GASTRONOMÍA

La gastronomías burgalesa, un placer para el paladar

Burgos es tierra de mesones con buenos lechazos y ricas morcillas

Actualizado:

Burgos, como «cabeza de Castilla», atesora una amplísima riqueza gastronómica, puesto que su cocina es la síntesis de toda la alimentación castellana, que parte de una despensa prodigiosa y generalmente rotunda para proponer diferentes platos típicos. Por eso, goza de una gran personalidad en la buena mesa española.

No solo es tierra de lechazos asados y de Morcilla de Burgos sino que también, por la cercanía a las costas cantábricas de sus comarcas septentrionales, es rica en pescado fresco.

La Morcilla de Burgos es su principal emblema. Procedente del cerdo, se compone básicamente de cebolla, sangre, manteca y arroz. Decían que la de Burgos debe ser “sosa, graciosa y picajosa” y las más acreditadas son las de Aranda de Duero, Miranda de Ebro o Sotopalacios.

Otro de sus estandartes es el Lechazo de Castilla y León, de carne muy tierna, grasa externa de color blanco céreo y carne blanca nacarada o rosa pálido. Pero también se ha popularizado extraordinariamente el Queso de Burgos, blanco, blando y acuoso, puesto que se comercializa con el suero de la leche. Originariamente se fabricaba con leche de oveja, aunque hoy tiende a usarse también de vaca o mezcla de ambas. Se puede tomar acompañado de miel, membrillo o nueces.

El lechazo burgalés

Burgos es conocida también por la sopa burgalesa, caldo al que se incorporan carne de vaca, huevos, patatas y cebolla. Y por legumbres excelentes, como las alubias de Ibeas, además de vinos excepcionales, encabezados por los de la Ribera de Duero, prestigiosa Denominación de Origen que atraviesa la parte sur de la provincia, y los de la ribera del Arlanza.

A la hora del postre, la Torta de Aranda aspira a obtener una Indicación Geográfica Protegida. Para descubrir tan espléndida despensa, con Morcilla de Burgos y el Lechazo de Castilla y León (ambos con marca de calidad diferenciada) como platos principales, el mejor escenario es, sin duda, alguno de los clásicos mesones de la provincia.