Jacky, camarera del Circus Tavern
Jacky, camarera del Circus Tavern - Javier Carrión

La gran historia del bar más pequeño de Europa

El Circus Tavern funciona como cervecería desde 1842 en Manchester, y fue la segunda casa de la estrella del fútbol George Best

Actualizado:

En el número 86 de Portland Street, muy cerquita del barrio de Chinatown, en el corazón de Manchester. El Circus Tavern, ese es su nombre, ocupa una superficie de 45 metros cuadrados, pero la barra del bar solo se extiende a lo largo de un metro con solo dos dispensadores de cerveza de barril siendo uno de ellos el de la Tetley Bitte, la cerveza más popular del local. Ese tamaño tan pequeño hizo pensar a su dueño, Barry Hayes, de 52 años, que podía utilizar un eslogan efectivo en el exterior del establecimiento para captar más clientes y ha logrado de esta manera un arrollador éxito entre británicos y extranjeros. Fuera, puedes leer «El bar más pequeño de Europa, la bienvenida más grande del mundo» y dentro, a la derecha de la diminuta barra, hay una salita para poder tomar sentado las pintas con unos pocos taburetes y mesas alrededor de una chimenea. Normalmente es la simpática Jacky quien se encarga desde la barra de suministrar las cervezas, incluida la famosa Guinness, o incluso alguna botella de «Prosecco» a los clientes. En el edificio hay también arriba dos cuartos de estar y debajo, un almacén y una bodega a la que se accede por una estrecha escalera que obliga a agacharse con sumo cuidado al personal del pub.

Fachada del Circus Tavern
Fachada del Circus Tavern

Los orígenes del Circus Tavern se remontan a 1790, pero sólo funcionó como cervecería a partir de 1842 convirtiéndose rápidamente en un local muy popular. Incluso en el siglo XX fue muy frecuentado por los más famosos futbolistas del Manchester United como el mítico George Best, quien tiene un espacio de honor («el rincón de George»), pequeño como no podría ser de otra forma, en el bar. En la actualidad, el Circus Tavern se llena siempre que hay partidos de fútbol del United o del City, de ahí que todo el local muestre mil y un recuerdos del «deporte-rey» en el Reino Unido.

El bar más pequeño de Europa, la bienvenida más grande del mundo
El bar más pequeño de Europa, la bienvenida más grande del mundo

Normalmente son dos los camareros que trabajan de lunes a viernes en el pub, aunque durante los fines de semana alguno más se incorpora para ayudar en el trabajo de salón. Barry Hayes se hizo cargo del edificio en 2007 y si de algo se enorgullece es que en su local «es muy fácil hacer amigos», aunque solo sea por lo «juntitos» que tienen que estar todos los clientes. Ya pensando en el puro negocio, vende cada pinta por 3,50 libras esterlinas y una botella de vino cuesta alrededor de 12 libras, pero no sirve comidas, al contrario de la mayoría de los locales que compiten con él en el mismo barrio de Manchester.