Lago de Fogo
Lago de Fogo - Lagoa do Fogo

Ocho razones para visitar la isla más grande de las Azores

Viaje (fascinante) a las profundidades de la Isla de San Miguel

Ponta Delgada Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Como relató Antonio Tabucchi en «Dama de Porto Pim», nos dejamos seducir por la llamada de las Azores y viajamos al archipiélago más occidental de Europa, casi a medio camino de América. La sensación de lejanía se da la mano con la fascinación por la naturaleza desbordante para desembocar en una experiencia única, capaz de hacernos sentir en una realidad paralela inundada de cráteres y senderos, de vegetación salvaje en medio del perfil volcánico.

Nos centramos en la isla más grande: San Miguel, adonde la compañía bandera Azores Airlines vuela desde Lisboa, a menos de dos horas y media. Se despliega Ponta Delgada ante nuestros ojos, una de las tres capitales del archipiélago junto a Horta y Angra do Heroísmo. Más de la mitad de la población, 138.000 habitantes, vive en los 745 kilómetros cuadrados del territorio principal, que tiene en el Pico da Vara su punto más elevado.

Sincronizamos los relojes, pues son dos horas menos que en España, y nos adentramos en la patria chica del poeta Antero de Quental y del novelista Joao de Melo. He aquí un «top 8» de razones para sumergirse en la Isla de San Miguel.

12345678
  1. Furnas

    Aguas volcánicas y tierra humeante en las Furnas (Azores)
    Aguas volcánicas y tierra humeante en las Furnas (Azores) - Turismo Azores

    A escasos 45 kilómetros de Ponta Delgada, se alza el destino estrella del entorno, con un extenso lago natural que invita a la quietud y donde el azufre se alía con el agua hirviente fruto de la actividad volcánica. Las gentes del lugar descienden de sus viviendas con botellas para llenarlas del agua enriquecida con hierro que emana de las fuentes naturales y allí nos aguarda la gran sorpresa gastronómica del cocido azoriano, fraguado dentro de una olla que se introduce en el subsuelo para dejarlo a un punto de cocción absolutamente natural. El horizonte se inunda de una perspectiva humeante y resulta fácil caer rendido ante los encantos de la tierra, mientras nos preparamos para el deleite del Jardín José do Canto y de las aguas termales.

  2. Las dos únicas plantaciones de té de Europa

    Plantación de té Gorreana
    Plantación de té Gorreana - VisitAzores.com

    Nos desplazamos al «hogar» del té Gorreana, una de las dos plantaciones de té que se extienden en suelo europeo (la otra es la cercana Porto Formoso), y no nos resistimos al ritual de esta infusión. Todo un placer degustarlo allí mismo, en su concurrido local abierto al público, marcado por su embriagador aroma. Es el turismo ligado a los productos autóctonos, como sucede también en el caso de la piña, otra seña de identidad de las Azores.

  3. Ponta Delgada

    Centro de Ponta Delgada
    Centro de Ponta Delgada - Turismo Azores

    Las Portas da Cidade, construidas en 1783 con la característica combinación de mármol claro y piedra oscura, nos dan la bienvenida a un enclave pujante donde se palpan las huellas judías y reclaman nuestra atención la Ermita de la Madre de Dios, el Convento de la Esperanza o el Campo de San Francisco, sin olvidar el Jardín Antonio Borges.

  4. Sete Cidades

    Lago de Sete Cidades
    Lago de Sete Cidades - Turismo Azores

    La belleza del doble lago, azul y verde, deslumbra con su ancho esplendor. Sobre un cráter de grandes dimensiones, los dos quedan conectados por un estrecho puente que conduce a la coqueta localidad del mismo nombre. El mirador de la Gruta do Inferno es una parada recomendable para respirar el aire puro y recordar que estamos muy lejos de la contaminación urbana.

  5. Caldeira Velha

    Caldeira Velha
    Caldeira Velha - Albapimenta

    El parque natural de Caldeira Velha integra la Reserva de la Biosfera, y allí comprobamos que la famosa cascada de agua caliente no es ninguna leyenda, sino un reclamo atractivo, capaz de relajar a los más estresados. Algo más allá, el acceso al Salto do Cabrito resulta más complicado, pero merece la pena, especialmente porque algunos otros pozos no pueden ser visitados a causa de las altas temperaturas del agua, en estado de ebullición. Placeres naturales en los alrededores.

  6. Ribeira Grande

    Centro de Ribeira Grande, en San Miguel
    Centro de Ribeira Grande, en San Miguel - Turismo Azores

    El paseo atlántico nos conduce a las piscinas marinas, de titularidad pública, en la antesala de admirar el Santuario de Nuestra Señora de la Estrella. Nos encontramos 18 kilómetros al noroeste de Ponta Delgada, feudo del Centro de Arte Contemporáneo de las Azores, un oasis de posmodernidad rodeado de tradiciones, y del pintoresco Museo de la Emigración.

  7. Caloura

    Paddle en las cercanías de Caloura
    Paddle en las cercanías de Caloura - Turismo Azores

    Arribamos a un idílico pueblecito de pescadores, donde las gentes sonríen al pasar y la sensación de calma lo invade todo. Tomar algo en el precioso bar Caloura, sobre el océano, se convierte en una actividad estimulante, mientras puede planificarse un desplazamiento a Vila Franca do Campo, con el célebre islote y el buceo como complemento.

  8. Observación de cetáceos

    Delfines en las aguas de las Azores
    Delfines en las aguas de las Azores - Turismo Azores

    Desde numerosos puntos de la Isla de San Miguel, por ejemplo desde el puerto de Ponta Delgada, puede contratarse una excursión que tiene por objetivo la observación de ballenas y delfines. Nos acercamos a la agencia Futurismo, donde un joven navarro se dedica a atender a los turistas hispanoparlantes. «¿Un chico de Pamplona?». «Sí, jajaja. Las vueltas que da la vida», nos responde mientras el barco avanza mar adentro y los bancos de delfines hacen sonreír a los más pequeños. El viento va «in crescendo» y las tres horas del trayecto discurren volando.