La «Otra» Sagrada Familia (Santuari de la Mare de Déu de Montserrat), situada en Montferri(Tarragona)
La «Otra» Sagrada Familia (Santuari de la Mare de Déu de Montserrat), situada en Montferri(Tarragona) - Barcelona Secreta

Así es la desconocida «otra» Sagrada Familia construida en Tarragona

En Montferri (Tarragona) encontramos el Santuari de la Mare de Déu de Montserrat, diseñado por un díscipulo de Gaudí y considerado como la «otra» Sagrada Familia

Actualizado:

A tan solo una hora en coche desde Barcelona encontramos este lugar desconocido, que se ha ido haciendo popular poco a poco por su presencia en diferentes sitios de internet. Es una pequeña y secreta «Sagrada Famila», situada en Montferri (Tarragona) y que recibe le nombre de Santuari de la mare de Deu de Montserrat.

Su diseño es obra de Josep María Jujol, que fue discípulo de Gaudí. Su contacto empezó en 1904 (cuando Jujol se encontraba en tecero de Arquitectura). Entra como ayudante y evoluciona hasta colaborador forjando una relación de influencia constructiva recíproca. Sus intereses estaban muy ligados al detalle artesanal, muy acorde al estilo arquitectónico de Gaudí. Además, se dice que ambos experimentaban cierta sensibilidad por la naturaleza, llegando incluso a decir que la obra de Jujol está condicionada o influenciada por el paisaje rural del campo de Tarragona.

La obra es una ermita englobada dentro del estilo modernista, con treinta y tres cúpulas que simulan las formas de la montaña de Monserrat o cuarenta y dos pilares que sostienen un techo que parece suspendido. Tiene el objetivo de mantener una conexión directa entre la ermita y la tierra y por ello se utilizan diferentes elementos del entorno natural para decorar las paredes de la iglesia (como pueden ser las rocas redondeadas de las montañas de Montserrat).

Un poco de historia

La idea originaria fue del padre Daniel María Vives, que soñaba con abrir un santuario en honor a la virgen de Montserrat para favorecer la devoción. La casualidad hizo que Josep María Jujol fuera primo hermano del cura, el cual se encargó del diseño. Las tierras fueron cedidas por la propia familia de Vives.

La primera piedra se pusó en 1925 y las obras continuaro a buen ritmo hasta que se interrumpieron en 1931 por falta de dinero y por la inestabilidad política de aquel tiempo.

Jujol solo llegó a construir una tercera parte de la ermita, ya que la Guerra Civil causó verdaderos estragos en la estructura, y al volver, después de que esta finalizará, se desanimó debido al pésimo estado en el que se encontraba. Desgraciadamente no llego a ver terminada la obra que había diseñado.

No fue hasta 1984 cuando se reanudaron las obras de reconstrucción y finalización de la iglesia en las que estuvieron implicados todos los vecinos: ayudando con sus tractores a trajinar la arena o las treinta toneladas de mandera e incluso vendiendo boletos de lotería para recaudar dinero, a esa inversión se le sumó una ayuda pública de la diputación de Tarragona de 30 millones. Finalmente, se inauguró el 30 de mayo de 1999. El proyecto fue dirigido por el arquitecto e historiador Joan Bassegoda i Nonell en colaboración con el constructor Josep Cendrós.

Estructura

El edificio tiene una planta poligonal que trata de emular un barco orientado hacia Montserrat.

Interior del Santuari de la mare de Deu de Montserrat
Interior del Santuari de la mare de Deu de Montserrat - Ayuntamiento de Montferri

Las piezas para su construcción fueron elaboradas en su totalidad por los habitantes del pueblo, quienes utilizaron grava del río Gaià mezclada con cemento.

Se elaboró, por ejemplo, una celosía diseñada por Josep María Jujol. Son seis corazones triangulares que constituyen un rosetón en el cerrado de los ventanales de forma parabólica que forman el perímetro.

Hay también un bloque curvado (que mide 50x15x10) utilizado para conseguir las formas tan redondeadas de la aguja central que culmina en una cruz de hierro, es giratoria y posee una veleta que señala siempre la dirección del viento.

Toda la estructura está formada por arcos parabólicos, sin el uso de paredes.

Las tres puertas de acceso al edificio son de acero forjado, de la misma manera que lo son las barandillas, las cuales son una copia auténtica de un diseño anterior de Jujol.

La ermita únicamente puede ser visitada los domingos de 11:30 a 13:00h por el precio simbólico de 1 euro. Sólo se concertan visitas durante la semana si se trata de grupos mayores de 20 personas.