La Via Tremola, el antiguo camino adoquinado por la ladera sur de San Gotardo
La Via Tremola, el antiguo camino adoquinado por la ladera sur de San Gotardo - Nico Schaerer

GRAN RUTA DE SUIZALa gran ruta de Europa en coche eléctrico

Un viaje en un Tesla por un espectacular itinerario de 1.600 km en Suiza, con más de trescientos puntos de recarga

Actualizado:

La Gran Ruta de Suiza es desde 2015 una de las propuestas más brillantes que han elaborado los responsables del turismo helvético para disfrutar de las bellezas naturales y de las vías panorámicas de este país centroeuropeo. Es el primer itinerario oficial por carretera del mundo que brinda la posibilidad de recorrerlo en un vehículo eléctrico a lo largo de 1.600 km con más de 300 puntos de recarga.

La espectacular carretera del Puerto de Furka
La espectacular carretera del Puerto de Furka - Markus Buehler

Para comprobar esta interesante forma de viaje, tuvimos la oportunidad de probar los modelos S y X de Tesla, quizás la marca más avanzada en el mundo en la fabricación del vehículo eléctrico, nacida en Silicon Valley, al sur de la bahía de San Francisco. Su producción se centra en unos coches de última generación con una autonomía superior a los 400 kilómetros con carga suficiente para disfrutar de un viaje por etapas, de ida y vuelta, como en este caso desde Zúrich a Bellinzona, en la región del Tesino, con regreso por el paso de San Gotardo, Interlaken y Lucerna. El recorrido final de esta experiencia superó los 700 kilómetros, principalmente por carreteras secundarias en busca de los miradores más espectaculares de Suiza, con la ventaja de que la infraestructura de recarga eléctrica cuenta en este país con estaciones de carga rápida «supercharger» de la red de Tesla, que permiten en poco más de media hora un aumento de carga suficiente para tranquilizar al conductor. Además, hay otros puntos comunes de recarga de diferentes tipos, y más de cien hoteles con estaciones de carga.

El objetivo de estos coches, que superan en España el precio de 90.000 euros, es presentarse como una alternativa de movilidad más limpia con el medio ambiente. Eso exige una red suficiente de recargas eléctricas de acceso público, que todavía no alcanza los límites mínimos en nuestro país, pero sí se puede encontrar en otros como Suiza o Noruega, a la cabeza en este clase de infraestructuras en Europa.

Lo que resulta incuestionable es que esta Gran Ruta de Suiza resulta encantadora para el viajero, pues permite descubrir destinos recónditos y hermosos que impactan sobre todo en las alturas. Una alternativa en la que los visitantes pueden interactuar directamente con la población local al tiempo que viajan al volante de su vehículo divisando lagos (22), glaciares, montañas, ríos, arroyos, castillos, iglesias o doce destinos Patrimonio Mundial de la UNESCO y teniendo la posibilidad de dormir en un hotel con encanto «lifestyle» o en un resort wellness.

Castillo de Bellinzona
Castillo de Bellinzona

En el camino se puede pasar por Bellinzona, con sus murallas y sus tres castillos que lucen la etiqueta de la UNESCO desde 2000; por el puerto de San Gotardo, una de las carreteras alpinas más impresionantes construida a principios del siglo XIX y renovada entre 1937 y 1941 con un pavimento de cientos de miles de bloques de granito, que se prolonga por una carretera serpenteante desde Airolo a Göschenen; el puerto de Furka, a 2.229 metros de altitud, para emular al agente 007 Sean Connery de la película «Goldfinger» y para aquellos que simplemente quieren disfrutar de vistas de los majestuosos Alpes; el Brienzer Rothorn, el único tren cremallera que funciona a vapor en Suiza utilizando 250 kilos de carbón y 2.000 litros de agua en cada viaje en una de las cimas más hermosas del Oberland bernés...