Diez casas rurales cerca de la playa

Diez casas rurales cerca de la playa

Alojamientos que permiten disfrutar de una experiencia campestre a orillas del mar, en el norte o en el Mediterráneo

Actualizado:

Alojamientos que permiten disfrutar de una experiencia campestre a orillas del mar, en el norte o en el Mediterráneo

12345678910
  1. Matchani Gran (Menorca)

    Las casas rurales sobrevuelan nuestra imaginación sobre todo en fines de semana desde el otoño a la primavera. Pero también pueden ser una opción en verano. Para las familias, los amigos, las peñas, los compañeros de trabajo, para todos aquellos que aún no tienen lugar de vacaciones o no pueden pagarse un hotel de lujo, Escapadarural.com propone diez casas rurales donde disfrutar del verano sin renunciar a la playa y vivir una experiencia de campo y agua, en el norte o en el cálido Mediterráneo [te puede interesar: Quince casas rurales cerca del Mediterráneo].

    Matchani Gran, en Menorca

    Matchani Gran es una típica casa de campo menorquina que ha sido restaurada y convertida en un pequeño y familiar agroturismo dedicado a la ganadería, sus 40 corderos y 2 simpáticos burritos pastan por las 40 hectáreas de terreno de que dispone la finca.

    La antigua boyera de 250 m2 ha sido rehabilitada y cumple la función de pequeño salón con TV vía satélite, rincón de internet y comedor. En la decoración se han empleado útiles y herramientas que usaban los antiguos payeses.

    El acceso a la finca transcurre a lo largo de un precioso camino de 250 mts. flanqueado por pinos y situado a 1,5 km del pueblo de Sant Climent, en el cual podrá encontrar restaurantes de reconocido prestigio, club de jazz, bares, supermercado, autobús de línea etc. se encuentra también cercano a las bonitas calas de Binidali y Biniparratx, Canutells, Calan Porter y la famosa cueva de’nXoroi.

  2. Finca Tramuntana (Mallorca)

    La propiedad está totalmente equipad, catalogada por el gobierno regional como Estancia Turística Vacacional. Se halla en Costitx, en plena naturaleza, flanqueada por un frondoso bosque de encinas, pinos, algarrobos y un torrente. La finca tiene una extensión de 4.500 metros con amplio aparcamiento y está llena de flores y de una cuidada decoración.

    La casa está distribuida en dos plantas, dispone de 6 dormitorios amplios, salón-comedor con chimenea, 4 baños interiores con secador, cocina rústica totalmente equipada, salón superior con zona de juegos y sofás-cama y terraza superior.

  3. El Refugio (Cantabria)

    El Refugio se encuentra situado en el municipio de Cóbreces, en Cantabria, frente al mar, a 30 metros de la playa. Se trata de un pequeño hotel familiar, situado en un entorno privilegiado en el que disfrutar de tranquilidad, una sabrosa gastronomía y unos excelentes cócteles. Cerca están el acantilado de El Bolao, en la misma localidad, y San Vicente de la Barquera, Comillas o Santillana del Mar. Puede ser un lugar estratégico para disfrutar de festejos de historia reciente, como la solidaria Fiesta de los Limones en Novales, o de otros de larga tradición, como el Día de Cantabria (segundo domingo de agosto) en Cabezón de la Sal.

  4. A Boubeta (Pontevedra)

    La Casa A Boubeta se encuentra en Coiro, ayuntamiento de Cangas do Morrazo. Además de encontrarse muy cercana al centro del pueblo, hay menos de 2 km hasta la playa más cercana y en un radio de 7 Km podrá visitar más de 40 playas.Cangas do Morrazo tiene el microclima más benigno y más días de sol de toda Galicia. Esta propiedad ya figura desde el siglo XVII en el testamento de D. Fernando de La Rua Freire, señor de los pazos de Santa Cruz y Castrelo en Bueu, fundador entre otras de la Capilla de los Santos Reyes en 1686 (entre sus descendientes figura el ex-presidente de Argentina D. Fernando de la Rua). Entonces, ya figuraba como Casa Granxa da Boubeta. Recientemente ha sido restaurada manteniendo intacto su estilo propio de típica casa rural gallega.

  5. Agroturismo Santa Klara (Guipúzcoa)

    El paisaje de Santa Klara es exquisito, algo parecido a un sueño, entre el mar y la montaña, sobre los acantilados del biotipo protegido Deba-Zumaia, en Guipúzcoa. Los días claros incluso puedes llegar a ver la costa francesa. Y al abrir la ventana de sus habitaciones también se abren múltiples posibilidades acuáticas para el viajero: windsurf, vela, surf, piragüismo, pesca, buceo y paseos en barco.

  6. El Alloral de Llanes (Asturias)

    Desde El Alloral de Llanes, un complejo de apartamentos rurales en Asturias, se puede acceder con una caminata breve a cuatro playas, entre ellas la curiosa playa de Gulpiyuri, que aparece y desaparece. La Senda Costera pasa por delante del alojamiento, un atractivo recorrido para empequeñecerse con la contemplación de los acantilados y el océano. Construidos con un estilo tradicional asturiano, los alojamientos del Alloral de Llanes ofrecen todo lo necesario para el descanso y la tranquilidad, además de una deliciosa propuesta culinaria.

  7. Cortijo La Joya de Cabo de Gata (Almería)

    El Cortijo La Joya, situado en el Parque Natural del Cabo de Gata, es un milagro en el desierto de Almería. El viajero tiene una hectárea para perderse, en la que se encuentran sus dos cortijos y una haymah. De la haymah del Caid llegan los ecos, sabores, olores y tejidos del pasado árabe que dominó el territorio durante la Edad Media. Los dos cortijos, también inspirados en el mestizaje árabe, lo tienen todo para una estancia inolvidable: jacuzzi, piscina y una cercana playa accesible para completarla mejor escapada al Sur.

  8. Casas rurales Illetas (Formentera)

    ¿Qué mejor sitio para un verano rural que la isla de las islas? Nos referimos al lugar con más playas que territorio cultivado: Formentera, un paraíso. La Casa rural Illetas se encuentra entre l'EstanyPudent y les Salines d'en Marroig, en territorio natural protegido. Simples, sobrias, blancas… estos alojamientos son la síntesis de la filosofía mediterránea, un complejo de 15 casitas, las antiguas Casas de La Salinera, sin grandes lujos y con todo lo necesario para la vida contemplativa.

  9. Casonas de Marengo (Tenerife)

    Cualquiera de las seis Casonas de Marengo, en una finca de 30.000 m2 situada a las afueras de Icod de Los Vinos, en Tenerife, se nos antojan el mejor sitio para perderse. Una de ellas incluso tiene un dormitorio de estilo señorial Luis XV con bañera de hidromasaje, que se complementa con unas fantásticas vistas al mar y al Teide. Además, este establecimiento se encuentra cerca de la playa de San Marcos, del Gran Golf de Buenavista y del Drago Milenario, el ejemplar más grande y longevo que se conoce en el mundo de este tipo de árboles.

  10. Torre de Laxe (La Coruña)

    En plena Costa de la Muerte, a 3 km de la playa de Laxe, se encuentra este hotel rústico cuyo edificio principal está catalogado como Patrimonio Cultural de Galicia. A torre de Laxe se construyó en 1934, pero ha sido restaurado en 2010 insuflando un aire colonial a sus estancias. Alojarse aquí es una experiencia exquisita en todos sus detalles, desde dormir entre sábanas de hilo con bordados artesanos hasta desayunar en su terraza saboreando los mejores productos caseros.