Isla de Rockall, Nueva Escocia - Flickr

Por qué los turistas gastan 1.800 euros por pasar 20 minutos en esta piedra

Un grupo de dieciocho turistas ya ha pagado esa cantidad para visitar la casi inaccesible Rockall (Escocia), conocida como «la piedra donde termina Europa»

Actualizado:

La pequeña e inhabitable isla de Rockall, situada en Escocia, está de enhorabuena ya que recibirá en la primavera de 2020 a un grupo de 18 turistas y a un equipo de apoyo de 7 personas durante 20 minutos. Cada uno de ellos pagará la cantidad de 2.000 dólares (unos 1.800 euros). Aunque parezca imposible, las entradas están agotadas.

Estos aventureros se convertirán en el primer grupo turístico que visita esta isla situada a 260 millas (418 km) al oeste de las Islas Hébridas Exteriores, Escocia. Se trata de una iniciativa de Kraken Travel y Lupin Travel, que se especializan en viajes a algunos de los lugares más difíciles de llegar del mundo. Según sus datos, solo 200 personas han visitado este lugar, la última vez en 2016.

La expedición será dirigida por el aventurero escocés Neil Hancock, quien ya conoce la isla. Fue en 2014 durante un total de 43 días. El motivo fue superar el antiguo récord de permanencia, que estaba en 40 días. Lo consiguió, y además, gracias a esto, recaudó dinero para fines benéficos. Para ello, tuvo que dejar a su esposa y a su bebé en Escocia y emprender el viaje con la única compañía de un portátil con películas, una armónica y algo de whisky.

Se trata de uno de los lugares más difíciles de alcanzar del mundo. Anteriormente sólo se podía acceder desde un helicóptero o avión privado. Sin embargo, el próximo año este grupo turístico accederá a la isla desde Oban a bordo de una goleta holandesa. Una vez en la isla, los afortunados deberán equiparse con trajes de neopreno, botas y dispositivos de flotación (todo ello antes de poner un pie en ella). Una vez hecho esto, dispondrán de entre 18-20 minutos para recorrer el área emergida de este peñasco, de unos 500 metros cuadrados. Las previsiones en cuanto a la duración del viaje son de 7 días aunque puede sufrir variaciones en función del clima.

Hancock, en declaraciones a The Sunday Post, afirma que el principal problema es no poder caminar demasiado y, añade que el mar y los vientos pueden hacer que sea un lugar bastante frío y sombrío.

¿Le están entrando ganas de visitar la isla? No se preocupen porque aunque los puestos están ocupados, se platean nuevos viajes para mayo y junio de 2022.