Procesión del Sacrificio el Viernes Santo en Medina del Campo
Procesión del Sacrificio el Viernes Santo en Medina del Campo - DIP. VALLADOLID

Una de las colecciones de imaginería renacentista más espectaculares de España

De Medina del Campo a Medina de Rioseco, de Peñafiel a Tordesillas: viaje emocionante a la Semana Santa de los pueblos de Valladolid

M. G.
ValladolidActualizado:

Medina de Rioseco será durante unos días territorio libre de campaña electoral. Así lo han acordado desde el Ayuntamiento con motivo de la Semana Santa, cuando el municipio vallisoletano se sumerge en una tradición que este año no quiere ver salpicada de propaganda. Y es que la mayoría de sus habitantes, en torno al 80 por ciento, pertenece a algunas de las diecisiete cofradías y hermandades, y entre el Viernes de Dolores y el Domingo de Resurrección su mente y alma las copa la Pasión.

Esta decisión es un ejemplo del fervor con el que se vive la Semana Santa en la provincia de Valladolid, una tierra en la que éste es uno de los principales acontecimientos del año, marcado por la entrega de sus vecinos y la admiración de los foráneos, que asisten sin parpadear al desfile de las obras de arte que en estos días salen a bailar por su calles. Las esculturas de algunos de los mejores imagineros de todos los tiempos –Juan de Juni, Alonso Berruguete, Pedro de Mena o Gregorio Berruguete– son la base de los pasos que procesionan en varios de sus municipios, destacando la capital, Medina del Campo y Medina de Rioseco. En los tres casos, la Fiesta es de Interés Turístico Internacional.

En el citado municipio de Medina de Rioseco, además de la calidad de las tallas y de la pasión y arraigo con la que los vecinos encaran la celebración de la Semana Santa, destaca entre sus procesiones la salida y entrada a la capilla de los «grandes pasos». Se trata de tallas voluminosas y pesadas –«El Descendimiento, conocido como la «Escalera» y la «Crucifixión»– que el Viernes Santo exigen de una técnica especial para cruzar la puerta a hombros de los cofrades.

Salida del paso El Descendimiento de la Cruz (La ‘Escalera’) en la localidad vallisoletana de Medina de Rioseco
Salida del paso El Descendimiento de la Cruz (La ‘Escalera’) en la localidad vallisoletana de Medina de Rioseco - ICAL

En Medina del Campo, por su parte, radican las procesiones de disciplina más antiguas de España. En la noche del Jueves Santo, la procesión de la Vera Cruz ilumina a su paso las calles de la villa. Los cofrades portan un farol de forja con una vela alumbrando las imágenes de avanzan junto a ellos en un ambiente silencioso y cautivador que se rompe con el canto del Miserere en la Plaza Mayor. Además, el Viernes Santo, el desfile del Silencio, saca a la calle una de las colecciones de imaginería renacentista más espectaculares de España.

Además, en Tordesillas la Fiesta es de Interés Turístico regional. Destaca el «Encuentro Doloroso» en la Plaza Mayor el Miércoles Santo o la procesión de la Pasión de Cristo, que el Viernes Santo concentra catorce pasos.

Peñafiel también cuenta con la declaración de Interés Turístico, en este caso con carácter Nacional y acotada a un acto: la «Bajada del Ángel». Se celebra cada Domingo de Resurrección en la Plaza del Coso, donde un niño vestido de blanco desciende del cielo para anunciar la resurrección y quitarle a la Virgen el velo que simboliza su luto.

Bajada del Ángel, en Peñafiel
Bajada del Ángel, en Peñafiel - ICAL