Recetas tradicionales de la paella, tortilla española, gazpacho, bravas y salmorejo
Recetas tradicionales de la paella, tortilla española, gazpacho, bravas y salmorejo

Estos son los únicos ingredientes que deben llevar los platos españoles más típicos

La receta canónica de la paella, tortilla española, salmorejo, gazpacho andaluz y patatas bravas

Actualizado:

La receta de cinco de los platos españoles más típicos son siempre motivo de controversia. La cocina de la paella, la tortilla española, el salmorejo, el gazpacho andaluz y las patatas bravas está tan extendida en bares, restaurantes y hogares que es difícil encontrar dos iguales. Sin embargo, los cánones marcan un estándar de ingredientes fundamentales para cumplir con la receta genuina, muchas veces maltratada, especialmente en verano, servida como alimento para turistas sin criterio en la gastronomía española.

12345
  1. Paella valenciana

    Receta de la paella valenciana
    Receta de la paella valenciana

    Los valencianos son tajantes con la receta de la paella para proteger el buen nombre de su plato más emblemático: arroz, aceite de oliva, agua, azafrán, tomate, judía verde plana, garrofón (un tipo de alubia), pollo y conejo. Los ingredientes son estos, y solo estos; el resto son arroces, pero no paellas.

    La Wikipaella, asociación para el reconocimiento de las auténticas paellas, recoge estos ingredientes como los fundamentales, presentes en todos los restaurantes asociados. No obstante, algunas casas, no todas, en función de la región, también incluyen otros caracoles serranos, romero y pimentón a sus paellas valencianas.

  2. Tortilla de patatas

    Receta de la tortilla de patatas o tortilla española
    Receta de la tortilla de patatas o tortilla española

    El debate sobre la tortilla de patatas está en si debe o no debe llevar cebolla. Las dos respuestas son correctas. La división se mantiene en los recetarios. La cebolla aporta jugosidad; pero, por ejemplo, la de Betanzos (La Coruña), una de las más famosas, no lo lleva y no lo necesita porque la jugosidad la obtiene de una mayor cantidad de huevo, según explica en su análisis sobre la cuestión el crítico gastronómico de ABC, Carlos Maribona.

    Al margen del huevo, la patata, el aceite de oliva y la opcional cebolla, cualquier otro ingrediente no es bienvenido en una tortilla que pretenda ser tortilla española. Bacon, chorizo y otros añadidos están de más.

  3. Gazpacho andaluz

    Receta del gazpacho andaluz
    Receta del gazpacho andaluz

    A pesar de que hoy el tomate es el ingrediente fundamental de un gazpacho, no hay que olvidar que la receta es anterior a la llegada de la hortaliza desde América. Por tanto, cualquier dogma sobre sus ingredientes debe tomarse con cautela. Más aún teniendo en cuenta que dos de los españoles más reputados, Dani García, tres estrellas Michelin, y José Andrés, uno de los cocineros más influyentes en Estados Unidos, son capaces de discutir en público sobre si debe o no debe llevar pepino, uno de los ingredientes más controvertidos de la receta por su persistente sabor.

    El malagueño Dani García nunca lo pone. Sin embargo, el asturiano José Andrés considera que las recetas tradicionales deben ajustarse al canon. En el caso del gazpacho andaluz: tomate, aceite de oliva, vinagre de Jerez, agua o hielo, ajo, pimiento, pepino y pan. La virtud del gusto está las proporciones de cada ingrediente, pero sin saltarse ninguno.

  4. Salmorejo cordobés

    Receta del salmorejo cordobés
    Receta del salmorejo cordobés

    La gran diferencia entre el salmorejo cordobés y el gazpacho andaluz es la textura. El gazpacho es líquido y se debe poder beber en vaso, mientras que el salmorejo es cremoso. El salmorejo nunca debería llevar agua, y la proporción de pan es mayor que en su primo el gazpacho. Más allá de esto, comparten ingredientes comunes: tomate, aceite de oliva, ajo y pan no deben faltar, y añade jamón y huevo duro picado o en tacos para coronar.

  5. Patatas bravas

    Receta de las patatas bravas
    Receta de las patatas bravas

    Las patatas bravas originales nacieron en Madrid como tapa barata y contundente en tiempos de la posguerra, a finales de los años 40 del siglo XX. Los ingredientes genuinos eran patata, aceite de oliva, cebolla y pimentón picante. Más tarde se incluyó caldo de gallina. Y hasta aquí la receta tradicional.

    Posteriormente apareció la versión con tomate, aunque la receta original no lo lleva, como tampoco lleva salsa alioli, a pesar de que en algunas zonas de España, como Barcelona, con una gran tradición de bravas, es un ingrediente básico.