Cuatro bosques de otoño imprescindibles cerca de Madrid

Cuatro bosques de otoño imprescindibles cerca de Madrid

Tres hayedos y un castañar... Cuatro ideas para salir al campo en las próximas semanas, en el esplendor del otoño

Actualizado:

Tres hayedos y un castañar... Cuatro ideas para salir al campo en las próximas semanas, en el esplendor del otoño

1234
  1. Castañar de El Tiemblo, Ávila

    Castañar de El Tiemblo (Ávila). A 104 kilómetros de Madrid.

    Uno de los más bellos castañares de España, con enormes árboles centenarios. Está en lo más estrecho de la garganta que forma el río Yedra, casi en el límite con la Comunidad de Madrid. A la entrada del castañar encontramos el área recreativa del Regajo, donde hay que dejar el coche y caminar por un sendero hasta un antiguo refugio. Al lado, en una zona mágica del bosque, hay un impresionante castaño («el abuelo del bosque»), el ejemplar de esta especie más grande de Europa, con un perímetro de más de diez metros. Su tronco hueco sirvió como refugio de pastores. Otro ejemplar, también centenario, es «El Chozo».

    El mayor atractivo de la comarca Pinares-Alberche reside en la belleza de sus pueblos, y el indudable valor de sus espacios naturales, como el Valle de Iruelas -que cuenta con una Casa del Parque-, declarado Reserva Natural en 1997 y Zona de Especial Protección para las Aves, donde se encuentran las mayores poblaciones de buitre negro de Europa; el Pinar de Hoyocasero o el Castañar de El Tiemblo. Merece la pena pasear por otros municipios como Cebreros, donde está el Museo de Adolfo Suárez y la Transición, o El Barraco, que acaba de estrenar un espectacular Museo de la Naturaleza del Valle Alberche. Y hacerse una foto junto a los toros de Guisando, a unos 9 kilómetros de El Tiemblo.

  2. Hayedo de Montejo, Madrid

    Hayedo de Montejo, con los colores del otoño
    Hayedo de Montejo, con los colores del otoño

    Hayedo de Montejo de la Sierra. A 94 km de Madrid.

    La Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón ha celebrado en septiembre el 40 Aniversario de la Declaración del Hayedo de Montejo de la Sierra como Sitio Natural de Interés Nacional, un hito al que acompañó el 25 aniversario del Servicio de Interpretación del Patrimonio Natural.

    Estamos a pocos kilómetros del nacimiento del Jarama, en la frontera entre Madrid y Guadalajara, en uno de los ecosistemas más vigilados de la Comunidad. La senda es un recorrido corto, de poco más de una hora que, sin embargo, permite hacerse una idea de las peculiaridades de estos árboles, algunos de hasta cuatrocientos años, gruesos, llenos de pliegues y suturas. En la ruta nos salen al paso muchos ejemplares singulares, de dos, tres o más troncos abrazados hasta completar un diámetro amplísimo. El Hayedo de Montejo de la Sierra tiene 250 hectáreas de extensión, a una altura de entre 1.250 y 1.600 metros, cuyo microclima favorece el desarrollo de numerosas especies vegetales y animales. Destaca su flora de brezos, abedules, serbales y su fauna, con una gran variedad de especies, entre las que se encuentran el zorro, el corzo y el jabalí.

    Las visitas al hayedo estén restringidas y hay que obtener un permiso, que puede conseguirse en el Centro de Recursos en el mismo momento de llegar (Centro de Recursos e Información Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón. C/ Real, 64 – Montejo de la Sierra). Los pases presenciales suponen un 50% de las autorizaciones totales. Otra forma de reservar es a traves de Internet, en la pagina www.sierradelrincon.org, aunque durante el mes de noviembre es casi imposible encontrar una plaza por esta vía. Información: 91 869 70 58.

  3. Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara

    Hayedo de Tejera Negra. A 165 km de Madrid.

    Las hayas son hijas de las glaciaciones, de un clima frío y húmedo. Por eso resulta milagroso encontrarse un bosque como el de Tejera Negra tan al sur. En condiciones ideales se pueden ver árboles de cuarenta metros. En el microclima de este parque, donde llueve más que en los alrededores, no llegan tan arriba, pero en la senda hay ejemplares de trescientos años, retorcidos y con arrugas que parecen surcos, o al revés.

    En el hayedo hay dos rutas circulares, la de Carretas (6 km) y la del Robledal (17 km). Existe una ruta circular señalizada para bicicletas que llega al Río Zarzas (21 Km). En otoño es obligatoria la reserva de plaza para acceder en turismo al aparcamiento interior. Para llegar desde Madrid hay que tomar la A 1, carretera de Burgos, y luego la N-110 en dirección a Riaza y Ayllón. Desde este pueblo, por la C-114 tomaremos la dirección Atienza, hasta el desvío de Galve de Sorbe. Desde allí a Cantalojas y al hayedo.

    Qué veremos: el bosque de hayas tiene un ambiente de cuento: por sus colores, el musgo de sus suelos, y sus silencios. Además crecen robles melojos, pinos silvestres, tejos, acebos y abedules. En su suelo crece en otoño el apreciado Boletus Edulis, y sus cielos los surva el águila real, sobre corzos, zorros y jabalís

  4. Hayedo de La Pedrosa, Segovia

    El hayedo de La Pedrosa, en noviembre de 2013
    El hayedo de La Pedrosa, en noviembre de 2013 - daniel tabas

    Hayedo de La Pedrosa. Riofrío de Riaza está a 116 km de Madrid.

    También nombrado como hayedo de Riofrío de Riaza formaría, junto con el de Montejo y el de Tejera Negra, una legendaria tríada de rarezas en el centro de la península. De los tres, este es el menos conocido, al que se llega por carreteras más secundarias. Desde Riofrío se asciende al puerto de la Quesera hasta que nos topamos con el hayedo. Lo más práctico es subir hasta el puerto y deshacer el camino a pie. El pequeño hayedo trepa por fuertes pendientes acompañado por robles, serbales, acebos, abedules y tejos. En los alrededores se encuentra el santuario de la Virgen de Hontanares, rodeado de un extenso bosque de roble melojo de ejemplares centenarios y praderas donde disfrutar de un picnic. Para los espíritus más montaraces, la ascensión al Pico del Lobo (2.273), el más alto del macizo de Ayllón (y de la provincia de Guadalajara), es una posible tentación. Reserve parte de su tiempo para visitar Riaza, Ayllón... o los pueblos de arquitectura roja y negra, como Villacorta, Madriguera, El Muyo o Majaelrayo. Más información aquí.