Una estatua de Nostradamus en Salon-de-Provence, donde murió el 2 de julio de 1566
Una estatua de Nostradamus en Salon-de-Provence, donde murió el 2 de julio de 1566 - BlueBreezeWiki

Pistas verdaderas sobre Nostradamus en el 450 aniversario de su muerte

Recorrido por los pueblos de la Provenza (Francia) donde nació y murió este científico y médico aficionado a la astrología

Actualizado:

Michel de Nôtre-Dame (para la historia, Nostradamus) es, quizá, el autor de profecías más conocido de todos los tiempos. Para bien o para mal, se le ha citado durante siglos, desde que en 1555 publicara su obra «Les Prophéties». Y se le volverá a citar de nuevo este 2 de julio de 2016, cuando se cumplen 450 años de su muerte, a los 62 años, en Salón de Provenza.

Nostradamus nació en 1503 en Saint-Remy de Provence, uno de esos bellísimos pueblos de la esta región de Francia situada entre Aviñón, Arlès, Nimes, Aix-en-Provence y Marsella. Fue un científico, médico y boticario con talento al que solo se le recuerda por sus famosas «premoniciones». No era algo extraño en su época. Otros muchos de sus colegas creían en la astrología. En su caso, llegó a ser consejero astrológico de Catalina de Médici, esposa de Enrique II de Francia y reina consorte desde 1547 a 1559.

Lo cierto es que, más allá de sus poderes adivinatorios, está la realidad de una de las regiones más bellas de Francia. Nació en una ciudad provenzal entretejida con estrechas calles y rodeada de campos de girasoles. Conviene visitarla con esta o con cualquier otra excusa. Fue, por ejemplo, la ciudad que Van Gogh utilizó como modelo para su cuadro «La noche estrellada». Durante su estancia de un año en este pueblo -en concreto, en el monasterio Saint-Paul-de-Mausole- pintó unos 150 cuadros.

En las antiguas entradas de la ciudad aún se pueden ver los restos de puertas de la muralla del siglo XIV que rodeaba la ciudad. Nostradamus las conoció en su esplendor. Ahora, este pueblo es un bien lugar para recordar su historia y, de paso, para «beber» la belleza medieval de estas calles.

En Saint Remy, uno de los pueblos más antiguos de Francia, fundado por los celtas al pie del macizo de los Alpilles, se encuentra la casa natal de Nostradamus. Está deteriorada, sin ningún uso, apenas con una placa que recuerda la historia de su ilustre morador. Y, cerca, una fuente decorada con un busto en el cruce entre las calles Rue Carnot y Rue Nostradamus que nos recuerda su figura.

Sin embargo, la casa-museo de Michel de Nôtre-Dame la encontraremos en Salon-de-Provence, el pueblo donde este 2 julio se celebra el 450 aniversario de su muerte. Este museo se creó en 1992 en la casa que Nostradamus compró en 1547, tras quedarse viudo, para fundar una nueva familia con Anne Ponsard, con quien tuvo seis hijos.

Salon-de-Provence, situada en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, a 40 km de Arles y 5o de Marsella, tiene hoy poco más de 40.000 habitantes. Una vez al año, la ciudad se sumerge durante tres días en el Renacimiento mediante la conmemoración de la visita de Catalina de Médici a Nostradamus.

En Salon podemos visitar la ciudad hilando un itinerario con su vecino más famoso como santo y seña. Aquí se dedicó al estudio y la redacción de almanaques de predicciones meteorológicas y consejos medicinales. Y aquí falleció, a menos de 50 kilómetros de Saint-Rémy, el pueblo donde había nacido 62 años antes. Hoy, una ruta («Sur les traces de Nostradamus») nos lleva por los escenarios de aquella época. Una parada obligada es la iglesia Colegiata de Saint Laurent (San Lorenzo), donde se halla su tumba.