Río Dronne a su paso por Brantôme
Río Dronne a su paso por Brantôme - Remi Jouan

DORDOÑA Y PERIGORDPueblos, castillos y apabullante arte rupestre en una Francia poco conocida

Los bosques de hayas y robles pintan de verde el entorno de los pueblos del Périgord, provincia del suroeste de Francia

Actualizado:

Por su abundancia en bosques, praderías y ríos fue Julio Verne quien lo denominó Périgord Vert, el territorio más al norte del Dordoña. Paisaje rural oriundo de las vacas de raza limousin, uno de los mejores ganados vacunos de Europa y la raza más utilizada en el mundo. Con su color rojo castaño y cuernos elípticos han visto pasar la historia de Francia a su alrededor, ya que estamos en uno de los territorios franceses que acogen al hombre desde sus más remotos orígenes.

Se puede comprobar en el vecino valle de la Vézère, donde el hombre se instaló hace 400.000 años dejando su huella en las numerosas cuevas y abrigos que se abren en los acantilados de roca que confinan el discurrir caprichoso del río. La cueva de Lascaux, en Montignac, es uno de los lugares más impresionantes de la prehistoria, donde el hombre representó sus creencias y fuerza espiritual a través de pinturas y grabados realizados en los pasajes más recónditos de sus cavidades.

El ganado pasta plácidamente en un paisaje de grandes bosques y aguas vivas, entre los que se encuentra el río Dronne, el último río salvaje de Francia cuyas excepcionales características naturales lo han convertido en el eje del Parque Natural Regional Périgord-Limousin. Recursos naturales por los que las forjas abundaron en el siglo XV dando lugar a una de las primeras regiones siderúrgicas del país.

Pueblos

Puente Viejo de Saint-Jean-de-Côle
Puente Viejo de Saint-Jean-de-Côle - Père Igor /CC

El pueblo de Nontron guarda todavía ese pasado artesano elaborando cuchillos desde el medievo. Con su empuñadura de madera de boj y una «V» inversa pirograbada con tres puntos a su alrededor. Misteriosa decoración que podría representar al grafiti universitario del siglo XIV, el vítor, símbolo de euforia y triunfo realizado por los estudiantes salmantinos desde el siglo XIV.

La vida rural del Périgord Vert se desarrolla entre campos de centeno y cría ganadera de vacas y ovejas. Ahora también hay caballos de pura raza árabe alrededor de una bonita granja en Mareuil sur Belle. En «Domaine des 2 Abbesses en Vert» el cuidado amable de este ser vivo, de líneas genéticas puras procedentes de los beduinos permite su utilización por el placer de vivir interaccionando con ellos.

Los bosques de hayas y robles pintan de verde el entorno de los pintorescos pueblos del Périgord. Tal vez ayuden a hacer aún más bellas joyas rurales como Brantôme, puerta del valle de Dronne. Un pueblo de fábula con abadía benedictina, considerado la Venecia del Périgord.

En el Camino de Santiago, el medieval pueblo de Saint-Jean-de-Côle -uno de los más bellos de Francia- destaca por la presencia del castillo de La Marthonie o de una bonita iglesia románica con tejado de madera. En el puente que atraviesa el río surge todo el encanto del mundo rural francés.

Castillos

Château de Puyguilhem
Château de Puyguilhem

Los castillos abundan por el territorio. Descubren el pasado de la región o enamoran con sus vistas como el renacentista de Puyguilhem. Tampoco faltan los lagos, muchos de ellos de origen artificial desde el medievo. La obtención de agua y el aprovechamiento piscícola fueron su origen y hoy se desvelan como magníficos observatorios de fauna y lugares donde pasear entre bosques para sentir el borboteo de los manantiales que los alimentan, como en el paraje del camping insólito de Milhac de Nontron.

Al pie del lugar más elevado de Dordoña, el pueblo de Saint-Pierre-de-Frugie ha decidido convertirse en un núcleo rural con futuro verde por el compromiso adquirido por sus vecinos de no usar pesticidas en sus cultivos y jardines. Además, en su compromiso de cero pesticidas, se han hecho amigos de los insectos y un pueblo que mira a las estrellas por su nula contaminación lumínica.

En tierra de múltiples caminos que se entrecruzan hay hueco para el tren como la vieja vía de Corgnac-sur-l’Isle en desuso. Permite convertirse en maquinista de un tren a pedales, el velorail, y recorrer 5 km para decir aquello de ¡pasajeros al tren!

Cueva de Lascaux

Centro Internacional de arte parietal de Lascaux (Lascaux 4)
Centro Internacional de arte parietal de Lascaux (Lascaux 4)

Abierto en diciembre del 2016, el Centro Internacional del Arte Parietal, que incluye una réplica completa de las galerías de la cueva de Lascaux y 6 salas de exposiciones, permite descubrir la cueva al detalle, aprender a leer los mensajes de sus pinturas por las que es considerada la «Capilla Sixtina del arte rupestre» y sentir toda la emoción que guió a nuestros ancestros hace 18.000 años.