Las maravillas de Irán que querrías conocer
Montañas del noreste de Irán - R.M.

Las maravillas de Irán que querrías conocer

Suspiros de Bam, ejércitos de piedra en Persépolis, la perla de Oriente en Isfahán, santuarios enigmáticos en Takht-e Sulaiman...

Actualizado:

Suspiros de Bam, ejércitos de piedra en Persépolis, la perla de Oriente en Isfahán, santuarios enigmáticos en Takht-e Sulaiman...

12345678910
  1. Las bellezas de Persia

    Montañas del noreste de Irán
    Montañas del noreste de Irán - R.M.

    Si el viaje es más gratificante cuando te sorprende, entonces Irán puede ser el mejor destino en la Tierra. Si te apetece viajar a alguna parte intermedia entre Oriente y Occidente, un lugar exótico y fascinante, pero con todas las comodidades, visita Irán.

    Este es uno de los lugares auténticos de los que jamás se regresa. El hechizo de la antigua Persia es fácil que te atrape: suspiros de Bam, ejércitos de piedra atravesando Persépolis, ciudades románticas como Isfahán o Yazd, santuarios históricos que siguen vivos en Mashhad, Qom o Shiraz, y lugares sagrados enigmáticos como el santuario del Zoroastrismo, Takht-e Sulaiman.

    Sin olvidar, por supuesto, que la gente es el secreto mejor guardado de todos porque la hospitalidad es la definición más pura de los persas. Viajar a Irán supone en primer lugar desprenderse de todos los prejuicios para enamorarse del país tal y como es. Estas son algunas de las maravillas que puedes conocer si te atreves a embarcarte en la aventura.

    Visado de turismo

  2. Isfahán, la perla de Oriente

    La plaza de Naghsh-e Jahan en Isfahan-Irán, declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco
    La plaza de Naghsh-e Jahan en Isfahan-Irán, declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco - L.A.

    En medio de la geografía de Irán, a mitad de camino entre el Mar Caspio y el Golfo Pérsico se halla una de las ciudades más bellas de Oriente: Isfahán, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

    La grandeza de sus monumentos y su profundo sabor histórico han permitido acuñar el lema «Isfahán, la mitad del mundo» o «la perla de Oriente». Cuando Shah Abbas I la convirtió en su capital en pleno siglo XVI reunió a los mejores arquitectos y artesanos de Persia y de otros países asiáticos para realizar una serie de construcciones acorde a un reinado que quería postularse como uno de los más ricos del mundo.

    Nació entonces Naqsh-e Jahan, la plaza de Isfahán, solo superada en tamaño por Tiananmen, en Pekín, y con tantos atractivos que parece una ciudad en sí misma. En un enorme rectángulo rodeado en sus cuatro costados por un zoco de artesanía. Surge refulgente y azul la Mezquita del Shah o la Mezquita del Jeque Loftollah, sin patio ni alminares elevados pero con el interior más precioso de todo Irán. Sin olvidarnos del Palacio de Ali Qapu, que aunque casi siempre va con su andamiaje por fuera, cuenta con unas pinturas y unos techos pintados de forma magistral.

  3. Persépolis, la ciudad Persa

    Persepolis, guerreros persas y medos
    Persepolis, guerreros persas y medos - Cordelia Persen

    Persépolis, la razón por la que cualquiera podría tener a Irán como destino viajero predilecto. Arqueología pura y grandeza de una ciudad destinada a albergar los festejos más importantes del Imperio Aqueménida, en la que dignatarios venidos de todas las latitudes quedasen asombrados de la magnificencia persa.

    2.500 años después de su construcción aún deja con la boca abierta a los forasteros, que se encuentran con los grandes caballos de piedra, miles de personas esculpidas en primorosos bajorrelieves y tumbas excelsas en la falda de la montaña. El momento de entrar por la Puerta de las Naciones flanqueados por toros alados es poesía pura, ver tragarse el Sol por el mismo lado en un atardecer, simplemente es un sueño.

  4. Kashan, la ciudad oasis

    La mezquita de Agha Bozorg en Kashan
    La mezquita de Agha Bozorg en Kashan - L.A.

    Esta encantadora ciudad oasis en el borde del Desierto de Kavir es uno de los destinos más atractivos en Irán. Está localizada en una de las rutas de caravanas más importantes y cuenta con un impresionante bazar cubierto y un grupo de casas del siglo XIX arquitectónicamente significativas.

    Shah Abbas I estaba tan enamorado de Kashan que insistió en ser enterrado aquí en vez de en Isfahán. Otras figuras históricas que se asocian con la ciudad incluyen a Abu Musa al-Ashari, un soldado y compañero del profeta Mahoma cuyo ejército tomó la ciudad en el siglo VII dC. La leyenda dice que sus tropas lanzaron miles de escorpiones del desierto en los muros de la ciudad, haciendo que la aterrorizada población cediera.

    Durante el período selyúcida (AD 1051-1220) la ciudad se hizo famosa por sus textiles, su cerámica y sus azulejos. Hoy en día es un centro importante para la producción de textiles y alfombras. El momento del año que recibe más visitantes es en abril, cuando los campos de rosas a los alrededores de la ciudad están en plena floración.

  5. Yazd, el laberinto de adobe

    Tazd, Irán
    Tazd, Irán - Ninara

    Un laberinto de adobe color desierto permite que los viajeros se pierdan en la ciudad. Sus callejuelas estrechas y homogéneas con paredes de barro son lo que muchos van buscando de este país. Conocida por su presencia infinita de «badgirs» o torres de viento, Yazd posee más secretos de los que cualquiera podría imaginar.

