Viajar

El vídeo más espectacular de la Antártida

Un impactante vídeo en HD muestra el periplo de un velero en las aguas del continente helado durante el pasado verano austral

El vídeo más espectacular de la Antártida
M. Á. BARROSO - Actualizado: Guardado en: Viajar

La Antártida tiene algo de irreal, de paisaje de otro mundo, como si el paso de las centurias desde que fue descubierta no le hubiera despojado el carácter de «terra australis incognita». Aunque algunos historiadores creen que el español Gabriel de Castilla pudo ver alguna de las islas Shetland del Sur en 1603 y el británico James Cook fue el primero en cruzar el Círculo Polar Antártico y circunnavegar el continente en la década de 1770, la confirmación de que más allá del Pasaje de Drake había tierra llegaría el 19 de febrero de 1819: el inglés William Smith avistó de forma casual la isla Livingston cuando viajaba desde Montevideo a Valparaíso. Los cazadores de focas tomarían las Shetland y el extremo norte de la Península Antártica a lo largo del siglo XIX, antes de la llegada de los grandes aventureros.

La exploración de la Antártida no tenía parangón; no había que enfrentarse a animales salvajes ni a indígenas hostiles (de hecho, fue auténticamente descubierta por sus exploradores, pues nunca habitó ser humano allí). El oponente era más formidable: vientos de hasta 300 kilómetros por hora, temperaturas inferiores a los 50 grados bajo cero, un océano con aspecto de irascible criatura viva, una banquisa que atrapaba y trituraba los barcos, una costa sin apenas puertos naturales y largos días de helado silencio.

La lucha se establecía entre el aventurero y las fuerzas desatadas de la naturaleza, entre el hombre y los límites de su resistencia. A principios del siglo XX el reto se salpimentó con la rivalidad entre británicos y noruegos, en la que tres nombres brillaron con luz propia: Robert Falcon Scott, Ernest Shackleton y Roald Amundsen, que finalmente ganó la carrera hacia el Polo Sur.

Las bellísimas imágenes que les ofrecemos en este vídeo del sueco Kalle Ljung suavizan de alguna manera esa desolación. Fueron captadas durante el último verano austral, en un periplo en velero de veinte días entre diciembre de 2014 y enero de 2015. El equipo partió de Ushuaia, Argentina, y tras doblar el Cabo de Hornos cruzó el Pasaje de Drake (un tormentoso tramo de mar de 800 kilómetros de ancho) hacia el archipiélago Melchior, en la Antártida. Durante 16 días el barco surcó las frías y cristalinas aguas de la Península Antártica y grabó en HD esta pequeña joya de documental que muestra icebergs de formas caprichosas y la fauna de la zona antes de regresar a Ushuaia.

Toda la actualidad en portada

comentarios