La sangría, un clásico de los meses de calor
La sangría, un clásico de los meses de calor - ABC

Tinto de verano o sangría: cómo se hace, cuál es mejor

Arraigada en la tradición española, es una combinación que goza de fama internacional, quizá en exceso

Actualizado:

La sangría es una bebida bien clásica en los meses de calor. Arraigada en la tradición española, es una combinación que goza de fama internacional. Un exceso de fama, diría yo, que es el que lleva al abuso en multitud de chiringuitos y bares de la costa, donde a los turistas se les sirven unas jarras de contenido inclasificable, de tan baja calidad como los arroces a los que suelen acompañar. Los peores vinos tintos a los que se añaden licores de tercera categoría, grandes cantidades de fruta para disimular y mucho hielo para que esté «bien fresquita», que al fin y al cabo es de lo que se trata.

Y cuando en el establecimiento en cuestión no quieren trabajar demasiado les basta con tirar de las que vienen ya envasadas en botella o, aún peor, en «tetra brik».

Qué lejos de las auténticas sangrías que podíamos beber hace años y que, poco a poco, han ido desapareciendo. Los españoles las hemos sustituido por el tinto de verano, la bebida veraniega más demandada. No es que la mezcla de vino tinto y gaseosa sea algo novedoso. Los que peinamos canas ya la recordamos como algo habitual en las comidas veraniegas familiares de hace bastantes años (originalmente la mezcla era de vino y sifón), pero de un tiempo a esta parte se ha convertido en una bebida muy popular. Refrescante y fácil de elaborar. Basta un vaso o copa grande, mucho hielo, un poco de vino tinto y mucha gaseosa. Y si se quiere más sofisticado, una rodaja de limón. Una combinación perfecta para los días de más calor.

Ojo, el tinto de verano no es sangría, aunque muchos confundan los términos. Lo que está claro es que entre una mala sangría y un simple tinto de verano me quedo con este último.

Recomendaciones

Sangría casera: Si quiere hacer una sangría en casa, la fórmula más tradicional es con vino tinto (si es de calidad, mejor), agua, azúcar, zumo de limón y alguna fruta como melocotón o manzana maceradas en el propio líquido. Opcionalmente, un mínimo toque de licor.

Vino joven: Aunque lo vaya a mezclar con gaseosa, si el vino que emplea es de calidad el tinto de verano estará mucho mejor. No hace falta abrir un Vega Sicilia, un vino joven de los muchos buenos que se elaboran en España será suficiente.