El glaciar Pastoruri situado dentro del Parque Nacional Huascarán
El glaciar Pastoruri situado dentro del Parque Nacional Huascarán - Flickr

La nueva atracción turística de Perú, la ruta del cambio climático

En el Parque Nacional Huascarán, encontramos el glaciar Pastoruri, ejemplo práctico de los efectos del calentamiento global

Actualizado:

Dentro del Parque Nacional Huascarán, situado a 35 km de la ciudad de Huaraz y en plena Cordillera Blanca de los Andes peruanos, se sitúa el glaciar Pastoruri con más de 5.000 metros sobre el nivel del mar. Como es de esperar, no es inmune a los efectos del calentamiento global lo que hace que se reduzca su tamaño año tras año, hasta el extremo de llegar a desaparecer en 10 años.

Este glaciar, es la cadena montañosa tropical de mayor altitud del mundo. Tiene 1999 kilómetros cuadrados de superficie aproximadamente, con una longitud de 1,3 y una anchura de 2,03 kilómetros. Cuenta con una paisaje que es una combinación inédita de los tres estados del hielo; Por un lado, el hielo, presente en la estructura propia del glaciar. En segundo lugar, la Laguna de Patococha, en la que podemos ver el agua en su estado más natural. Y por último, el agua gasificada a través de manantiales que emanan de las profundidades en forma de gas.

La zona, con una acceso fácil durante todo el año, es especialmente recomendable para deleitarse con unas vistas icónicas y diferentes de las que el viajero imaginaría encontrarse en el país.

Además de lo anteriormente mencionado, la flora y la fauna salvaje constituye otro de los atractivos del paisaje. Por ejemplo, encontramos patos silvestres o aves como los chiritos y plantas típicas altoandinas como la puya raimondi que habitan en la zona. Los restos fósiles que se han encontrado en la zona, evidencian la presencia de dinosaurios hace miles de años. Estos no han sido los únicos habitantes históricos de la zona, en Pumapama se han encontrado restos arqueológicos de culturas antiguas, gracias a la aparición de dibujos y escrituras rupestres que actualmente son accesibles a los visitantes.

Desde manantiales hasta picos nevados

La ruta se inicia con un camino bien marcado y de fácil acceso que nos adentra en el valle, en el que vemos desde unos manantiales de aguas gasificadas en Pumapampa, que brotan del suelo de forma natural hasta la laguna de Patococha con los picos nevados al fondo, además de un tipo de planta altoandina llamada puya de Raimondi, que alcanza hasta los doce metros de altura y puede vivir más de 100 años.

Posteriormente, la ruta asciende, a pie, hasta los 4.00 metros de altitud donde se encuentra el glaciar. Debido a esta elevada altura es común que se produzcan mareos, dolor de cabeza y náuseas. Por ello se recomienda hidratarse con infusiones de coca y llevar paracetamol o tomar pastillas Sorojchi.

Llegados a este punto, no solo podemos admirar esta belleza natural en tonos blancos y grises, también se muestra la ubicación de lo que fuera una cueva de hielo convertida ahora en una pequeña laguna.

Los efectos del cambio climático han hecho que el glaciar sufra un aumento de temperatura, perdiendo una gran parte del casquete de hielo y por tanto los dos millones de metros cúbicos de agua que ahí se preservaban, además de una cueva de hielo de aproximadamente 40 m que era muy visitada por los turistas nacionales y extranjeros; En su lugar actualmente hay una pequeña laguna. Se sabe que el glaciar ha perdido, desde 1995 más del 50% de su superficie.

Contrario a la ideas sobre la desaparición del Pastoruri, el ingeniero glaciólogo local Benjamín Morales Arnao ha estado ensayando un método para intentar revertir el deshielo que, aunque muchos lo hayan considerado poco ortodoxo, ya ha obtenido sus primeros resultados positivos.

Consiste en cubrir el hielo con una capa de serrín de 15 cm de espesor, ya se ha realizado en los nevados de Pastoruri y Chaupijanca, los resultados son evidentes; los terrenos cubiertos parecen una meseta sobre la nieve.

Así, en Pastoruri, se logró conservar cuatro metros de hielo. Esto es, debido, a que este material funciona como aislante. Contiene celulosa y, de esa manera, se ha conseguido disminuir la fusión glaciar.