Doce preciosas aldeas históricas en la frontera de Portugal

Las aldeias portuguesas, a 10 km de la frontera española, conservan castillos, iglesias, calzadas romanas y una inagotable historia

Actualizado:

Decía Saramago: «Hay lugares por donde se pasa y otros adonde se va». Podía referirse a estas doce aldeias de la región portuguesa de Beira: Belmonte, Castelo Novo, Idanha, Monsanto, Sortelha, Almeida, Castelo Rodrigo, Marialva, Linhares, Trancoso, Castelo Mendo y Piodao.

[Los diez pueblos más bonitos de Portugal]

Estamos en la frontera más antigua de Europa, de las que más castillos conserva. Son pequeños lugares que fueron fundamentales para la creacion del país. Algunos no llegan a los cien habitantes en su núcleo histórico. Casi todos tienen su castillo, fuentes manando siempre agua, iglesias de origen románico, herencia judía, calzadas romanas, casonas medievales y una especial gastronomía.

123456789101112
  1. Castelo Mendo

    Entrada a Castelo Mendo
    Entrada a Castelo Mendo

    A 10 km de la frontera española de Fuentes de Oñoro. Desde lejos se ve la ciudadela coronada por el castillo. El pueblo antiguo está protegido por una muralla del siglo XIII que conserva cinco puertas. Por la Porta dos Berroes, flanqueda por dos verracos de origen celta, se accede a la plaza con pelourinho (picota), ventanas de estilo manuelino, visillos bordados y calles empedradas.

  2. Belmonte

    Castillo de Belmonte
    Castillo de Belmonte

    De su origen romano son muestra la torre (Centum Cellas) y los miliarios romanos reutilizados en porches. Casonas medievales, callejuelas y cuestas con escalinatas que parecen no llevar a ninguna parte. En Belmonte nació Pedro Alvares Cabral, descubridor de Brasil (hay un Museo de Los Descubrimientos) y también un Museo Judío que recuerda que allí todavía viven judíos de origen sefardita.

  3. Castelo Novo

    Plaza de Castelo Novo
    Plaza de Castelo Novo

    En el casco antiguo solo quedan cincuenta habitantes, además de numerosas fuentes y la devoción mayor de toda la región: el Señor de la Misericordia. En sus casas predomina el granito. Museo de Historia Creativa y taller donde se elaboran doce muñecos, cada uno con una leyenda de las Aldeias Históricas. Castillo, pìcota manuelina y langariça (antiguo lagar de piedra donde se pisaba la uva).

  4. Monsanto

    Cazoletas prehistoricas en el castillo
    Cazoletas prehistoricas en el castillo

    Seis mil años de antiguedad y 830 habitantes (en el casco histórico, solo 80). Sus penedos (rocas) desafían la gravedad colgando sobre las casas. Por aquí anduvo el hombre prehistórico. Romanos, visigodos, árabes y templarios dejaron su huella. Junto al castillo, cazoletas (un pequeño hueco artificial excavado en la superficie de algunas rocas) de hace 4.000 años y sepulturas medievales antropomórficas. Tiene el título de «la ciudad más portuguesa de todo Portugal».

  5. Idanha-a-Velha

    Lápidas romanas en Idanha-a-Velha
    Lápidas romanas en Idanha-a-Velha

    Solo 79 habitantes. Todos los edificios tienen piedras reutilizadas -sobre todo romanas- de una antigua villa bajo el pueblo. Se ha hecho un museo con sus piezas, principalmente lápidas funerarias. Muralla, castillo, puente romano y un enorme lagar. Se puede hacer senderismo -GR12- por una antigua calzada romana: Rota da Egitania.

  6. Almeida

    Entrada a la fortaleza de Almeida
    Entrada a la fortaleza de Almeida

    Lo ideal sería poder llegar desde el cielo para apreciar lo imponente de la fortaleza que rodea este pueblo. El tratado de Alcañices -en 1.297- concedió Almeida a los portugueses. Está considerada la segunda fortaleza más importante de todo el reino. Solo hay dos puertas de acceso y se recomienda el paseo siguiendo las murallas. Dentro de la fortaleza un Museo Histórico Militar.

  7. Castelo Rodrigo

    Alfiz árabe. El alfiz es la moldura o marco que rodea la parte exterior de un arco
    Alfiz árabe. El alfiz es la moldura o marco que rodea la parte exterior de un arco

    Dependió del Reino de León después de la conquista a los árabes. En 1296 se hizo portugués. Conserva murallas, restos del palacio de Cristovao de Moura, pelourinho, iglesia medieval, cruces de conversos en las casas y signos árabes reutilizados.

  8. Linhares

    Castillo de Linhares, entre la niebla
    Castillo de Linhares, entre la niebla

    Le llaman «la catedral del parapente». Gracias a este deporte, Linhares es más conocido por esta actividad que por su castillo. Fueron los túrdulos quienes la fundaron en el 580 a.C. De la ocupación romana queda la calzada y el foro. El castillo fue construido en el siglo VIII por los leoneses. Sus casas son un alarde de imaginación y no hay dos ventanas iguales.

  9. Marialva

    Vista de Marialva
    Vista de Marialva

    El castillo se eleva sobre un peñasco y las murallas circundan la villa. Tiene tres partes: la Ciudadela dentro de las murallas (ya abandonada), la villa fuera, y la dehesa rodeándola. Destaca la Casa de la Judía (con grabados de conversos en la puerta) y la Casa del León. La fortaleza comprendía también el pueblo. Hace solo 120 años los últimos habitantes salieron a vivir fuera de las murallas. La iglesia está dedicada a Santiago, ya que era Camino de Santiago.

  10. Piodao

    Piodao, uno de los pueblos más bonitos de Portugal
    Piodao, uno de los pueblos más bonitos de Portugal - Pedro Figueiredo

    El pueblo no se ve hasta que se está justo al lado, o mejor dicho enfrente, pues la carretera circula por arriba y como las casas están totalmente pegadas a la ladera, se confunden con ella. Son de piedra y pizarra apiñadas unas encima de otras formando un conjunto, donde lo único que destaca es su blanca iglesia. Sobre los dinteles pequeñas cruces de madera que recuerdan a los difuntos que en ellas vivian. Es Patrimonio Nacional.

  11. Sortelha

    Se trata de una pequeña aldea medieval abrazada a su castillo y todo ello rodeado por una muralla. Las casas se han adaptado a lo rocoso del terreno con calles estrechas y rocas. Se puede subir a lo alto de la muralla y dar un paseo por encima del pueblo. Al atardecer, las grandes rocas de granito que rodean la fortaleza parecen tomar formas, como la llamada del Beso.

  12. Trancoso

    Trancoso
    Trancoso

    La principal entrada es la Puerta del Rey con una figura que pretenden que sea el legendario Joao Tiçao que arrebató la bandera a los españoles cuando cercaban el castillo. De aquí era Bandarra, el zapatero profeta, quien con sus profecias sobre el destino de Portugal trajo de cabeza al Santo Oficio que lo encarceló en 1.541. Fue centro de una importante judería (hay marcas en las puertas) y conserva muralla, picota y torre.