SAN JUAN 2018Solsticio de verano: qué fiestas y rituales se celebran en el mundo

Entre los días 20 y 22 de junio es el solsticio de verano en el hemisferio norte y la luz del día parece no apagarse nunca

Actualizado:

Entre los días 20 y 22 de junio, el semieje terrestre se inclina hacia la estrella principal de nuestro sistema: el Sol. Es el solsticio de verano en el hemisferio norte y la luz del día parece no apagarse nunca. Hace miles de años que este hecho, relacionado con la fertilidad y la alegría, se celebra con fiestas y rituales en las distintas culturas del planeta. Además, es una época perfecta para viajar ya que, si nuestro mundo es un lugar precioso que merece la pena descubrir, lo es más aún cuando los días son tan largos y la gente está alegre y celebrando. Estos son algunos destinos sugeridos por Skyscanner para dejarse llevar por la magia del verano.

12345678910
  1. México y Guatemala

    En México, la civilización maya dejó una huella indeleble que ha perdurado hasta nuestros días. Los mayas no construyeron sus imponentes ciudades de piedra al azar.

    Esta avanzada civilización levantaba los edificios de sus ciudades en completa armonía con los astros. Y es que los mayas adquirieron su conocimiento y sabiduría directamente de la observación de la naturaleza, los astros y sus repeticiones cíclicas.

    Un claro ejemplo de ello se puede observar en la mítica ciudad maya de Chichen Itzá, en la Península de Yucatán. La disposición de sus pirámides es matemática pura. Gracias a ello, durante el atardecer del día más largo del año podrás acercarte a su pirámide central –El Castillo– y ver cómo exactamente un lado está bañado en la preciosa luz del atardecer y el otro se encuentra totalmente sumido en la sombra. Además, el juego de luces hace aparecer a Kukulkán, una deidad maya representada por una serpiente emplumada.

    Miles de personas llegan aquí cada año para ver este espectáculo y vivir las celebraciones que incluyen antiguas tradiciones mayas.

    Otra opción similar es viajar a la espectacular Tikal, en Guatemala. Esta ciudad maya sepultada por la selva del Petén fue la más poderosa de su región hasta hace unos 3.000 años. Absorbe la energía de la naturaleza que le rodea en la celebración del solsticio de verano.

  2. Islandia

    En la capital islandesa, Reikiavik, se celebra uno de los mejores festivales de música electrónica (con alguna incursión en el heavy) de todo el mundo: el Secret Solstice Festival.

    En tan solo unos años –su primera edición tuvo lugar en 2014– se ha convertido en un «must» para las hordas festivaleras de toda Europa. Tráete gafas de sol, pues será de día las 72 horas que dura el festival. Además, podrás disfrutar de experiencias distintas, como el túnel de la lava, piscinas geotérmicas y una excursión a un glaciar. ¿Te apuntas? Pues reserva ya tu plaza para asistir del 21 al 24 de junio de 2018.

  3. Suecia

    Los países nórdicos de Europa celebran el solsticio de verano con la pasión propia de aquellos que viven gran parte del año sumidos en la oscuridad y las sombras. Normal.

    En Suecia las celebraciones del solsticio de verano son realmente a lo grande. La fecha varía, pues se escoge siempre el fin de semana que caiga entre el 19 y 24 de junio. En su inicio se celebraba el 24 de junio, conmemorando el nacimiento de San Juan Bautista.

    Los actos del fin de semana se centran en la tradición y el folclore suecos. La gente se reúne para bailar danzas tradicionales, disfrutar de la gastronomía sueca (donde el salmón marinado con patatas y crema se lleva la palma), escuchar fábulas y leyendas asociadas al solsticio de verano y beber sin fin.

  4. Reino Unido e Irlanda

    Stonehenge, monumento oficialmente datado finales del neolítico, situado cerca de Amesbury, en el condado de Wiltshire, Inglaterra
    Stonehenge, monumento oficialmente datado finales del neolítico, situado cerca de Amesbury, en el condado de Wiltshire, Inglaterra

    El pasado pagano del Reino Unido e Irlanda provocó que las celebraciones del solsticio de verano estuvieran basadas en rituales e historias que tenían a unicornios, magos, hadas, demonios y otras criaturas místicas como actores principales. La llegada del cristianismo acabó con estas tradiciones, pero hoy en día se reviven en algunos lugares de ambos territorios.

    El lugar místico más visitado en el Reino Unido para vivir la noche más corta del año es Stonehenge. Este lugar de arquitectura neolítica sigue siendo un misterio para arqueólogos e historiadores. Miles de personas llegan para presenciar un amanecer en el que el sol cuadra perfectamente con un círculo realizado en una de las rocas.

    En Irlanda, sin embargo, se encienden hogueras y se cuentan leyendas junto a ellas.