    Si consigues subir a los tejados y perderte entre cúpulas para ver caer el sol descubrirás otra perspectiva de la ciudad. Desde allí se advierten los minaretes vestidos de azul como los de la Mezquita del viernes, las montañas áridas al fondo y el canto del almuecín golpeando esquinas y recovecos. Otro monumento imprescindible de Yazd es el Complejo timúrida Amir Chakhmaq, que servía de escuela, mezquita y mercado.

    Además de las Torres del Silencio en que los feligreses del zoroastrismo dejaban sus cadáveres a expensas de los buitres, se puede hacer desde Yazd una excursión a tres lugares muy recomendables a través de agencia o, mucho más barato, contratando a un conductor local: Meybod, Chak Chak y Kharanaq.

  6. Shiraz, el corazón de la cultura persa

    Mezquita de Nasr Ol Molk en Shiraz
    Mezquita de Nasr Ol Molk en Shiraz - Dynamos

    Conocida como el corazón de la cultura persa durante más de 2000 años, Shiraz se ha convertido en sinónimo de educación, ruiseñores, poesía y vino. Fue una de las ciudades más importantes del mundo islámico medieval y fue la capital iraní durante la dinastía Zand (AD 1747-1779), cuando muchos de sus más bellos edificios fueron construidos o restaurados.

    Ciudad de poetas. Shiraz es el hogar de las tumbas de Hafez y Saadi, por lo que se ha ganado el puesto de ser uno de los principales lugares de peregrinación para los iraníes. Es también el hogar de espléndidos jardines, mezquitas exquisitos y ecos de la antigua sofisticación.

    El agradable clima de la ciudad, situado en un valle fértil, en algún tiempo famosa por sus viñedos, hace que sea un lugar muy agradable para visitar.

  7. La ciudadela de Bam

    Arg-e Bam, Irán
    Arg-e Bam, Irán - Oxlay

    Arg-é Bam, la ciudadela de Bam, era la mayor construcción de adobe del mundo hasta que se vino abajo por algo que en farsi se denomina «zelzele», el terremoto de 2003. Junto con sus alrededores está considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Está situada en la ruta de la seda y fue construida con anterioridad al año 500 a. C. y continuó siendo habitada hasta 1850.

    Toda la edificación era una gran fortaleza en cuyo corazón se ubicaba la ciudadela, pero a causa del aspecto espectacular de la ciudadela, que se encuentra en la cúspide, la fortaleza toda recibe el nombre de Ciudadela de Bam.

    Con apenas un 10% en pie de lo que fue en el pasado, es un lugar impresionante. Su grandeza y mística sólo se hace tangible por el romanticismo de los viajeros. Después de lo sucedido hace una década, al que fuera el lugar más visitado y admirado de Irán, hoy llegan muy pocos turistas.

  8. Mashhad, la Meca del chiísimo en Persia

    El santuario del Imán Reza en la ciudad de Mashhad
    El santuario del Imán Reza en la ciudad de Mashhad - L.A.

    Mashhad es la ciudad más santa y sagrada de Irán, la Meca del chiísimo en Persia, ya que aquí se encuentra enterrado Imán Reza —el octavo Imán—. Millones de peregrinos chiíes llegan cada año a esta ciudad de casi dos millones y medio de habitantes que rodean el Haram-e Razavi, que es como se conoce a este importantísimo santuario islámico.

    El complejo de Imán Reza en Mashhad es historia viva, la fe que hace llorar a las personas por solo tocar una tumba. Además arquitectónica y artísticamente este inmenso mausoleo es una maravilla. Si emociona la cúpula y los minaretes de oro, entrar junto a miles de personas devotas y contemplar su sentimiento es algo que supera cualquier expectativa, parece que tiene más que ver con un viaje al corazón de la gente.

  9. Kandovan, la pequeña Capadocia

    Asentamiento de viviendas trogloditas en Kandovan
    Asentamiento de viviendas trogloditas en Kandovan - Andrea Taroni

    Con reminiscencias de la Capadocia (Turquía), Kandovan es un fotogénico asentamiento de viviendas trogloditas con graneros de almacenamiento tallados en rocas volcánicas curiosamente erosionadas. Las casas fueron excavadas como un modo práctico de resguardarse de las inclemencias del tiempo y también sirvieron de escondite durante el avance del ejército mongol.

    Más allá de Kandovan, las colinas empinadas ocultan una vista completa del Monte Sahand cuya cumbre volcánica se eleva a 3707m. El libro «La leyenda» de David Rohl sugiere que Sahand era la bíblica «Montaña de Dios». De ser verdad, colocaría a Kandovan en el mismísimo Jardín del Edén original. Pero hoy en día es la miel en lugar de las manzanas las que tientan a una degustación.

  10. Takht-e Suleiman, el «Trono de Salomón»

    El Trono de Salomón es uno de los lugares sagrados más interesantes y enigmáticos de Irán
    El Trono de Salomón es uno de los lugares sagrados más interesantes y enigmáticos de Irán - LA.

    Takht-e Suleiman , el «Trono de Salomón», es uno de los lugares sagrados más interesantes y enigmáticos de Irán. Es un santuario del Zoroastrismo y del antiguo Imperio sasánida situado en una zona montañosa del noroeste del país. En 2003 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

    Sobre un valle se eleva a veinte metros por encima de las tierras circundantes un pequeño lago de belleza misteriosa. Brillantemente claro, pero oscuro como la noche debido a su profundidad, las aguas del lago son alimentadas por un resorte oculto muy por debajo de la superficie. Lugares como este se conocían en tiempos legendarios como portales al inframundo y moradas de espíritus de la tierra.