Destinos

ABCViajar

Destinos

Los 10 paisajes más bellos de África que descubrió Livingstone

Día 25/03/2013 - 12.05h

En marzo se celebra el Bicentenario del nacimiento del gran explorador de África. Estos son los paisajes de su vida

1El desierto de Kalahari

Inglaterra, año 1840. Un escocés de 27 años, serio, algo retraído y recién graduado como médico, es aceptado por la Sociedad Misionera de Londres para ocupar plaza en Kuruman, la más remota de las misiones británicas en Bechuanalandia, en el sur de África. Tal es la baza que juega el azar para catapultar al joven doctor hacia un destino que le está reservado: ser el más grande de los exploradores africanos de todos los tiempos. Su nombre: David Livingstone.

El 19 de marzo de 2013, al cumplirse el bicentenario del nacimiento del célebre galeno, misionero y explorador escocés, le rendimos homenaje desde aquí recordando diez de los hitos geográficos más destacados que jalonaron su larga y fructífera peripecia africana.

Kalahari. Livingstone llegó a Kuruman a mediados de 1841. La aldea, asiento de 350 nativos y de unos pocos misioneros con sus familias, se alzaba en la margen meridional del África central, vasto territorio virtualmente desconocido por los europeos, que se extendía miles de kilómetros, por el norte, hasta el Sáhara. Pero el joven médico no logró congeniar con Robert Moffat, su superior, escocés como él -y con cuya hija, Mary, acabaría, no obstante, casándose-. Decepcionado, escribió a su familiares: “Nunca construiré sobre los cimientos que haya puesto otra persona; predicaré el Evangelio sin basarme en los lineamientos de ningún otro hombre”.

A principios de 1843, Livingstone se estableció en Mabotsa, 320 kilómetros al noreste de Kuruman, al borde del desierto de Kalahari. Difícilmente hubiera imaginado una comarca más inhóspita para fundar una nueva misión: una llanura colonizada por zarzales y tan calurosa que “hasta las moscas buscan aquí la sombra”. Pero lo cierto es que se sentía feliz mientras se abría paso entre los espinosos matorrales a 38º de temperatura, escrutando rocas y termiteros. “Experimento un gran placer animal al viajar por un país salvaje e inexplorado”, anotó en su diario el 26 de marzo de 1866, al inicio de la que sería su última y prolongada odisea africana.

En el fondo, aunque nunca llegó a reconocerlo abiertamente, Livingstone era mucho más explorador que misionero. Y fue en el desierto de Kalahari –930.000 km² de yermas soledades repartidas hoy entre Botsuana, Namibia y Sudáfrica-, que él sería el primer hombre blanco en atravesar 27 años antes de la citada anotación, donde nació su vocación exploradora.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Camino de Santiago

Encuentra los mejores restaurantes

Por tipo de cocina

Lo bello
lo útil