradas. Los visitantes no pierden la ocasión de disfrutar los encantos de la localidad.

Ruta de El Quijote

Inmerso en la Ruta de El Quijote, Almagro es una encantadora localidad perfectamente comunicada, a través del aeropuerto en sus inmediaciones, y el tren de alta velocidad que conecta en una hora con Madrid y Sevilla. La localidad es pequeña, pero cuenta con un sector hotelero y de restauración perfectamente preparado para acoger la oleada de visitantes que por estas fechas se dan cita en la ciudad. Los comercios, abanderados por las tiendas de encaje y productos artesanales, de vinos y aceites de la región, harán las delicias de los más selectos consumidores.

Un paseo por el Siglo de Oro

Almagro, capital del Campo de Calatrava, estuvo muy unida a esta orden religiosa, de gran relevancia política durante la Baja Edad Media. Banqueros del emperador Carlos V, como los Fugger y los Welser, se asentaron en estas tierras, lo que contribuyó al desarrollo de Almagro. Como ocurre en casi todas las localidades castellanas, el centro neurálgico es la Plaza Mayor, construcción de planta rectangular rodeada por soportales de piedra. Aquí se enclavan los monumentos civiles más emblemáticos de la localidad, como el Corral de Comedias, el Museo Nacional del Teatro y el Ayuntamiento.

El Corral de Comedias, declarado Monumento Nacional, data del siglo XVI y es el lugar clásico donde se representaban las obras teatrales durante el Siglo de Oro español. Hoy en día

perpetúa su tradición como gran escenario del teatro, siendo uno de los principales del Festival Clásico de Almagro. En su interior, se pueden visitar las galerías, el escenario y los vestuarios.

El Hospital de San Juan, el Teatro Municipal, el Patio de los Fúcares, y el Claustro de los Dominicos se suman a los escenarios callejeros que durante cerca de un mes transportan a Almagro a la época de Lope de Vega, Tirso de Molina o Calderón de la Barca.

Una típica casona manchega es la sede del Museo Nacional del Teatro, que cuenta con interesantes fondos dedicados a la escenografía, trajes teatrales del siglo XVIII, maquetas de teatros y teatrines, además de un completo archivo pictórico y musical.

El Barrio Noble trasladará al visitante a épocas de prosperidad señorial. En él se pueden admirar las casas blasonadas del Mayorazgo de los Molina, de los Rosales, la Casa del Prior o la del Capellán de las Bernardas. La arquitectura palaciega manchega se encuentra fielmente representada en los palacios del Maestral, de los Marqueses de Torremejía o el Palacio de los Condes de Valparaíso.

Monumentos religiosos

Almagro cuenta con templos de gran valor arquitectónico, como son las iglesias de San Bartolomé, San Agustín (declarada de Interés Cultural), o Madre de Dios. Los conventos de la Encarnación y de la Asunción de Calatrava (Monumento Histórico-Artístico) son testigos vivos de la importancia del estamento eclesiástico que se asentó en la ciudad.

Palacios entre la naturaleza

En la zona del Campo de Calatrava se asientan castillos, palacios y localidades de gran importancia histórico-artística como El Viso del Marqués, Almuradiel o Calzada de Calatrava. En Campo de Montiel, se encuentran los restos medievales de Montiel, y localidades de gran interés como Villanueva de los Infantes y Villamanrique.

Desde Almagro, el visitante tiene fácil acceso al paisaje de lagunas e islotes del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel o al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, un humedal de gran importancia ecológica y paisajística.

Tras el intenso recorrido turístico, los balnearios de Fuencaliente y Santa Cruz de Mudela ponen a disposición del exhausto visitante sus excelentes instalaciones termales para un merecido.

Fuente: Guía Repsol