    [Los mejores lugares de España para vivir la noche de San Juan]

  5. España

    En España, la celebración del solsticio de verano gira claramente en torno al fuego. Famosas son las hogueras en la playa en Galicia y Cataluña, mientras que en Alicante tienen lugar sus fiestas mayores, las Hogueras de San Juan, del 20 al 24 de junio.

    En las Hogueras de Alicante se construyen unos monumentos enormes que satirizan a personajes de la vida social y política nacional e internacional, para después quemarlos la noche del 24 de junio. Durante los días previos, se realizan desfiles con trajes regionales, se prueba la gastronomía local y la fiesta nocturna parece no tener fin. Eso sí, la playa es tu aliada para descansar durante el día.

  6. Rusia y Ucrania

    Los países eslavos, como Rusia y Ucrania, celebran el solsticio de verano con una gran fiesta que demuestra la alegría que les produce dejar atrás el invierno largo y duro.

    La fiesta más grande en esta época se llama Iván Kupala y tiene lugar a principios de julio, unos días después de la jornada más larga del año. Dicen los eruditos en mitología, que el origen de esta celebración se encuentra en rituales paganos relacionados con la fertilidad.

    Agua, fuego y tradiciones amorosas se mezclan en el Iván Kupala. Mientras que la noche antes de la festividad hay batallas de agua entre niños y jóvenes, el día en sí se saltan hogueras cercanas a los ríos mientras las jóvenes solteras confeccionan coronas de flores que depositan en las aguas. El futuro de sus relaciones amorosas dependerá del rumbo que tome la corona en cuestión.

    Otra tradición relacionada con esta última es la que afirma que los jóvenes tendrán suerte en el amor si encuentran la flor del helecho en los bosques. Al parecer, solo florece durante el solsticio de verano. En la realidad, esto se ha traducido con las mujeres solteras vistiendo una corona de flores e internándose en el bosque para ser halladas por los hombres.

  7. China

    En China, las fuerzas masculinas del «yang» y los cielos tienen su celebración en el solsticio de invierno, mientras que las femeninas del «yin» y la tierra son adoradas en el día más largo del año.

    Para celebrarlo, las mujeres se entregan unas a otras coloridos abanicos y pequeños frascos con perfumes aromáticos. Además, en Shandong y Pekín se comen noodles porque se piensa que trae buena suerte.

    Si quieres presenciar espectaculares carreras entre barcas, acude al Festival de las Barcas Dragón en Shaoxing. Aquí, los competidores reman en barcas de entre 13 y 30 metros de largo (con capacidad para hasta 80 remeros), profusamente decoradas con colores llamativos, y acabadas en una boca de dragón abierta. Antes del inicio de la carrera, en una ceremonia sagrada, se le pintan los ojos al dragón para darle vida al bote. Gana la barca que llegue primero a retirar la bandera que hay al otro extremo.

    Es un gran espectáculo, pero te aconsejamos que cojas sitio pronto porque hay decenas de miles de espectadores.

  8. Grecia

    En la antigua Grecia, el solsticio de verano era el día más igualitario del año.

    Durante el festival griego de Kronia, la jerarquía social era totalmente olvidada en favor de un día totalmente festivo en el que la moral quedaba también aparcada. La celebración quería conmemorar y emular la Edad Dorada de Kronos, en la que nadie tenía que trabajar para conseguir un sustento y toda la humanidad era considerada como igual.

    Otra forma de celebrar el solsticio de verano en Grecia, y que cuenta con unos 2.500 años de historia, es ascendiendo al Monte Olimpo para ver amanecer. Si lo vas a hacer, recuerda entrenar un poco antes porque el pico se eleva hasta casi 3.000 metros sobre el nivel del mar.

  9. Alaska, Estados Unidos

    ¿Cómo celebrarías el solsticio de verano si vivieras a menos de 250 km del Círculo Polar Ártico y la luz del sol fuera un bien escaso durante todo el año? Pues casi seguro que dándolo todo como si no hubiera un mañana.

    Eso es lo que hacen las decenas de miles de personas que acuden cada año a Fairbanks para disfrutar del Festival del Sol de Medianoche. Más de 30 actuaciones musicales en vivo y 150 stands con un poco de todo, desde los clásicos foodtrucks hasta talleres en los que te enseñan a buscar oro en los ríos. Eso sí, no te dejes engañar por el hecho de que sea junio y lleva ropa de abrigo, pues en ocasiones aún hay nieve en el suelo.

  10. Austria

    En Austria también celebran la noche más larga del año encendiendo grandes hogueras. Sin embargo, a diferencia de los espectáculos playeros que esto supone en España y Portugal, aquí el efecto se ve intensificado por el contraste con las altas e imponentes montañas austríacas.

    Los pueblos de los valles de Wachau y Nibelungengau encienden grandes hogueras que pueden admirarse, de la mejor manera posible, tomando un barco y descendiendo la corriente del Danubio mientras te tomas unas buenas cervezas austríacas.